Crucifixión


Os presento una bella canción de Luis Eduardo Aute, ese poeta capaz de pasar de la protesta a la mística, de la mística a la erótica, y de la erótica vuelve a la protesta en cuestión de segundos, pero siempre dentro de la poética. De su disco 24 canciones breves, “Crucifixión”, un grito contra el silencio de la voz y del cuerpo:
Cuando sufres las cárceles del silencio,
cuando duermes los sueños de la ignorancia,
eres un crucificado.
 

Cuando en tu sacrificio cobras desprecio,
cuando mueres poco a poco cada día,
eres un crucificado.

Despiértate, despierta
de tu crucifixión.

Cuando callas tus razones por el miedo,
cuando a tus hijos ves crecer en el hambre,
eres un crucificado.

Cuando en vano clamas en este desierto,
cuando siendo un hombre tan sólo eres sombra,
eres un crucificado.

A %d blogueros les gusta esto: