Alfonso X: el rey sabio


Durante este último año, he tenido la ocasión de disfrutar de algunas cantigas del rey Alfonso X de Castilla. Por eso quiero recomendárosla.
Alfonso X, llamado El Sabio, fue hijo de otro gran rey, Fernando III el Santo, y tío de un gran escritor y moralista, don Juan Manuel, autor de cuentos con enseñanzas morales. Es un monarca curioso, más dedicado a la cultura que a la guerra o a la política: los historiadores dicen que su reinado acabó en completa anarquía, pero no hay duda que a nivel cultural el desarrollo fue enorme.
Para empezar, su corte es todo un ejemplo de tolerancia en plena Edad Media: cristianos, musulmanes y judíos discuten, dialogan y comparten teorías filosóficas y teológicas; manda traducir del árabe a Aristóteles con una armada de sabios musulmanes y judíos; y músicos de las tres religiones tocan las cantigas.
Las cantigas son variadas: de algunas el autor es el rey, de otras se sospecha, otras son populares y otras anónimas. Aunque el tema es siempre la devoción a la Virgen, la manera de enfocarlo es bien distinta; si alguno ha visto ya alguna de las letras no debe tampoco de espantarse: es verdad que abundan los ataques religiosos contra musulmanes y judíos, pero hay que entender dos cosas desde la perspectiva de aquellos tiempos: la primera es un fuerte, pero aparente, integrismo religioso; la segunda es que la Península se encuentra en guerra contra los árabes. Pero también hay algunos textos en los que la Virgen protege a los musulmanes (en concreto uno en que protege a unos colonos musulmanes protegidos por el rey del asalto de los corsarios catalanes), u otros en que cristianos e islámicos, tras producirse el milagro de no haberse visto a pesar de estar tan cerca unos de otros y, así, haber evitado la batalla, deciden quedar en paz y retirarse ambos bandos.
La música es preciosa: se combina con maestría la música gallega medieval, la música hebrea y la música árabe. A pesar de haber nacido en palacio, las cantigas están pensadas para exportarse al pueblo, y tal vez ese sea un ingrediente de entre todos los que hacen las cantigas de Santa María tan deliciosas. Os recomiendo los discos de Turba Musici y la colección sobre las cantigas que hizo Eduardo Paniagua.
Escuchad, os lo recomiendo vivamente, este tesoro, que es un regalo para los oídos; pero no olvidéis que los hechos y las expresiones usadas en algunas de las letras son producto de un tiempo ya pasado, y que no se pueden -no se debe- aplicar a la actualidad.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: