Respon-me


Y esta es la 2ª. Aunque ambas canciones son coetáneas, podemos considerarlas el ayer y el hoy: la de Benedicto es la de ayer por la simple razón que en su canción nombra el espacio donde sucedió; esta podría ser de hoy -y eso es muy triste, a pesar de la grandeza de la canción- porque no nombra sitio concreto. Sin embargo, ambas canciones son para hoy: por desgracia, por un lado, pues siguen vigentes estos actos vergonzosos; pero también es una fortuna contar con canciones que inflamen la esperanza.
Digo esto con total conocimiento de causa, porque fue esta canción mi 1er contacto con la obra del poeta y músico catalán en la víspera de la guerra de Iraq, y… como dijo san Juan: "Quien tenga oídos que oiga".


Respon-me

Amic que tants de cops em parles,
aquí assegut,
ulls abatuts,
mai no has sabut
dir-me allò just
del nostre absurd.

I avui que tinc el cos ple d’ànsia,
la meva sang,
les meves mans,
els meus afanys,
aquest pocs anys
m’estan cridant.

Qui va vèncer?
Qui dels ferros forjats per les bombes
va fer un poble nou?
Qui va vèncer?
Qui damunt de tants cossos aixafats
va aixecar aquella casa per a tothom?
Qui va vèncer?
Qui del llit s’aixeca amb el dret d’anar
pel carrer sense sentir por?
Pots dir-m’ho tu?
Pots dir-m’ho tu?
Saps que ningú.
Tots hem perdut,
tots som vençuts.

I amic, renegaràs amb força
d’aquesta nit,
de qui som fills,
d’aquest destí,
del nostre ahir
que ens ha traït.

Però, amic, més que buscar respostes,
cal adreçar
el foc, la llar,
hem de guanyar
tots aquests anys
que estan cridant:

Qui va vèncer?…

Lluís Llach


Respóndeme

Amigo, que tantas veces me hablas
aquí sentado,
cabizbajo,
nunca has sabido
decir lo justo
De nuestro absurdo.

y hoy que tengo el cuerpo lleno de ansia,
mi sangre,
mis manos,
mis anhelos,
todos estos años
están gritando.

¿Quién venció?
¿Quién de los hierros forjados por las bombas
hizo un pueblo nuevo?
¿Quién venció?
¿Quién encima de tantos cuerpos chafados
levantó aquella casa para todos?
¿Quién venció?
¿Quién de la cama se levanta con el derecho
de ir por la calle sin tener miedo?
¿Puedes decírmelo tú?
¿Puedes decírmelo tú?
Sabes que nadie.
Todos somos vencidos;
todos hemos perdido.

Y, amigo, maldecirás con fuerza
esta noche
de la que somos hijos,
este destino,
nuestro ayer;
que nos ha traicionado.

Pero, amigo, más que buscar respuestas,
es necesario preparar
el fuego, el hogar,
tenemos que ganar
todos estos años
que están gritando:

¿Quién venció?

2 responses to this post.

  1. Posted by nieveazulada on 13 febrero, 2007 at 21:18

    Hola Gus, es realmente fantástica
     

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: