Pola unión


Este poema de Curros Enríquez fue musicado por Benedicto e incluido en el álbum de mismo título: tenía que llegar todavía el reconocimiento de Galicia como autonomía y su estatuto: 

Pola Unión


Non é en honor do Patrón
que esta noite cantar veño.
Anque a teña ó Santo,
teño á Patria rnáis devoción.

Eu, polo sí ou polo non,
cos santos quero estar ben;
mais quero estálo tamén
coa terra en que fun nacido:
sólo unha Patria hai na vida
e santos hai máis de cen.

Canso de evanxelizar
e facer no mouro estrago,
hai tempo que está Santiago
da santa gloria a gozar.
Con non menos batallar
contra todo mal goberno,
Galicia a un suplicio eterno
decote está condenada,
e pídenos, desolada,
que a libremos dese inferno.

É tan grande o seu penar,
máncana tantos abrollos,
que coas bágoas dos seus ollos
coido que foi feito o mar.
Diante o trono e diante o altar
contra o seu mal pide acordo;
mais sin piedá nin remordo
do seu dolor, nunca escaso,
os homes non lle fan caso,
e Dios permanece xordo…

¡Tí sólo, Galicia Santa!
¡Tí, que no antigo señora,
escrava ximes agora
dos caciques baixo a pranta!
Véndote entre pena tanta,
os teus bravos fillos ¿qué fan? …
¿En qué pensan?, ¿Onde están,
que non collen os fouciños
e botándose ós camiños
a redimirte non van?

Arregañados os dentes,
us cos outros agarrados,
revoltos i enfurruñados,
semellan a cans doentes.
Nas propias carnes os dentes
engarran, sin compasión,
e despreceando a razón
que toda xenreira borre,
iesquecen súa Nai, que morre
chea de infamia e de baldón!,

Todo pra ser grande e forte
se une, xunta e reconchega:
quen á discordia se entrega
vai direito cara á morte.
Non agarde millor sorte
quen fomente divisiós;
que a unión de tódolos bós
é lei de tan alto alento
que pra estar no Sacramento
hastra a ten que cumplir Dios!

Galegos que me escoitades,
galegos que a verme vides
hoxe de eiquí non saídes
sin face-las amistades!.
Das nosas debilidades
o diaño non se ha de rir.
Vámonos todos a unir,
matando rencores cegos;
que na unión dos bos galegos
está da patria o porvir!

No es en  honor del patrón/ que esta noche a cantar vengo./ Aunque la tenga al santo,/ tengo a la patria más devoción.// Yo, por el sí o por el no,/ con los santos quiero estar bien;/ mas quiero estarlo también/ con la tierra en que nací:/ sólo una patria hay en la vida/ y santos hay más de cien.// Me canso de evangelizar/ y de hacer en el moro estrago,/ a tiempo que está Santiago/ de la Santa gloria gozar./ Con no menos batallar/ contra todo mal gobierno/ Galicia a un suplicio eterno/ de siempre está condenada,/ y nos pide, desolada,/ que la libremos de ese infierno.// Es tan grande su penar,/ la hacen daño tantos abrojos,/ que con las lágrimas de sus ojos/ pienso que fue hecho el mar./ Ante el trono y ante el altar/ contra su mal pide acuerdo; pero sin piedad ni remordimiento/ de su dolor, nunca escaso/ los hombres no le hacen caso/ y Dios permanece sordo…// ¡Tú sólo, Galicia santa!/ ¡Tú, que antiguamente señora,/ esclava gimes ahora/ de los caciques bajo la planta!/ Viéndote entre pena tanta,/ tus bravos hijos, ¿qué hacen?…/ ¿En qué piensan?, ¿dónde están,/ que no cogen las hoces/ y echándose a los caminos/ a redimirte no van?// Apretados los dientes,/ unos con otros agarrados,/ revueltos y enfurruscados,/ parecen perros heridos./ En las propias carnes los dientes/ hincan, sin compasión,/ y despreciando la razón,/ que toda manía borre,/ ¡olvidan a su madre, que muere/ llena de infamia y de baldón!// Todo para ser grande y fuerte/ se une, junta y reconcentra:/ quien a la discordia se entrega/ va derecho hacia la muerte./ No aguarde mejor suerte/ quien fomente divisiones;/ que la unión de todos los buenos/ es ley de tan alto aliento/ ¡que para estar en el sacramento/ hasta la tiene que cumplir Dios!// ¡Gallegos que me escucháis,/ gallegos que a verme venís,/ hoy de aquí no salís/ sin hacer las amistades!/ De nuestras debilidades/ el diablo no se ha de reír./ Vamos todos a unirnos,/ matando rencores ciegos;/ ¡que en la unión de los buenos gallegos/ está de la patria el porvenir.

Letra: M. Curros Enríquez
(Adap. Benedicto)
Música: Benedicto

Es bien ilustrativa. Sea lo que sea y se lo tome la gente como se lo tome: ¡Viva Galicia ceibe!

One response to this post.

  1. Posted by nieveazulada on 19 octubre, 2006 at 18:36

    La Gaita Gallega. Poema dedicado por V. Ruíz de Aguilera a su querido amigo Manuel Murguía.
     
    Cuando la gaita gallega
    el pobre gaitero toca,
    no sé lo que me sucede
    que el llanto a mis ojos brota
    Ver me figuro a Galicia
    bella, pensativa y sola
    como amada sin amado,
    como reina sin corona
    Y aunque alegre danza entone
    y dance la turba loca
    la voz del grave instrumento
    suéname tan melancólica
    a mi alma revela tantas
    desdichas, penas tan hondas,
    que no sé deciros
    si canta o si llora.
     
    Recuérdame aquellos cielos
    y aquellas dulces auroras
    y aquellas verdes campiñas
    y el arrullo de sus tórtolas
    y aquellos lagos, y aquellas
    montañas que al cielo tocan,
    todas llenas de perfumes,
    vestidas de flores todas
    donde Dios abre su mano
    y sus tesoros agota;
    más, ay, cómo me recuerda
    también que hay allí quien dobla
    en medio de la abundancia
    al hambre la frente torva,
    no acierto a deciros
    si canta o si llora.
     
    Suenan y cruzan mi espíritu
    puras, risueñas y hermosas
    las sombras de los cien puertos
    de que Galicia es señora.
    Y lentamente pasando,
    como ciudades que flotan
    van sus cien naves soberbias
    al ronco son de las olas
    más, ay, como en ellas veo
    como el oro de sus costas
    sus tiernos hijos desnudos
    que miran triste a Europa
    pidiendo su pan amargo
    a la América remota
    no acierto a deciros
    si canta o si llora
     
    Pobre Galicia… Tus hijos
    huyen de ti o te los roban
    llenando de íntima pena
    tus entrañas amorosas
    Y como a parias malditos
    y como a tribus de ilotas
    que llevasen en el rostro
    sello de infamia y deshonra
    ay, la patria los olvida
    la patria los abandona
    y la miseria y la muerte
    en su hogar desierto moran
    Por eso, aunque en son de fiesta
    la gaita gallega se oiga,
    no acierto a deciros
    si canta o si llora.
     
    Espera, Galicia, espera
    lleva la cruz que te agobia
    regando con sangre y lágrimas
    esa vía dolorosa
    Tendrás sed… Hiel y vinagre
    te darán con mano pródiga
    y con corona de espinas
    cetro de caña con mofa
    pero los tiempos se acercan,
    y cuando suene tu hora,
    feliz subirás y grande
    a la cumbre de la gloria
    Hoy, si la gaita gallega
    el pobre gaiteiro toca,
    no acierto a deciros
    si canta o si llora.
     
    No se si conocerás este poema de Ventura Ruiz de Aguilera, escrito en el año 1860, pero yo también quería hacerte un regalo y darte las gracias por el poema que me has regalado.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: