Archive for 10/02/07

Pete Seeger’s Rainbow quest


¡Qué alegría saber que estabas vivo todavía, Pete!

Nuevo álbum y nueva canción


Inauguro hoy un nuevo álbum de fotos dedicado a los grandes de la canción de autor anteriores a los años 60 que iluminaron a los nuestros, es decir, Seeger, Brel, Atahualpa Yupanqui, Violeta, Brassens, Ferre, Zeca, y muchos más: lo inaugura una foto única e histórica de José Afonso Zeca cantando junto a nuestro Benedicto.
Con el mismo espíritu, cambiamos de canción y ponemos el himno de los derechos civiles, "We shall overcome", cantado por el maestro Pete Seeger.

Regreso a la semilla


Os pongo una soberbia jota castellana reivindicativa de la genial Elisa Serna.

¡Castilla entera
se siente comunera!


Regreso a la semilla

Si la tripa del pandero
fuera el campo de mi tierra,
rompería mis muñecas
golpenado las llanuras
hasta que su muerta lenta
retumbara en las alturas.

¡Muerte lenta vete ya!,
que la lucha campesina
ha vuelto a resucitar
con rabia tercermundista
y tractores jornaleros
que invaden autopistas.

Regreso a la semilla
que esparcieron
por tierras de Castilla
los Comuneros,
que ya hace cinco siglos
que hemos perdido
el fuero p’a regirnos
al libre albedrío.

Se invaden autopistas
imitando a la dulzaina,
que nunca sonó en palacios,
sino en plazas y mercados
buscando eco en un pueblo
al que nunca consultaron
los que hacían el imperio.

Ronca suena la dulzaína
de tanto querer gritar
¡que Castilla no fue España!
que perdió en Villalar,
pongo sus campos resecos
en prueba de honestidad.

Regreso a la semilla
que esparcieron
por tierras de Castilla
los comuneros,
que ya hace cinco siglos,
y no me olvido
del fuero p’a regirnos
al libre albedrío.

Campesinos castellanos,
¡levantemos la cabeza!,
se empieza a elevar un viento
que limpiará la meseta
y que apartará del grano
tanta cizaña y maleza.

Sopla fuerte viento amigo,
llévate a Caín de aquí,
métete en mil dulzainas,
infla el pendó carmesí,
que se acerque la alegría
que late en la Autonomía.

Regreso a la semilla
que esparcieron
en tierras de Castilla
los comuneros,
que ya hace cinco siglos,
y no me olvido
del fuero p’a regirnos
al libre albedrío.

Libre albedrío, niña,
¡echa salero!
igual que derrocharon los comuneros,
que ya hace cinco siglos
que hemos perdido
el fuero p’a regirnos
al libre albedrío.

¡Ahora la buena!
Que ya hace cinco siglos
que hemos perdido
el fuero p’a regirnos
al libre albedrío.

Elisa Serna

Antiguas tradiciones y chorradas varias


Asistimos hoy por hoy a un hecho increíble: un juez da la razón a unos vecinos de Santa Cruz de Tenerife y prohíbe el paso del Carnaval por diversas calles de la ciudad. Nos enfrentamos aquí a una dicotomía: protección del ruido/ fiesta nacional.
Y es que los vecinos de Santa Cruz no son los únicos en sufrir los ruidos de las fiestas: qué decir de la Feria de Abril, El Rocío, las Fallas, la Tamborrada, Semana Santa… o la feria de las fiestas de mi barrio, con menos años de tradición tal vez, pero igual de ruidosas.
Bien es cierto que el ruido puede llegar a ser insoportable, pero también es cierto que el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife es una tradición que data del siglo XV y ha sido declarada de interés nacional, y que atrae mucho turismo.
-¿Y porque sea tradición vamos a molestar a unos vecinos con el ruido?
-Pues a eso vamos:
Me parece respetable que un grupo de vecinos se queje del ruido y que un juez les haga caso, pero ¿no hay en este país ningún juez con huevos suficientes para intentar prohibir otras "tradiciones" en las que se maltratan animales vivos? El toro embolao o las corridas sin ir más lejos: cada vez que los ecologistas protestan, los defensores de estas "fiestas" (aberraciones) apelan al sentido de tradición de hace no sé cuanto tiempo, cuando apuesto a que en todo el pueblo no hay un solo chaval menor de 20 que sepa tocar la dulzaina, que es otra tradición que puede perderse por falta de interés. Me pregunto yo por qué perviven las tradiciones más salvajes y se pierden las bonitas. Por eso me parece ridículo esta orden judicial. ¿Por qué ningún juez mete mano a estas salvajadas disfrazadas de tradición y sí con estas otras que no hacen daño a nadie?

Pero la respuesta puede no ser tanto ésta como ésta otra: la verdadera noticia de Canarias estos días no es esta idiotez judicial, sino el barco de inmigrantes amarrado en la isla, con peligro de hundirse, y a los que no dejan desembarcar ni dar ayuda humanitaria.
¿Por qué de esta auténtica vergüenza no se hacen eco las televisiones y sí se lo hacen de la última idiotez de un juez incompetente? Vaya usted a saber…

País Basc


Recuerdo en aquel homenaje a Miguel Ángel Blanco como cuando Raimon
subió a cantar "País Basc", los ultra-sur del PP le abuchearon. ¡Cómo!
Pero si se merece una estatua… Simplemente, en su estrechez de
vistas, ellos no pueden soportar esa frase que dice "Gora Euskadi, diuen fort".
Aquí
le tenemos, con más fortuna y con un público más respetable que el
repugnante ejecutivo de entonces y sus perros de presa, cantando esta
maravillosa canción que compuso a raíz de un viaje al País Vasco en
1967, para apoyar el proceso de paz. Le pese a quien le pese, y, por
supuesto, per a qui estime a’l Raimon:

¡VISCA RAIMON!

Pues no más eso faltaría



"Querido Maeztu:


Con toda el alma le agradezco el envío de su hermoso libro Defensa de
la Hispanidad, que he leído y releo con deleite. Sigo su obra con gran
interés desde los días en que todos pecamos un poco contra la
Hispanidad (…).

Porque España ha sido siempre muy poca cosa para un español. Tal
vez sea ésta la causa de nuestra decadencia actual y de nuestra pasada
grandeza (…).

Con la bandera española no entusiasmará usted a nadie."

Antonio Machado.

ABC (29 de octubre de 1959).

Esta es una carta que nuestro Antonio Machado mandó a Ramiro de Maeztu, quien ya andaba metido en aventuras fascistas-patrioteras, en relación a su libro Defensa de la Hispanidad. La he extraído de esta página de clara tendencia de ultra-derecha: http://www.homolegens.com/defensahispanidad.html

Podéis observar por la rúbrica que fue recogida por ABC en el año 59: durante esos años, algunos intelectuales franquistas quisieron hacer una recuperación y revisión injusta de Machado, falseando para arrimarle a sus tendencias, al igual que a toda la Generación del 98: si bien muchos de ellos apoyaron el golpe militar, Machado nunca, y se opuso con todas sus fuerzas a él.

Si aquel suceso fue grave, mil veces más graves es que estos señores, por llamarles de alguna manera, sigan esta estrategia. Yo he leído la carta que Machado envió a Maeztu íntegramente en el recopilatorio Antonio Machado. La Guerra. Escritos 1936-1939, Prólogo, y en esta selección de sus líneas faltan otras más importantes que eran la que marcaban la crítica de Machado. "España ha sido poca cosa para cada español", dice el maestro: lo que no dicen aquí es que el español se rige por la humildad y la sencillez, y no por la bandera o los himnos. La carta de Antonio Machado no es, como intentan hacer aquí, un ensalzamiento de la patriotería barata a la que el señor Ramiro de Maeztu se había apuntado, sino por todo aquello que había marcado su obra: ensalazar a las personas buenas y sencillas del pueblo, no a los intelectuales ni a los militares ni a las banderas. Machado fue patriótico, pero de otra manera: no soportó que Franco vendiera nuestra tierra a alemanes e italianos, no soportó que aquellos que escribían sobre banderas e himnos y unidades (imposibles) fusilaran a todos aquellos que él había cantado en sus poesías: leed "He andado muchos caminos" aquí mismo, sabréis de lo que hablo. Por eso la última frase (que, por cierto, sorprende que no haya sido eliminada): a los españoles no les entusiasmaban las banderas, sino poca cosa: su barrio, su pueblo, su región… Frente a aquel patriotismo barato del falso imperio español, de Carlos I o Felipe II y la pretendida como falsa unidad nacional nacida del matrimonio de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón. Francamente: hace falta haber nacido en el pueblo para entender bien lo que dice don Antonio.

Este vano intento demuestra lo que ya venimos sabiendo desde hace tiempo: al carecer la derecha de buenos intelectuales nos los tienen que robar. ¡Y eso no! Sería como si mañana se intentaran apoderar de Labordeta. Por eso, parafraseando a Miro Casabella en su canción "Olla meu irmán", una canción que habla de algo parecido, pero con Alfonso Daniel Rodríguez Castelao (uno de los padres del galleguismo al que en cierta época del franquismo también hicieron un lavado de cara para apropiarse de él) ANTONIO NUNCA FUE TEU PORQUE, ¡ANTONIO É NOSO! Antonio fue el poeta del pueblo, no de los señoritos: convendría no olvidarlo.

¡ANTONIO MACHADO ES NUESTRO!

¡CULTURA POPULAR CONTRA EL FASCISMO!


A %d blogueros les gusta esto: