Lletanía


Esta canción fue cantada por varios miembros de Els Setze Jutges; sin embargo, por razones obvias, no la llegaron a grabar… Joan Manuel Serrat la rescató para la banda sonora D’un temps, d’un país

Lletanía

((Història ferroviària d’Espanya en unes quantes lliçons i alguns tut-tuus…))

Tot canvia, res canvia,
mira el tren, mira la via.
Si t’ho penses i bé observes,
ja sabràs filosofia.

Mil discursos, pocs recursos,
és el pa de cada dia.
Sols Espanya, qui ho diria,
vol ser sola i no canvia.

Monarquia, oligarquia,
dictadura, cara dura.
Barret frigi sens prestigi
i després vingué el prodigi.

Una guerra que ho esguerra
i un cabdill que adoptà un fill:
un jove de molta empenta
a qui li faltava un grill.

Hi ha feixistes i papistes,
i un grapat de llargues llistes,
rabassaires, mercenaris
i gents que resa rosaris.

Hi ha carlistes i marxistes,
i també alguns optimistes,
policies i espies,
i gent que no té manies.

I "la no intervención"
i "los del Real Perdón".

I segueix la llarga cursa,
que s’allarga i que s’escurça,
de corsaris i falsaris,
i visites a altres barris.

Els que passen la frontera
fent el salt de la pantera,
ben folrada la cartera,
foten "tiros" pel darrera.

Les rates de sagristia,
considerada gent pia,
i, ¡ai vés qui ho diria!,
fins i tots la meva tia.

I segueix la lletania
de l’amor, la mort i els dies.

letra y música:
Miquel Porter, Lluís Serrahima i Jaume Armengol





Todo cambia, nada cambia. Mira el tren, mira la vía. Si lo piensas y bien observas, ya sabrás filosofía.
Mil discursos, pocos recursos, es el pan de cada día. Solo España, quien lo diría, quiere estar sola y no cambia.
Monarquía, oligarquía, dictadura, caradura. Gorro frigio sin prestigio y después venga el prodigio.
Una guerra que lo estropea y un caudillo que adopta un hijo: un joven con mucho empuje al que le faltaba un tornillo.
Hay fascistas y papistas, y un puñado de largas listas, propietarios, mercenarios y gente que reza rosarios.
Hay carlistas y marxistas, y también algunos optimistas, policías y espías, y gente que no tiene manías.
Y la "No intervención", y los del Real Perdón.
Y sigue la larga curva, que se alarga y que se acorta, de corsarios y falsarios, y visitas a otros barrios.
Los que pasan la frontera haciendo el salto de la pantera, bien forrada la cartera, pegan tiros por detrás.
Las ratas de sacristía, considerada gente pía, y, ¡ay, ves quién los diría!, está hasta mi tía.
Y sigue la letanía del amor, la muerte y los días.


2 responses to this post.

  1. La traducción que hice por entonces no está muy bien. Ésta sería mejor:
    Todo cambia, nada cambia. Mira el tren, mira la vía. Si lo piensas y bien observas, ya sabrás filosofía.
    Mil discursos, pocos recursos, es el pan de cada día. Solo España, quien lo diría, quiere estar sola y no cambia.
    Monarquía, oligarquía, dictadura, caradura. Gorro frigio sin prestigio y después vino el prodigio.
    Una guerra que lo estropea y un caudillo que adoptó un hijo: un joven con mucho empuje al que le faltaba un tornillo.
    Hay fascistas y papistas, y un puñado de largas listas, propietarios[dada la identidad cultural, se puede dejar en catalán: rabassaires] , mercenarios y gente que reza rosarios.
    Hay carlistas y marxistas, y también algunos optimistas, policías y espías, y gente que no tiene vergüenza.
    Y la “No intervención”, y los del Real Perdón.
    Y sigue la larga curva, que se alarga y que se acorta, de corsarios y falsarios, y visitas a otros barrios.
    Los que pasan la frontera haciendo el salto de la pantera, bien forrada la cartera, pegan [¿joden?] tiros por detrás.
    Las ratas de sacristía, considerada gente pía, y, ¡ay, ves quién lo diría!, está hasta mi tía.
    Y sigue la letanía del amor, la muerte y los días.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: