Planeo


Una vez de tantas me sentí desnudo, vacío, insulso… No me alivió, pero ayudó a saber que me ocurría esta canción de Pablo Guerrero: 

Vio secarse el sudor de sus sábanas

y apagarse poco a poco su candil.

Planeó una huida despacio, lentamente

para una noche, por ejemplo en abril.

Ahorcaría su corbata y dejaría colgado

su horario en la pared.

Y esa tela de araña que se metió en su frente

le dejaría, posiblemente, de doler.

Tenía ganas de luchar… yo que sé,

de hacerse una remuda en el alma cualquier sábado

y emprender una vida tan bella como cien

televisores apagados.

Ella tenía un libro abierto entre las manos

y la mirada prendida entre dos páginas.

El reloj daba la hora por costumbre

y no pasaba nada, nunca nada.

“Ya sé, mujer, nos preocupan los niños

el colegio, los plazos, la casa en el campo”

y se hundía en el sillón, sintiéndose vencido

como letras de cambio.

A %d blogueros les gusta esto: