Vidas ejemplares


Título
Vidas ejemplares
Intérpretes
Desde Santurce a Bilbao Blues Band 

  1. Different (Ramón Alpuente-Hilario Camacho)
  2. El ídolo (R. Alpuente-J. Pi)
  3. Los fantasmas (Luis Eduardo Aute)
  4. Danza de los orangutanes (R. Alpuente-Javier Krahe)
  5. Todo está (R. Alpuente-J. Pi)
  6. Las cosas van cambiando (R. Alpuente-J. Martínez)
  7. Soy la mujer (R. Alpuente-H. Camacho)
  8. El hombre del seiscientos (R. Alpuente-J. Pi)
  9. No sea usted original (R. Alpuente-J. Pi)
  10. Indefensos vampiros (R. Alpuente-Carlos Montero-J. L. Martín)
  11. Supermán (R. Alpuente-J. Pi)
  12. A beneficio de los huérfanos (R. Alpuente-A. Piera)
  13. Different (cierre)
Comentarios: Vidas ejemplares es una obra maestra de la canción satírica. Desde Santurce a Bilbao es el 2º proyecto de Moncho Alpuente tras la disolución de Las Madres del Cordero, y éste su único disco: lleno de sátiras contra distintos estamentos y situaciones de la época. En él colaboraron de una forma o de otra Luis Eduardo Aute, Hilario Camacho y Javier Krahe en la composición de las canciones junto a Moncho; en los coros intervinieron el dúo Vainica Doble, Rosa León y Carmen y Macu de Aguaviva; y como artista invitada, Massiel es la voz solista en “Soy la mujer”.
Las canciones que componen el disco, sumamente divertidas y atrevidas, abarcan temas dispare como la crítica al cantante conformista y a la canción de consumo en general en “El ídolo”, los progres hipócritas en “Los fantasmas”, la inmovilidad de la sociedad en “Las cosas van cambiando”, la sumisión de la mujer en “Soy la mujer”, la alienación y el conformismo en “No sea usted original”, la crítica contra los empresarios y demás acomodados en “Indefensos vampiros”, etc. Podemos destacar especialmente “La danza de los orangutanes”, donde representan una sociedad dominada por primates; “El hombre del 600”, que se convirtió en un éxito comercial, pero que escondía una agridulce realidad acerca de la clase trabajadora, o media-baja, como se la empezaba a llamar; y “A beneficio de los huérfanos”, que ya fue interpretada por Las Madres del Cordero en su EP y en su único disco Todo está muy negro, y que constituye toda una feroz y despiadada crítica contra aqullos banquetes benéficos que ciertas señoras de clases altas celebraban. Todo ello entre el alegre aire cabaretero de “Different”, que abre y cierra el disco.

2 responses to this post.

  1. Posted by nieveazulada on 8 enero, 2007 at 5:00

    Buenos días Gus. Conozco algunas de estas canciones y estoy de acuerdo contigo en lo que has escrito.
     
    Quieres reirte? Ahí va:
     

    A cerca de Dios
    ¿Sabían que la Biblia es el libro más vendido del mundo? La Biblia es ese libro gordo que todo el mundo tiene, pero que casi nadie ha leído.Ring, ring…- Hola, ¿qué haces?- Aquí estoy, leyendo la Biblia.- ¡No jodas! ¿Qué te ha pasado, que te has hecho de una secta?Y es que nadie entiende que la Biblia se pueda leer por placer. Sin embargo, yo últimamente la he estado leyendo y me ha parecido un libro muy interesante. Sobre todo, me ha servido para saber cómo era Dios.¡Dios era la leche! Pero tenía sus cosillas. Yo no quiero molestar, pero muy trabajador, muy trabajador… no era, porque teniendo toda la eternidad por delante, el tío hizo el mundo en una semana.Y no crean que se hernió, se levantó el primer día y dijo: Hágase la luz, y la luz se hizo. Pero que yo sepa, él no puso ni un enchufe. Y al día siguiente: Háganse los planetas. ¡Eso, háganse!Que digo yo que se podía haber esforzado un poquito más, porque pudiendo hacernos de acero líquido como a Terminator, nos hizo de barro como a los botijos.A mí lo que me gusta de la Biblia es que Dios es partidario del nudismo, como yo. De lo que no es partidario es de la fruta, porque no le importaba que Adán y Eva fueran en pelotas, pero cuando se comieron una manzana se pilló un cabreo… que los echó del paraíso. ¡Oye, con razón! ¿No te han dicho que no cojas la manzana?Dios era bueno, pero con un límite. ¡Por eso los castigó! A Adán le dijo: Tú ganarás el pan con el sudor de tu frente. Aquí tengo yo una duda. ¿Ya había pan? ¿Bimbo o en baguette? Y a Eva le dijo ,Y tú parirás con dolor. ¡Que anda que no le ha tenido que dar rabia a Dios que inventasen la epidural! ¡Es que ya son ganas de llevarle la contraria!A Dios le pasa lo que a todas las buenas personas, da la mano y le cogen el brazo. Ahí están los babilonios, se ponen a construir la torre de Babel para ponerse al nivel de Dios. ¿Pero qué falta de respeto es ésa? Ya lo dice el refrán: Cada uno en su casa, y Dios en la de todos ¡Y no al revés!Claro, Dios se enfadó: Por vuestra ambición os condeno a que a partir de ahora, si queréis entenderos, os tendréis que dejar el sueldo en fascículos para aprender idiomas. Eso sí, con el número uno, recibiréis las tapas de regalo. ¡Y es que hasta enfadado era buena gente!Pero sobre todo, Dios tenía un sentido del humor tremendo. Un día habló con Noé y le dijo: Oye, construye una barca, que voy a inundar todo esto. Y Noé se lo creyó, y se puso a construir un barco en medio del desierto. Que no veas el cachondeo de los vecinos: Pero Noé, ¿tú estás tonto? ¡Si aquí no hay playa!. ¿Quién te crees que eres? ¿Chanquete?Yo creo que Dios no iba a inundar nada, pero cuando vio a Noé tan ilusionado con su arca, dijo:¡Venga va, voy a mandar el diluvio, pero sólo una vez, ¿eh?.También fue muy buena la que le gastó a Abraham, a quien dijo: Sacrifica a tu hijo. Y el otro: Ah, pues vale. Es que los hombres se lo tomaban todo en serio. Menos mal que Dios le paró:¡Eh!, ¡Abraham, suelta el machete!, ¡que era coña, tío!. ¡Qué bromista! Claro, eso debía ser la famosa gracia de Dios.Si es que Dios era muy gracioso, vamos, un cachondo mental. Eso sí, yo creo que alguna vez se le fue la mano, porque lo que le hizo a Job. Con Job se cebó. Dijo Dios: Me he enterado que hay un tal Job que cree en mí por encima de todas las cosas. Vamos a comprobarlo. Para empezar, a Job le cagan unas golondrinas en los ojos y le dejan ciego, después lo arruina, se carga a su mujer, se carga a su hijo, descuartizan a su hija… Y tras cada prueba, Dios mandaba a dos ángeles para preguntarle: Oye Job, ¿sigues creyendo en Dios por encima de todo?. A lo que Job les decía: ¡Pues claro, anda que no creo! ¡Lo que no entiendo es quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza!.Yo no quiero ofender, pero a veces más que bromas, parecían putadas. ¡A Dios sólo le faltó hacerle, a Job, del Atlético de Madrid! Esa sí que hubiese sido una buena broma y no lo de las cagadas de las golondrinas. Pero Dios sólo quería hacer unas risas, no quería ensañarse.Era un tío simpático, de verdad, ahí está la Biblia que lo prueba. (Monólogo de Enrique Sanfrancisco)
     

  2. Posted by nieveazulada on 8 enero, 2007 at 5:11

    Más risas, jajajajajajjajajajaajajjajaja:
     

    El cuerpo 
    ¿Alguna vez han pensado para qué sirve ponerse colorado? Claro, porque un camaleón cuando está en peligro cambia de color para esconderse, y sin embargo, nosotros cuando queremos pasar desapercibidos, va nuestro cuerpo y nos pone la cara como un tomate. Muy bien. Solo nos falta una alarma. Y como alguien ya te diga: "¡Tio, te estás poniendo colorao!", entonces ya se te pone la cabeza que parece la bombilla de un puticlub. 
    Es que el cuerpo toma sus propias decisiones, por su cuenta. Los científicos lo llaman el sistema parasimpático. ¿Parasimpático? más bien parece el sistema para-joderte! Bueno, pues el sistema parasimpático este es el culpable de que la noche antes de una entrevista de trabajo, te salga un grano en la nariz. Y allá que te vas, con tu grano. Y encima cuando le vas a dar la mano al selector de personal tu cuerpo dice: "shhht, a sudar!", y en vez de la mano, lo que le das es una lengua de vaca: "pzzfffff pzzzzfffff". Tu estás jodido pero tu cuerpo se lo está pasando de puta madre: "Je, la verdad es que me está quedando bastante parasimpático esto. Pero ahora voy a ponerle un tic en un ojo". Oye, y de repente, tu que querías ser José Coronado el de periodistas, te conviertes en Millán de Martes y Trece! No, pero tu cuerpo no ha acabado todavía contigo, que va…no! porque cuando acaba la entrevista de trabajo, justo en el momento en que te vas a levantar, te das cuenta de que se te ha dormido una pierna. ¡Muy bien figura! Entre la mano, el ojo y la pierna pareces Lina Morgan. Y encima, en la puerta, el selector de personal te dice: "No hace falta que nos llame eh? no…ya le llamamos nosotros… si eso." 
    Otra cosa que se le ha ocurrido al cuerpo para fastidiarnos es fabricar pedos! ¿Esto que es? ¿es energía? ¿es música? ¿es propulsión? No, es un chiste, si…resulta que el cuerpo es tan cachondo que crea un gas que huele fatal y que sale por el culo! ¿No había otro sitio? ¡Por el culo! ¡Pues muchas gracias, oiga! Ah! y no contento con eso dice: "ay, la verdad es que me está quedando cómico, pero vamos a incorporarle un sonido de trompetilla". Muchas gracias, de verdad, que gran invento. Tiene sonido, tiene olor…¡coño! ¡solo le falta luz! ¿se lo imaginan¿ Por la noche iríamos todos que pareceríamos luciérnagas! 
    Otra genialidad que se le ha ocurrido al cuerpo es bostezar. Tú ya puedes hacer fuerza ya, que no… Está un amigo tuyo diciéndote: "pues tío, se soltó mi perro pekinés y en ese momento venia una apisonadora…" y tu: "uuuuuuuaaaaaaaaaahhhhhh, que flipada no?" Vaya marrón! Menos mal que el bostezo se contagia y al cabo de un rato está el: "uuuuuuuuaaaaaaahhhh pues tengo una pena!" 
    Y me van a perdonar pero…¿y cuando la cosa se pone dura sin venir a cuento? En un tren, por ejemplo, tu vas por Albacete y de repente, ¡zas!, pero ¿por qué? ¿que has visto tú que no he visto yo? ¿que pasa, te gusta el revisor? ¿o estás saludando a José Bono? Si es que es la leche, el cuerpo.  
    Y es que el cuerpo no respeta ninguna situación. Ninguna ninguna ninguna ninguna. Tú acabas de ligar con la chica que te gusta y ¿que hace tu cuerpo para fomentar el romanticismo? Que te rujan las tripas: glug glug glog glog glug. Bien, de puta madre! ahora resulta que soy ventrílocuo y que no lo sabía. A Macario llevo aquí dentro. No, y no se queda ahí el cuerpo, no. Cuando estás en pleno kamasutra, tú que te lo has currado, pues tu cuerpo dice: "No hombre no. Que se lo pase bien éste no. A ver que hago yo para fastidiarle". Y cuando estás en lo mejor del acto, de repente te da un calambre en el gemelo, se te sube la bola, y empiezas a dar vueltas en pelotas por toda la habitación: "AAaaay ayyyy ayyyy ostiaaaaas aysss". Con todas las bolas saltando que aquello parece un bingo. 
    Cuando ya por fin te acuestas, te duermes, y tu cuerpo dice: "Macho, si es que me lo pones a huevo! venga, ¡a roncar! y echa un poquito de babilla, eso es, un hilito. Y ahora te voy a montar una pajarraca, para que hables en sueños". Y allí estas tú, con la chica que te gusta, roncando, echando babilla y con una pesadilla de los sanfermines: "que viene el toro…que viene el toro, cuidado!". Y en medio un pedo, que ya dices: mira, el chupinazo! 
    En fin, a lo mejor los que pasa es que estamos equivocados nosotros, claro, porque si se fijan todo lo que hace el cuerpo por su cuenta, o está mal visto o es una guarrada. A lo mejor había que hacer un mundo, donde el sudor, los eructos o los pedos fuesen algo elegante. Claro, porque todos los cuerpos del mundo no pueden estar equivocados!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: