Archive for 4/12/06

O can


Llamadme pesau, tío coñazo y todo lo que queráis… porque hasta que el Pinochet la palme, si sigue en el hospital, voy a intentar poner canciones de este tipo. Ahora os pongo “O can” o “Can de palleiro” de Bibiano -que podéis escuchar cuando entráis si usáis internet explorer (no es publicidad, es que es así)-, la cual estuvo dedicada a otro dictador que conocemos, pero que puede estar dedicada a cualquiera (podéis encontrarla en Benedicto e Bibiano en direto (en a regueifa, o en e-mule) y en Estamos chegando ó mar.) 

O CAN
(letra: Bibiano Morón,
música: Bibiano Morón)
 

¡Ai!, rabioso e vello
Can de palleiro
¡Ai!, rabioso e vello
Can de palleiro

Daste conta de
Que vas morrer
E non poderás pegar
E non poderás morder

Os teus podridos dentes
Xa ves caer
Os teus podridos dentes
Xa ves caer

Caer un tras doutro
Xa ves caer

Está caendo toda
A túa dentadura
Está caendo toda
A túa dentadura

Túa forte dentadura
Virase abaixo
Abaixo a dentadura
Abaixo a dentadura

Vello can de palleiro
Xa vas morrer
E non poderás pegar
E non poderás morder

Os teus podridos dentes
Xa ves caer
Os teus podridos dentes
Xa ves caer

Caer un tras doutro
Xa ves caer

Está caendo toda
A túa dentadura
Está caendo toda
A túa dentadura

Túa forte dentadura
Virase abaixo
Abaixo a dentadura

Abaixo a dentadura

¡Ay! Rabioso y viejo/ chucho.// Te das cuenta de/ que te vas a morir/ y no podrás pegar/ y no podrás morder.// Tus podridos dientes/ ya ves caer.// Caer uno tras otro/ ya ves caer.// Está cayendo toda/ tu dentadura// Tu fuerte dentadura/ se viene abajo/ ¡Abajo la dentadura!

Al presidente de Chile, Salvador Allende


Este poema de Rafael Alberti, que musicó y cantó Víctor Manuel, va por el eterno presidente de Chile:

No los creais
cubría su rostro
la misma máscara
la lealtad en la boca
pero en la mano una bala…
Al fin los mismos en Chile
los mismos en Chile que en España

Todo acabó mas la muerte
la muerte no acaba nada
mirad: han matado a un hombre
ciega la mano que mata
cayó ayer, pero su sangre
hoy ya mismo se levanta
hoy ya mismi se levanta…

No los creais
cubría su rostro
a misma máscara
la lealtad en la boca
pero en la mano una bala…
Al fin los mismos en Chile
los mismos en Chile que en España

Venceremos


También por Quilapayún, el enardecedor himno de Unidad Popular de Chile: 

Venceremos

Quilapayún

Composição: Claudio Iturra – Sergio Ortega

Desde el hondo crisol de la patria
se levanta el clamor popular,
ya se anuncia la nueva alborada,
todo Chile comienza a cantar.

Recordando al soldado valiente
cuyo ejemplo lo hiciera inmortal,
enfrentemos primero a la muerte,
traicionar a la patria jamás.

Venceremos, venceremos,
mil cadenas habrá que romper,
venceremos, venceremos,
la miseria (al fascismo) sabremos vencer.

Campesinos, soldados, mineros,
la mujer de la patria también,
estudiantes, empleados y obreros,
cumpliremos con nuestro deber.

Sembraremos las tierras de gloria,
socialista será el porvenir,
todos juntos haremos la historia,
a cumplir, a cumplir, a cumplir.

El pueblo unido jamás será vencido


Del gigantesco grupo folk-protesta chileno Quilapayún:

El Pueblo Unido Jamás Será Vencido

Quilapayún

Composição: Quilapayún – Sergio Ortega

El pueblo unido, jamás será vencido,
El pueblo unido jamás será vencido…

De pie, cantar
Que vamos a triunfar.
Avanzan ya
Banderas de unidad.
Y tú vendrás
Marchando junto a mí
Y así verás
Tu canto y tu bandera florecer,
La luz
De un rojo amanecer
Anuncia ya
La vida que vendrá.

De pie, luchar
El pueblo va a triunfar.
Será mejor
La vida que vendrá
A conquistar
Nuestra felicidad
Y en un clamor
Mil voces de combate se alzarán
Dirán
Canción de libertad
Con decisión
La patria vencerá.

Y ahora el pueblo
Que se alza en la lucha
Con voz de gigante
Gritando: ¡adelante!

El pueblo unido, jamás será vencido,
El pueblo unido jamás será vencido…

La patria está
Forjando la unidad
De norte a sur
Se movilizará
Desde el salar
Ardiente y mineral
Al bosque austral
Unidos en la lucha y el trabajo
Irán
La patria cubrirán,
Su paso ya
Anuncia el porvenir.

De pie, cantar
El pueblo va a triunfar
Millones ya,
Imponen la verdad,
De acero son
Ardiente batallón
Sus manos van
Llevando la justicia y la razón
Mujer
Con fuego y con valor
Ya estás aquí
Junto al trabajador.

Por Víctor Jara


Hay gente rezando delante de la casa de Pinochet… Hay gente dándole las gracias al general homicida… Hay gente llorando por el asesino del pueblo de Chile…
Yo reivindico hoy, en la figura de Víctor Jara y en la de Salvador Allende a todos los muertos asesinados por la esquizofrenia homicida de este hombre, que debió de dejar de serlo, porque lo que hizo no es de hombres. Este señor se irá sin haber cumplido condena terrenal, sin haber pagado sus crímenes, sin haber pedido perdón…
A Víctor nos lo arrebataron: llevaba la boca prendida de amor, el verso encendido de justicia y el gesto enamorado de la paz; creo melodías y letras por la justicia de todos los pueblos del mundo; cantó a la injusticia que sufría el pueblo vietnamita, el nicaragüense, el de todo el tercer mundo, y al español también, cantando poemas de Miguel Hernández, otro gran represaliado por defender la libertad y la justicia con un verso encarnado entre los dientes.
Mañana la gente recordará a Pinochet como un asesino inmundo, un traidor a su patria que se invistió, como otros lo hicieron, de la falsa moral con la que se reviste el visionario, el demente y el extremista para justificar sus crímenes indecibles.
Hoy y mañana, Víctor será recordado como un trobador de la justicia, como un poeta hambriento de libertad, al que cortaron las alas sólo por cantar.
Canto que ha sido valiente siempre será canción nueva” (“Manifiesto”, Víctor Jara)

Por Víctor Jara y su justa venganza


El tirano homicida Augusto Pinochet, parece que está en las últimas: no me da lástima; tampoco me llena de excepcional algría, pues debería de pagar lo que cometió, y se irá de rositas… Bueno, para los que son creyentes les queda el consuelo de que si la justicia humana no ha podido juzgarle, ya lo sabrá hacer la divina. En cualquier caso, ¡uno menos! Y aunque fueron miles los que sus guardias torturaron y asesinaron, resuena especialmente el nombre de Víctor Jara, un hombre que murió sólo por haber cantado la verdad, por haber cantado para el pobre, para el ultrajado, para el pueblo… En uno de sus discos, Te recuerdo Amanda cantó al poeta español de la libertad, a Miguel Hernández, sin saber que con el tiempo correría la misma suerte que nuestro Miguel.
Quede así, este homenaje para Víctor, y este aldabonazo final en la miserable conciencia de Pinochet, por quien rezan sus seguidores, seguramente, para que el Dios de la Justicia le ablande el castigo.
De Manuel Gerena, cantaor por la libertad: “Por Víctor Jara y su justa venganza (romance por tientos)”:
Compañero Víctor Jara,
¡ay! como yo te llamo
y el pueblo te aclama.
Tu grito ya no se calla,
¡ay! compañero mío,
y el pueblo te aclama.
Como no ha muerto tu escrito
ni se ha muerto tu palabra,
comañero, compañero,
hoy queremos recordarla.
Y a golpes de un asesino
¡ay! así se rompió tu pueblo
y p’a vengarlo vivimos.
Te metieron en la tierra
¡ay! fueron cobardes los asesinos;
y gritando ¡Hasta la muerte!
¡ay! la libertad era tu trino;
y a mí me entró escalofríos
cuando me dijeron tu muerte,
porque no pude yo librarte
pero intento devolverte.
Y un día entrar en tu pueblo
pa hablarte compañero
y entraré para cortarle
los dientes al perro fiero.
Y seguiremos hablando
hasta verte tranquilo,
p’a que duermas tranquilo;
y al despertar quiero verte
y andar con tu libre trino.
¡Ay!, al camino volveremos,
como andamos el mismo camino
lucharemos compañero
porque nos une el destino.
¡Ay!,  

lucharemos compañero
porque nos une el destino.
A %d blogueros les gusta esto: