Archive for 26/10/06

Que tothom


Que tothom diga prou,
que tothom siga lliure,
que tothom trobe el lloc
i el seu motiu de viure.
 

Del fons del fons del nucli del que sóc,
dels anys patits on tot ha estat perill,
del vell impuls, del clar bressol del crit
que ens ha fet junts i m’ha fet ser com sóc,
naix aquest cant que vol fer-se presagi
i anunciar com als pregons antics
els signes nous que ja veiem venir:
els pobles van sortint del dur naufragi.

Que tothom diga prou,
que tothom siga lliure,
que tothom trobe el lloc
i el seu motiu de viure.

Aquest serà, segons tots els indicis,
el darrer temps de por i de malson:
comença ja ben fort el gran inici,
anem posant les vides al seu lloc.

De bat a bat obrim totes les portes,
que entre el desig més gran de llibertats,
que les presons siguen contrades mortes
i que el silenci no ens siga imposat.

Que tothom diga prou,
que tothom siga lliure,
que tothom trobe el lloc
i el seu motiu de viure.

Raimon 

Que todo el mundo diga basta/ que todo el mundo sea libre/ que todo el mundo busque el lugar y su motivo de vivir./
Del fondo del fondo del núcleo del que soy,/ de los años padecidos donde todo ha estado en peligro,/ del viejo impulso, de la clara cuna del grito,/ que nos ha unido y me ha hecho ser como soy/ nace este canto que quiere hacerse presagio/ y anunciar como en los pregones antiguos/ los signos nuevos que ya veíamos venir:/ los pueblos van saliendo del duro naufragio./ (estribillo)/ Este será según todos los indicios/ el último tiempo de miedo y pesadilla,/ comienza ya bien fuerte el gran inicio/ vamos poniendo las vidas en su lugar./ De par en par abramos todas las puertas,/ que entre el deseo más grande de libertades,/ que las prisiones sean lugares muertos/ y que el silencio no nos sea impuesto.

Anuncios

San Miguel


Hay en Granada una ermita que es de San Miguel. Yo estuve allí ya hace tiempo, con mis compañeros. Tiempo después descubrí que Lorca le había dedicado un poema en el Romancero gitano. En recuerdo de esos días entrañables: 

SAN MIGUEL

(GRANADA)

A Diego Buigas de Dalmáu

Se ven desde las barandas,

por el monte, monte, monte,

mulos y sombras de mulos

cargados de girasoles.

Sus ojos en las umbrías

se empañan de inmensa noche.

En los recodos del aire,

cruje la aurora salobre.

Un cielo de mulos blancos

cierra sus ojos de azogue

dando a la quieta penumbra

un final de corazones.

Y el agua se pone fría

para que nadie la toque.

Agua loca y descubierta

por el monte, monte, monte.

*

San Miguel lleno de encajes

en la alcoba de su torre,

enseña sus bellos muslos,

ceñidos por los faroles.

Arcángel domesticado

en el gesto de las doce,

finge una cólera dulce

de plumas y ruiseñores.

San Miguel canta en los vidrios;

efebo de tres mil noches,

fragante de agua colonia

y lejano de las flores.

*

El mar baila por la playa,

un poema de balcones.

Las orillas de la luna

pierden juncos, ganan voces.

Vienen manolas comiendo

semillas de girasoles,

los culos grandes y ocultos

como planetas de cobre.

Vienen altos caballeros

y damas de triste porte,

morenas por la nostalgia

de un ayer de ruiseñores.

Y el obispo de Manila,

ciego de azafrán y pobre,

dice misa con dos filos

para mujeres y hombres.

*

San Miguel se estaba quieto

en la alcoba de su torre,

con las enaguas cuajadas

de espejitos y entredoses.

San Miguel, rey de los globos

y de los números nones,

en el primor berberisco

de gritos y miradores.

Federico García Lorca, 1928

Dedicado a Rafa, a Pilar, a Ely y a Sole (Culebras, no te rayes)

 

Planeo


Una vez de tantas me sentí desnudo, vacío, insulso… No me alivió, pero ayudó a saber que me ocurría esta canción de Pablo Guerrero: 

Vio secarse el sudor de sus sábanas

y apagarse poco a poco su candil.

Planeó una huida despacio, lentamente

para una noche, por ejemplo en abril.

Ahorcaría su corbata y dejaría colgado

su horario en la pared.

Y esa tela de araña que se metió en su frente

le dejaría, posiblemente, de doler.

Tenía ganas de luchar… yo que sé,

de hacerse una remuda en el alma cualquier sábado

y emprender una vida tan bella como cien

televisores apagados.

Ella tenía un libro abierto entre las manos

y la mirada prendida entre dos páginas.

El reloj daba la hora por costumbre

y no pasaba nada, nunca nada.

“Ya sé, mujer, nos preocupan los niños

el colegio, los plazos, la casa en el campo”

y se hundía en el sillón, sintiéndose vencido

como letras de cambio.

Para huir de la muerte


Para huir de la muerte

nos amaremos todos, enteros.

Para huir de la muerte

nos amaremos

sin horario y sin ley, sencillamente

para huir de la muerte. 

Para huir de la muerte

diré que tus ojos son palomas de Picasso

y que bajo tu piel de leche ávida y firme

viven en hermandad veinte poemas de amor.

Para huir de la muerte

tú me darás las fresas mejores de tu huerto

yo te daré mi vino más peleón, más duro, más añejo.

Para huir de la muerte

pienso resucitar el conjuro dormido de tus pechos,

pienso ahondar tus raíces, bucear hasta el centro.

Para huir de la muerte,

diré que es estupendo sentirte tan cercana

y que ni en tí, ni en mí, ni en vosotros ni en ellos

hay sumergida una ciudad donde luchan

la muerte, y el amor, el amor y la muerte,

la muerte, y el amor, el amor y la muerte.

Pablo Guerrero

Memorias de la transición: el 23-F


Piensen en un país, casi recién salido de una dictadura; piensen en un grupo de militares que quieren volver al poder; piensen en una fecha.
Ahora les vamos a poner los personajes: un guardia civil integrista; un general de la vieja guardia, de aquellos que estuvieron en la guerra; otro general que todavía no sabe muy bien en donde se mete; un joven monarca al que parece no le quiere nadie; y un franquista grosero y extremista, antiguo diputado de las cortes. Resultado: ¿una peli de Berlanga? No, a menos que el genial Berlanga tenga una que se llame 23-F.
Pero podría serlo: cualquiera que vea y que oiga las conversaciones que algunos de estos personajes tuvieron entre ellos, lo creería. Aquel guardia gritando: "Se sienten, coño!", ese Gª Carrés gritando al teléfono: "¡Qué es por España, coño!", ese gran elefante blanco que nunca llegó… Si no lo hizo Berlanga, es que nadie como él los retrató en el cine. Y para colmo del esperpento, lo que dijo el corresponsal sueco cuando vio aparecer a Tejero: "Un militar vestido de torero acaba de entrar en el Parlamento"; xe!, made in Spain totally, escolti.
Porque lejos de parecer un golpe de estado serio parecía un esperpento de Valle-Inclán: qué personajes tan pintorescos, tan -como dijo Gabilondo- folklóricos, tan anacrónicos. Hoy en día te ríes, pero entonces puso a la mayoría los ous de corbata.
Y ahora viene los serio: ¿por qué parece tan de coña? Hay miles de teorías, pues la verdad no se sabrá hasta que pasen 100 años (tiempo estipulado para desclasificar los documentos): algunos piensa que fue un golpe propiciado por el CSIC, otros por la CIA, otros por los servicios de la Casa Real… Este último es el que cuenta con más partidiarios, pues el monarca estaba solo, despreciado tanto por la izquierda como por la derecha: unos no olvidaban que fue designado a dedo por el generalito, otros pensaban que hacía demasiadas concesiones… Total, que el pobre hombre estaba más solito que el Tristón.
Pero yo creo en esta otra, y no es por pensar bien: el golpe militar fue propiciado, no sé sabe muy bien por quien, como vacuna para otro que se estaba gestando, mil veces más serio y sanguinario. Los antecedentes están ahí: Chile, Argentina, Uruguay… Y no sería como en la guerra civil: todo el ejército estaría en manos de ellos y la represión contra la población civil hubiera sido brutal.
Total, que fue un alivio que no triunfara: ¿alguien se imagina a García Carrés como presidente del gobierno bajo el mando militar de Milans del Bosch? Pues taríamos apañaus!

Historia del folk español XI: visión general


Tras la Guerra Civil, el régimen franquista, a través de la Sección Femenina de Falange, intentó descaradamente apropiarse de la música tradicional española de toda región y lengua para buscarles significados patrióticos y religiosos -unas visiones bastante sesgadas-, pero especialmente para intentar una fundamentación de la unidad de España en base a sus diferencias regionales. Especialmente dañados quedaron los géneros gallegos y andaluces, sobre todo la copla, que fue objeto de una manipulación vergonzosa durante la posguerra.
En los años 60, entre los jóvenes músicos se produce una polémica sobre si usar la música tradicional o usar fórmulas extranjeras. Algunos de los pioneros del folk, como Joaquín Díaz, son tildados de raccionarios. El uso se divide entre las regiones que aceptan lo folklórico (Andalucía, Canarias, Euskadi, Castilla, Baleares) y las que lo rechazan, aunque sea parcialmente (Galicia, Cataluña); dicha división suele coincidir con la existencia de una lengua no castellana, excepto en el caso del País Vasco. La influencia extranjera de los cantautores americanos, franceses y portugueses crea aquí el estilo folk-rock, con valedores como Aguaviva, Almas Humildes, Falsterbo 3, Esquirols, Nuestro Pequeño Mundo, Pau Riba… Pero es la canción latinoamericana de autor la que empuja a buscar un estilo autóctono en todas las regiones: Nuevo Mester de Juglaría, Sabandeños, Fanega… que en un principio se dirigen por intereses más antroplógicos que políticos.
En los años 70, con la casi plena aceptación del folklore, se puede decir que los cantautores se reconcilian con la música de sus raíces y se produce, no ya una recuperación, sino toda una renovación de la música de raíz. Nuevos grupos como Milladoiro, Oskorri, Errobi o Companya Elèctrica Dharma fijan sus ojos en el folk-progresivo que por entonces realizaban grupos extranjeros como Jethro Tull o Gwendal. Gracias principalmente a trabajos como Los comuneros, Cantata del mencey loco y muchos más, el folk se convierte en un arma de protesta como lo fue, y lo seguía siendo, la poesía cantada de Paco Ibáñez o Raimon. El folk se transforma en eficaz herramienta reivindicativa contra la especualción, contra la pobreza regional y a favor de la ecología y del reconocimiento histórico-regional.
Con la llegada de la democracia plena, la canción protesta pierde bastante mordiente: parece que ya no hay porqué protestar; el folk corre su misma suerte, aunque, al igual que los cantautores clásicos, intervienen los grupos y cantantes en concentraciones contra la OTAN, contra la proliferación de energía nuclear y por la protección de espacios verdes con renovados miembros.
A partir de los años 80, se vuelve un poco al folk clásico, es decir, a sus intereses más etnológicos que reivinidicativos, e incluso a intereses comerciales.
Hasta aquí llega mi crónica, no por pereza, sino por ignorancia. Pero caben destacar nuevos grupos desde entonces como los aragoneses Hato de Foces, Joseba Tapia o Alboka desde el País Vasco, los baleares Música Nostra, los andaluces Aljibe, los leoneses La Musgaña, los gallegos Lúar na Lubre o Boudiño, diversos grupos catalanes y valencianos como Els Violins, los asturianos Llan de Cubel y, ya en una línea más comercial gaiteros célebres como Hevia o Carlos Núñez que demuestran que la música tradicional alberga todavía en su pecho muchas posibilidades artísticas. Si alguien desea continuarla, que me lo haga saber, y yo intentaré seguirla para ampliar mis conocimientos.

Historia del folk español X: ecologismo


Ésta sí que es la gran aportación del folk a la canción protesta en general y, lo que es una novedad, es que sale al mismo tiempo que en el resto del mundo. Si podemos decir que en España había más motivos para protestar que en Estados Unidos o en Francia (no así en Portugal o en Latinoamérica, que andaban en las mismas), seguramente por las razones que sabemos, se empieza a hacer más tardíamente que en Estados Unidos o Latinoamérica: de hecho, nuestra 1ª canción protesta como género íntegro viene de Francia, de la mano de Paco Ibáñez, en el 58, y de Suecia, gracias a Chicho Sánchez Ferlosio, aunque Raimon comienza sus andanzas por el 63. Y, por otra parte, los temas del ruralismo y del regionalismo ya habían sido tocados por cantautores no folklóricos, aunque en el folk alcancen la cima de realismo necesaria. Pero el ecologismo es el tema que nace justo en el seno del folk, al tiempo casi que en Canadá nace el movimiento Greenpece.
¿Y qué pasaba en nuestras tierras para esto? Pues, por un lado, la feroz especulación, ese hijo bastardo del franquismo propugnado en su día principalmente por los tecnócratas del Opus Dei, que nos estaba dejando sin espacios verdes con tanta fábrica, porque, por otro lado, estaba el supuesto desarrollo industrial, que nos trajo más contaminación y un invento terrible: la central nuclear.
Entonces fue el momento de ponerlo en una canción: la energía nuclear tan temida, en un mundo envuelto en una guerra fría a la espera de ver quién es el guapo que pulsa primero el botón, ponía a todos los pelos de punta; todo el mundo sabía ya entonces que una central nuclear no es como una hidroeléctrica: un sólo accidente y se ve envuelto el mundo entero. A mediados y finales de los 70, y también a principios de los 80, el invento nuclear estaba proliferando aquí, a pesar de las protestas de vecinos y asociaciones ecologistas. Por eso no es de extrañar que en la contraportada de los discos de Xesco Boix saliera el célebre Sol, símbolo de la oposición antinuclear con el lema “Nuclear? No, gràcies!”, que es precisamente el título y el tema de una canción de Al Tall, contenida en su álbum Quan el mal ve d’Almansa. También los maños La Bullonera se oponían al grito de “¡Qué buenas son las multinacionales/ porque nos traen centrales nucleares!”; e incluso Elisa Serna se oponía al invento en su álbum Regreso a la semilla.
Pero no sólo contra la proliferación nuclear se protestaba en este ecologismo: la especulación también era el tema estrella. Aquellos versos de La Fanega con los que cerramos el anterior capítulo “y el capitalismo ya nos expolió la naturaleza, la tierra, el amor”, o los de Jarcha en “Nuestra Andalucía”: “Los constructores les darán la puntilla a los pescadores” son dos buenos ejemplos del movimiento ecologista también.
¿Nuclear? ¡No, gracias! Non, gracias! No, gràcies! Ez, eskerrik asko!
A %d blogueros les gusta esto: