Yo pisaré las calles nuevamente


También Pablo Milanés, en La vida no vale nada, rememoraba aquel cruel e injusto 11 de septiembre de 1973:
Yo pisaré las calles nuevamente
de lo que fue Santiago ensangrentada,
y en una hermosa plaza liberada
me detendré a llorar por los ausentes.
 

Yo vendré del desierto calcinante
y saldré de los bosques y los lagos,
y evocaré en un cerro de Santiago
a mis hermanos que murieron antes.

Yo unido al que hizo mucho y poco
al que quiere la patria liberada
dispararé las primeras balas
más temprano que tarde, sin reposo.

Retornarán los libros, las canciones
que quemaron las manos asesinas.
Renacerá mi pueblo de su ruina
y pagarán su culpa los traidores.

Un niño jugará en una alameda
y cantará con sus amigos nuevos,
y ese canto será el canto del suelo
a una vida segada en La Moneda.

Yo pisaré las calles nuevamente
de lo que fue Santiago ensangrentada,
y en una hermosa plaza liberada
me detendré a llorar por los ausentes.

(1974)

2 responses to this post.

  1. Posted by nieveazulada on 11 diciembre, 2006 at 21:40

    Hola Gus. Hoy me ha emocionado especialmente esta canción, tan bella como "cruel" por lo que representa. Se ha ido ya el mostruo y esta mañana he oído comentarios a su favor. Nada que decir. A los necios mejor no oirlos.
     
    Un beso

  2. Posted by Jesús on 17 diciembre, 2006 at 0:42

    A mi algo que me revienta sobremanera es eso del 11S como el día de los atentados contra las Torres Gemelas. Hubo mucho antes un 11S que resultó mucho más trágico y se llevó la vida de muchísimas más personas, y este no fué planeado por Bin Laden, sinó por los EEUU, los que ahora dicen ser las víctimas.
     
    Hay en África a diario miles de 11S que se llevan la vida de miles y miles de niños, una muerte terrible provocada por la hambruna y la precariedad que provoca el supercapitalismo despiadado de las multinacionales y que es defendido con uñas y dientes por los EEUU, poniendo dictadores al frente de gobiernos que le sean leales a la superpotencia y enfrentando a los países africanos entre sí en lugar de unirse, rebelarse y mandarnos a todos a tomar por culo por permitir que se produzcan todas las atrocidades que allí suceden… pero esos niños no son norteamericanos, esas vidas no importan.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: