La revolución de los claveles


Abril, 1974: un país oprimido, Portugal, deseoso de cambio tras la muerte del dictador Oliveira Salazar, que no aceptaba a su sucesor, elegido a dedo. Una mañana de Abril, comienza a sonar en la radio una de las más hermosas canciones de la música portuguesa: "Grândola, vila morena", de José Afonso, voz de la protesta lusitana: en ese preciso instante, todos los militares toman las calles; ¿hubo un derramamiento de sangre? ¡No!, nadie ha podido matar a nadie con un fusil o un cañón si éste tenía un clavel metido.
¡Qué pena no haber visto aquello! Una revolución ejemplar que abrió muchas esperanzas en España, en Grecia, en Checoslovaquia, en todos los sitios donde la falta de libertad está asegurada.
Los claveles siempre han servido para algo bueno, las "Grândolas" también: siempre han abierto el camino a la esperanza en el corazón de los hombres, pero tal vez fue ésta la primera vez que un fusil servía para la paz, porque no disparaba, sino que servía para portar el clavel, el corazón de los hombres hambrientos de justicia henchido de esperanza.
Tampoco puede uno dejar de relacionarlo con aquel otro gran hecho: aquel estudiante chino que en la plaza de Tiang Amei (sic.) se enfrentó él sólo a un tanque del ejército chino. ¿Qué fue de él? Nos tememos lo peor, pero el ejemplo de este héroe anónimo siempre estará en nuestro corazones, como la de aquellos 2 anarquistas italianos emigrados a Norteamérica, Sacco y Vanzetti, acusados y condenados a muerte por un crimen que jamás cometieron: no pudieron, su enorme calado moral y el amor a la humanidad que propugna el verdadero anarquismo no se lo permitían.
Son ejemplos grandes: ejemplos grandes del corazón, del espíritu del hombre, de su ansia de justicia, contra el poder, contra las armas.
La justicia vencerá. Habrá un día en que las "Grândolas" sonarán en el corazón de todos los hombres, de toda raza y lengua y país; un día en que los claveles sustituirán a los fusiles; un día que, parafraseando al gran Ovidi, durará muchos años.
-prometo poneros la canción algún día: podéis encontrarla en el blog de Benedicto, "chiscando un ollo" junto a trabajos de sus alumnos sobre el tema-

4 responses to this post.

  1. Posted by leticia on 30 octubre, 2006 at 11:22

     ¿De verdad lo crees?¿Algún día?Hay que saber mirar adelante,por mucho que nos pese.Hoy hay mucho rencor,no lo reprocho.Pero quien cede?
    Es como el poster que tienes de Imanol "Herriak ez du barkatuko"
    ¿Asi se va a hacer algo?Como vasca en el exilio,aquí he aprendido a vivir la libertad.Si no sales de esa angustia, no aprendes a saborear la VIDA.
    ¿Tu los ves con el clavel?

  2. Posted by nieveazulada on 30 octubre, 2006 at 11:38

    Me gusta como terminas el post, transmite esperanza. Yo me preguntó: De verdad será posible? podremos verlo?. No lo sé Gus. Mientras el ser humano no se olvide de sus mezquindades y egoismos lo veo muy difícl. Quizá sería bueno empezar por valorar más las asignaturas humanísticas, olvidarnos de tanta técnica que nos convierte en tecnócratas, y empezar desde la cuna a hablar de amor, de tolerancia, de comprensión, de respeto… por eso son importantes las humanidades, ayudan a conformar nuestra mente para ser libre, para poder expresarse a través de la palabra fundamentando nuestras ideas sin tener que recurrir a la violencia… yo me pregunto: interesa de verdad crear un mundo libre pensandor? La violencia es una de las mejores formas para mantener prisionero al hombre, a nada se le ha buscado tanta justificación y los que la practican pueden darte buenos ejemplos de ello.

  3. Posted by leticia on 31 octubre, 2006 at 8:33

    Gracias por contestarme.No te pude agregar porque soy nueva en esto.Pero gracias a tus respuestas te puedo visitar.
    Somos muchos los que soñamos.

  4. Posted by leticia on 31 octubre, 2006 at 8:37

    Se me olvidó comentarte.Sólo me queda por conocer extremadura de toda España.Por donde me recomiendas empezar,Caceres o Badajoz?
     

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: