L’escola de Ribera


Os lo podéis creer o no, pero yo sufrí los últimos latigazos de la educación nacional-católica en un colegio donde el amor era pecado, el sexo era pecado, la contemplación de la belleza era pecado, ser judío era un pecado, ser rojo era un pecado, reír era un pecado, ser yo era un pecado… Que te pegasen y te vejasen no era un pecado. Por eso quiero colgar esta canción de Ovidi Montllor

L’ESCOLA DE RIBERA 

 

La suma era dos més dos.
El resultat era quatre.
La pregunta era Qui és?
La resposta era Déu.
La consigna era Pàtria.
La resposta era alçar el braç.
La classe era a les nou.
El mestre era a les deu.
El wàter era al fons.
La merda era a l’entrada.
Els amics érem tots.
Els diplomes eren grocs.
Els diplomats eren verds.
El Crist era de fusta.
Els cristians de cartó.
Els pupitres eren bruts.
Els que sèiem érem pobres.
La regla era per la mà.
La mà era per tancar-la.
El càstig era sever.
El càstig era por.
La missa era molt sèria.
Els assistents no ho sabíem.
El capellà era vell.
Els nens tampoc ho sabíem.
Els corredors eren llargs.
Els que corrien fugien.
El rellotge era bonic.
Les hores eren llargues.
L’ensenyança era com era.
Els ensenyats el què som.
Els mestres.
El Crist.
El capellà.
El pupitre.
Els companys.
El llibre.
La pissarra.
La infància.
La tendresa.
La fe.
La por.
L’estima.
Tot perdut per sempre.

El resultat era un,
la jugada era perfecta.

La suma era dos más dos./ El resultado era cuatro./ La pregunta era ¿Quién es?/ La respuesta era Dios./ La consigna era patria./ La respuesta era alzar el brazo./ La clase era a las nueve./ El maestro estaba a las diez./ El water estaba al fondo./ La mierda estaba a la entrada./ Los amigos eramos todos./ Los diplomas eran grises./ Los diplomados eran (¿estaban?) verdes./ El Cristo era de madera./ Los cristianos de cartón./ Los pupitres eran bastos./ Los que nos sentábamos éramos pobres./ La regla era para la mano./ La mano era para cerrarla./ El castigo era severo./ El castigo era miedo./ La misa era muy seria./ Los asistentes no lo saíamos./ El capellán era viejo./ Los niños tampoco lo sabíamos./ Los corredores eran largos./ Los que corrían huían./ El reloj era bonito./ Las horas eran largas./ La enseñanza era como era./ Los enseñados lo que somos./ Los maestros./ El Cristo./ El capellán./ El pupitre./ Los compañeros./ Los libros./ La pizarra./ La infancia./ La ternura./ La fe./ El miedo./ El cariño./ Todo perdido para siempre.// El resultado era uno,/ la jugada era perfecta.

Ovidi Montllor

Letra extraída de http://www.trovadores.net. Aparece en su disco De manars i garrotades.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: