Adivina, adivinanza


He decidío armala: estoy harto de soportar los insultos de esos culturetas reaccionarios que copan las hondas, las cátedras, las televisiones, etc. que de la noche a la mañana se erigieron en defensores de la “democracia” cuando algunos militaron en sectores de extrema-izquierda o en bandas armadas de extrema-derecha. Y como tampoco quiero meterme en un jaleo gordo, porque ellos pueden atacar, pero cuando tú les atacas se amparan en la libertad de expresión y te llaman totalitario y fascista (?) ¡ELLOS!, lo hago como adivinanza.
El objeto de mi ira de hoy va a quedar patentado en un poema de Rafael Alberti llamado Radio Sevilla. Durante la Guerra Civil, el miserable general Queipo de Llano, que había ocupado Andalucía y fue el responsable general del asesinato de Lorca (herriak ez du barkatuko), hablaba a través de la radio imprecando al bando contrario con hueca retórica fascista y chabacanos insultos dignos de un garrulo sin cultura. Rafael Alberti le dedicó este poema y una obra de teatro. Yo se la quiero dedicar hoy a un señor que grazna en la radio. ¡Va por ti, Los…! 

RADIO SEVILLA

¡Atención! Radio Sevilla.
Queipo de Llano es quien ladra,
quien muge, quien gargajea,
quien rebuzna a cuatro patas.
¡Radio Sevilla! -Señores:
aquí un salvador de España.
¡Viva el vino, viva el vómito!
Esta noche tomo Málaga;
el lunes, tomé Jerez;
martes, Montilla y Cazalla;
miércoles, Chinchón, y el jueves,
borracho y por la mañana,
todas las caballerizas
de Madrid, todas las cuadras,
mullendo los cagajones,
me darán su blanda cama.
¡Oh, qué delicia dormir
teniendo por almohada
y al alcance del hocico
dos pesebreras de alfalfa!
¡Qué honor ir al herradero
del ronzal! ¡Qué insigne gracia
recibir en mis pezuñas,
clavadas con alcayatas,
las herraduras que Franco
ganó por arrojo en África!
Ya se me atiranta el lomo,
ya se me empinan las ancas,
ya las orejas me crecen,
ya los dientes se me alargan,
la cincha me viene corta,
las riendas se me desmandan,
galopo, galopo… al paso.
Estaré en Madrid mañana.
Que los colegios se cierren,
que las tabernas se abran.
Nada de universidades,
de Institutos, nada, nada.
Que el vino corra al encuentro
de un libertador de España.
-¡Atención! Radio Sevilla.
El general de esta plaza,
tonto berrendo en idiota,
Queipo de Llano, se calla.

Rafael Alberti


A
buen entendedor, pocas palabras bastan: sólo hay que hacer las sustituciones oportunas. Por ejemplo, donde pone Franco, léase Aznar, y así, y así…

One response to this post.

  1. Posted by jone on 11 octubre, 2006 at 17:00

    eeeeepa!!!que tal???eskerrik asko por haber entrado a mi space porque despues de haber tenido que hacer ese nuevo pensaba que me costaria recuperar la cantidad de comentarios que tenia antes pero a este paso creo que voy a tener más.
    tu space esta 100000 veces mejor que el mio, por lo que veo te lo has currado bastante.
    no se en que pagina tambien he visto algo escrito por ti y cuando he visto el comentario me ha  gustado saber que no soy la unica a la que le gusta que le escriban y escribir comentarios.
    weno entrare mas tarde cuando hayas actualizado algo para no perderme ningun detalle,jeje.
    pues eso que eskerrik asko otra vez por todo y cuando quieras ya sabes donde estoy y me puedes escribir un comentario o agregarme.agur!!!!muxus!!!!
     
                                                                           JONE
     

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: