El silencio


A raíz del poema "Me queda la palabra" hemos comenzado una interesante discusión sobre el silencio que me ha hecho pensar. La cuestión es sobre si el silencio es bueno o es malo.
Yo, en principio me refería a aquel silencio que es impuesto: cuando te ponen la mordaza, cuando te cercenan la garganta, cuando no te dejan hablar en tu idioma… Políticamente, cuando es vulnerado el derecho a la libertad de expresión; pero es más que eso: también cuando intentas hablar y no te escuchan o te malinterpretan, o te ignoran, o te desprecian. También es ese silencio que se entiende como incomunicación, como en la canción de Simon & Garfunkel "The sounds of silence". Ese silencio es una de las peores cosas que pueden acontecer: tener la capacidad de hablar y no poder ejercerla.
Pero, como me dicen, existe esto que mi amiga nieveazulada llama "silencios hablados": si la he entendido bien, es el silencio bueno, aquel que cuando callas y se calla todo el ruido te habla, te cuenta cosas, te enseña. A veces no se aprende hablando o escuchando, sino callando y escuchando lo que el mundo tiene que decirnos.
Agradezco mucho sus comentarios a nieveazulada, que me han hecho pensar en esto. Si estoy equivocado en mi interpretación, corrígeme por favor, no vaya a ser que haya incurrido yo en el mal silencio.

One response to this post.

  1. Posted by nieveazulada on 20 octubre, 2006 at 20:10

    no has incurrido en el mal silencio Gus. Tu interpretación es acertada. Mi correo es (…) Y también quiero darte las gracias

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: