Cagadas de la censura


Volvamos a hablar de la censura del paquismo.
Cuenta Berlanga que un amigo censor suyo le contó que cuando estaban reunidos leyendo su guión, leyeron la primera escena de su corto así: "Primera escena: plano general de Gran Vía"; pasaban todos la hoja cuando alguine gritó: ¡Alto! Le preguntaron que había visto de malo, y esl señor contestó: "Si fuera otro, pasaría; pero tratándose de Berlanga seguro que en algún lugar pone que salen del Pasaboga 5 obispos". Cuando Berlanga se enteró de esto, se cabreó: "¡No se me había ocurrido!"; y es que, como el confesaba, tenían más imaginación los censores que él mismo.
Más grave fue lo que ocurrió con "Casablanca": en el original, a Rick le acusan de haber transportado armas a la resistencia etíope contra Musolini y de haber luchado por la República Española. Pero cuando se tradujo, a mediados de los 50, se cambió el currículum de Rick, y de brigadista pasó a luchar contra la anexión de Austria. Explicación: en busca de nuevos aliados, la España de los militares no había oído hablar nunca de los nazis ni de Hitler. ¡Chaqueteros!
Y es que el problema es que el doblaje es cojonudo: por eso, si se cambia eso habría que cambiarlo todo… En fin.
Luego llegó el destape, y la peña confundió libertad artística con libertinaje, dando una nueva mala fama al cine español: de mojigatos a salidos… Pero, claro, ni es lo único ni, por supuesto, lo mejor, pero es lo más conocido.

A %d blogueros les gusta esto: