Imanol: gure laguna


Perdón si mi euskera no es muy bueno.
¿Se puede ser vasco y ciudadano del mundo a la vez? ¿Se puede estar orgulloso de ser vasco y estar amenazado por ETA a la vez? ¿Se puede ser tan enorme como lo fue Imanol?
Imanol fue un gran cantautor vasco. No entraré en detalles sobre su historia: sólo diré que en sus canciones defendió la libertad, la justicia y la palabra, y que gracias a él conocimos a Gwendal. Difamado por un régimen totalitario, exiliado en Francia y, por cantar en castellano también, rechazado por algunos de los suyos. Al igual que Serrat, Imanol no quiso cantar sólo en vasco, también lo quiso hacer en castellano.
Años después de su regreso a España, cuando la ETA mató a su amiga Yoyes, él quiso vengar su memoria con un concierto al que acudieron Paco Ibáñez y Labordeta entre otros: entonces llovieron sobre él las amenazas de los que, como aquellos que le obligaron a exiliarse, sólo entienden el lenguaje de las armas. Para ser vasco no se necesitan armas, sino huevos, como para ser castellano, canario, madrileño, catalán, zulú, lapón o cualquiera buena persona que ande por el mundo; y para enfrentarse a ETA no es necesario ser del PP (a quienes, por cierto, creo que no les gusta Imanol: ellos se lo pierden).
Imanol murió ya hace algunos años, dejándonos su estela de canciones y poemas. ESKERRIK ASKO, IMANOL: GURE BIHOTZAN BETI.
A %d blogueros les gusta esto: