Archive for 25/10/06

El crimen fue en Granada


En el año 36, el insigne Antonio Machado denunció el asesinato de Lorca con este poema, probablemente el mejor que se escribió durante la guerra civil: 

EL CRIMEN FUE EN GRANADA: A
FEDERICO GARCÍA LORCA

1. El crimen

Se le vio, caminando entre fusiles,

por una calle larga,

salir al campo frío,

aún con estrellas de la madrugada.

Mataron a Federico

cuando la luz asomaba.

El pelotón de verdugos

no osó mirarle la cara.

Todos cerraron los ojos;

rezaron: ¡ni Dios te salva!

Muerto cayó Federico

—sangre en la frente y plomo en las entrañas—

… Que fue en Granada el crimen

sabed —¡pobre Granada!—, en su Granada.

2. El poeta
y la muerte

Se le vio caminar solo con Ella,

sin miedo a su guadaña.

—Ya el sol en torre y torre, los martillos

en yunque— yunque y yunque de las fraguas.

Hablaba Federico,

requebrando a la muerte. Ella escuchaba.

«Porque ayer en mi verso, compañera,

sonaba el golpe de tus secas palmas,

y diste el hielo a mi cantar, y el filo

a mi tragedia de tu hoz de plata,

te cantaré la carne que no tienes,

los ojos que te faltan,

tus cabellos que el viento sacudía,

los rojos labios donde te besaban…

Hoy como ayer, gitana, muerte mía,

qué bien contigo a solas,

por estos aires de Granada, ¡mi Granada!»

3.

Se le vio caminar…

Labrad, amigos,

de piedra y sueño en el Alhambra,

un túmulo al poeta,

sobre una fuente donde llore el agua,

y eternamente diga:

el crimen fue en Granada, ¡en su Granada!

Antonio Machado

 

Anuncios

A Joan Miró


Aquí saca Raimon su vena estética más rabiosa en esta canción dedicada al gran pintor Joan Miró 

A Joan Miró


D’un roig encès
voldria les cançons.

D’un roig encès
voldria la vida.

D’un roig encès
tots els amors.

D’un roig encès
aquest racó tan perillós;
la gent d’ací i la de fora
que fossen tots
d’un roig encès.

D’un roig encès
voldria el món,
i dir les coses
tal com són.

(1968)

De un rojo encendido/ querría las canciones.// De un rojo encendido/ querría al vida.// De un rojo encendido/ todos los amores.// De un rojo encendido/ este rincón tan peligroso;/ la gente de aquí y la de fuera/ que fueran todos/ de un rojo encendido.// De un rojo encendido/ querría el mundo,/ y decir las cosas/ tal como son.

Raimon

Com una má


Quiero poneros una canción del gran Raimon, poeta y cantante en catalán-valenciano, además de valedor de los poetas catalanes. “Com una má” es una bella reflexión sobre la existencia, sobre la vida. Perdonadme por no poder la traducción, es que no la tengo a mano y desconozco el significado literal de algunas palabras; pero se entiende bien. Está publicado en Lliurament del cant

Com una mà,
la vida estesa
al teu davant.
A tu es lliurava
sense malícia.
Tot aquell temps
t’havia fet
com una mà
la vida estesa.
Et capbussaves
de ple, turgent
enmig dels altres,
i xop de món
et veies viu.
Vint anys de temps,
que són no res
-diuen els savis-,
i aquella mà
anà tancant-se
molt lentament
però obstinada.
Retruny ben fort
allò que abans
en deien ànima,
creure no vol
el que el teu cos
avui constata,
exasperada
i aïrada
no es resigna;
espera encara
l’esclat potent
d’aquesta vida.
Segura està.

Como una mano/ la vida extendida ante ti./ A ti se libraba/ sin malicia./ Todo aquel tiempo/ te había hecho/ como una mano/ la vida extendida./ Te zambulles/ de lleno, turgente/ en medio de los otros,/ y empapado de mundo/ te veías vivo./ Veinte años de tiempo,/ que no son nada,/ -dicen los sabios-,/ y aquella mano/ fue cerrándose/ muy lentamente,/ pero obstinada./ Retumba bien fuerte/ aquello que antes llamaban alma,/ creer no quiere/ lo que tu cuerpo/ hoy constata,/ exasperada y airada/ no se resigna;/ espera aún/ el estallido potente/ de esta vida./ Segura está.

Raimon

Historia del folk español IX: lo rural


Si no estuvisteis de acuerdo en que el folk -la música tradicional en general- era el arma más propicia para la reivindicación regional, supongo en que sí convendreis en que fue una eficaz herramienta de denuncia sobre el estado del mundo rural de España en los 60 y 70.
Incluso bien entrada la década de los 80, España era un país eminentemente rural, si bien había comenzado a finales de los 60 el fenómeno conocido como “abandono rural”: un eufemismo que enmascaraba la palabra “emigración” y daba la falsa impresión de que se superaba el ruralismo. Fue aquella emigración la que da lugar a la denuncia rural en el folk.
Ya en los años 60 hubo cierta protesta, sobre todo en la forma de relatos de personajes-tipo (género en el que se denunciaba algo a través de un personaje representativo; Serrat y Patxi Andión fueron sus grandes valedores): el agricultor al que se le arruina la cosecha, el emigrante, el inmigrante. Como gran paradigma de este género protesta rural está “Pueblo blanco”, canción que escribió Joan Manuel Serrat un día al recordar Belchite, en Aragón, su pueblo materno.
Sin embargo es en el folk donde esta protesta cobra especial rabia: rabia contra los terratenientes, pero más aún contra los intermediarios: es inconcebible que muriera de hambre toda la población rural mientras esos señores se hacían de oro a costa de su trabajo. Y no se trataba de la visión romántica-carlista de la vida campestre, tan ilídica como embustera: era decir la verdad de la realidad del campo y de lo injusto que era el salario.
Luego también se protesta contra la especulación (¿os suena?): esa práctica que consiste en apropiarse de tierras, muchas veces protegidas, para la construcción; ya entonces era un problema, aunque afectara más al mundo campestre.
Grandes valedores de la protesta rural en el folk fueron (y son) Labordeta por los pueblos de Aragón: “Cuando se agosta el campo”, “Aragón” o “Nana sobre la tierra estéril”, junto a La Bullonera: “Me dicen que no quieres”, “Y estos yermos de Aragón”; Pablo Guerrero canta a su Extremadura: “Extremadura”, “Son hombres que se mueren sin haber visto nunca la mar”; Jarcha denuncia el mal estado de Andalucía en “Nuestra Andalucía”; Carlos Cano pone nombre a el emigrante “El Salustiano”; Benedicto, Amancio Prada, Xerardo Moscoso y muchos más  denuncian la situación que empuja a los gallegos a exiliarse con sus textos o con los de otros poetas, como la gran cantora-denunciante de esta situación: Rosalía de Castro; Imanol explica como los vascos se tienen que ir a Castilla, y los castellanos a Euskadi a por el pan en “Euskadin, Castilla bezala”; Los Sabandeños criticando a un señor intermediario de canarias que les roba los plátanos y la plata a los agricultores isleños… Un último ejemplo, por no aburrir al personal, es el de La Fanega (Castilla), cuyos versos elegimos como colofón y paradigma de esta denuncia: de como un cribero tuvo que dejar su trabajo en el campo para convertirse en obrero de la gran ciudad:
“Ya nos han cambiao/ nuestra libertad/ por la dependencia tecnológica;/ y el capitalismo ya nos expolió/ la naturaleza, la tierra, el amor.”

Una despedida que se prometía fácil


Ayer acabé mi servicio de becario en la secretaría de la facultad. Pensé que se acabaría y ya está, que me iría por la puerta y ya está. Pero, ¡ay! tonto de mí: ¡pues no me descubro al borde del llanto mientras recogía mis cosas! ¡Qué difícil se hizo de repente! Por supuesto, no es que me paguen mucho, no es que sea el trabajo de mis sueños (aunque uno así me gustaría): todos adivinaréis que fue por las compañeras, las secretarias del centro. ¡Cuánta amabilidad, cuánta paciencia, han tenido conmigo! ¡Y cuánto cariño! Así, tras decir "Señoras, ha sido un placer", me fui, después de que me desearan lo mejor.
Después bajé a comer algo ¡cómo se me atragantaba el sandwich mixto! (eso sí, estaba re-bueno): el sollozo golpeando la garganta, las lágrimas aflorando en los ojos, el llanto a flor de piel. Mi sentimiento era sólo equiparable al de Pere Quart en "Corrandes de l’exili", como un exiliado, pero con un regusto dulce a fin de todos.
Muy buen verano y comienzo de otoño he pasado; he trabajado duro pero, sobre todo, he estado a gusto.
Muchas gracias a Alicia, Amelia, Marisa, Edita, Ana y Lucía por vuestro cariño y paciencia. Nos volveremos a ver (¡qué remedio! este papeleo…)
A %d blogueros les gusta esto: