No em pren així com al petit vailet


Raimon, que, al igual que Paco Ibáñez con la poesía castellana, rescató importantísimos textos de la poesía catalana, musicó este bello poema del gran poeta clásico Ausiàs March, y lo editó en A Víctor Jara (1974)

No em pren així com al petit vailet
 
No em pren així com al petit vailet
qui va cercant senyor qui festa el faça,
tenint-lo cald en lo temps de la glaça
e fresc, d’estiu, com la calor se met;
preant molt poc la valor del senyor
e concebent desalt de sa manera,
veent molt clar que té mala carrera
de canviar son estat en major.

¿Com se farà que visca sens dolor
tenint perdut lo bé que posseïa?
Clar e molt bé ho veu, si no ha follia,
que mai porà tenir estat millor.
Doncs, ¿què farà, puix altre bé no el resta,
sinó plorar lo bé del temps perdut?
Veent molt clar per si ser decebut,
mai trobarà qui el faça millor festa.

Jo són aquell qui en lo temps de tempesta,
quan les més gents festegen prop los focs
e pusc haver ab ells los propris jocs,
vaig sobre neu, descalç, ab nua testa,
servint senyor qui jamés fon vassall
ne el venc esment de fer mai homenatge,
en tot lleig fet hagué lo cor salvatge:
solament diu que bon guardó no em fall.

Plena de seny, lleigs desigs de mi tall:
herbes no es fan males en mon ribatge.
Sia entès com dins en mon coratge
los pensaments no em devallen avall.

 

Ausiàs March


No me sucede así como al pequeño paje

No me sucede así como al pequeño paje
que va buscando señor que fiesta le haga
teniéndole caliente en el tiempo del hielo
y fresco, en el estío, cuando la calor entra;
estimando en muy poco el valor del señor
y juzgando desagradable su manera,
viendo muy claro que tiene mala carrera
de cambiar su estado en mayor.

¿Cómo será posible que viva sin dolor
teniendo perdido el bien que poseía?
Claro y muy bien lo ve, si no tiene folía,
que nunca podrá tener estado mejor.
Entonces, ¿qué hará, pues que otro bien no le queda,
sino llorar el bien del tiempo perdido?
Viendo muy claro por sí ser engañado,
nunca hallará quien le haga mejor fiesta.

Yo soy aquél que en tiempo de tormenta,
cuando las demás gentes ocian junto a los fuegos
y puedo tener con ellos los mismos juegos,
voy por la nieve, descalzo, con desnuda cabeza,
sirviendo a señor que nunca fue vasallo
ni le vino idea de hacer nunca homenaje,
en todo trance tuvo corazón salvaje:
sólo dice que buen galardón no me falte.

Llena de tino, feos deseos de mi corto:
hierbas no se hacen malas en mi ribazo.
Sea visto cómo dentro de mi ánimo
los pensamientos no me ruedan abajo.

(Traducción: Miquel Pujadó)

One response to this post.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: