Gerena en Australia, cosas que pasan


Uno no deja de sorprenderse… Estando suscrito como estoy a alarmas de google, hoy he visto algo muy, pero que muy curioso.
La cuestión es que aquí uno se desgañita intentando difundir la canción de autor, la poesía con música, y esas cosas, sin evitar pensar que sus esfuerzos caen en saco roto (menos mal que hay compañeros y amigos que me demuestran lo contrario). Hay grandes nombres de nuestra palabra musicada que aquí, en su país, son unos perfectos desconocidos; y todo porque, aquí hemos de ser críticos, se ha venido sosteniendo la idea de que musicalmente hasta los 80 este país no ha valido nada: esto es una falacia alimentada por emisoras y medios mercenarios como Kiss FM o M-80 que no tiene en absoluto nada que ver con la realidad: ¿qué son para ellos gigantes como Oskorri o Triana? En fin…
Pero luego uno se sorprende: como en aquella ocasión que pasó por aquí un japonés interesado en la foto del EP de Benedicto, o esa página de venta de discos de Japón que tienen de Labordeta, Amancio y Nuberu entre otros. Y hoy ya el colofón, y es que tengo que gritarlo a los 4 vientos: PARECE MENTIRA QUE UNO SE DESGAÑITE BUSCANDO MATERIAL DE MANUEL GERENA EN ESPAÑA Y UN BUEN DÍA VEA ESTO:
Sí, sí: Gerena, aquel mal (?) cantaor, según unos, puede que sea estudiado como un poeta serio -que lo es- en Australia y, posiblemente, en buena parte del mundo anglosajón (incluida Norteamérica). Se queda uno de piedra: sabíamos que Llach es admirado y seguido en Francia y Alemania, al igual que Serrat, que cuenta con muchos seguidores en Latinoamérica, y varios de los cantautores vascos son respetados en Francia… Pero esto ya es lo más que he visto.
Me entristece que Gerena no sea profeta en su tierra: en sus días le marginaban de los certámenes por eso de que decían que era mal cantaor. Claro, siempre te queda la duda si esto no respondía a intereses ideológicos de los organizadores (hablamos de principios de los 60), pero contra esto se esgrime que sí era llamado José Menese, vecino suyo (de Puebla de Cazalla, Sevilla) y ostentador del mismo tipo de fama… Pero claro, aunque partidario de aquello que decía Glez. Lucini: no nos importa si canta mal o no, no entendemos de flamenco pero sí lo que dice Manolo, yo -sin saber nada del cante hondo- pienso que era más difícil rechazar a Pepe que a Manolo (perdón por la familiaridad), porque (y esto es una elucubración mía) Pepe era, y es, un cantaor, tal vez, que dominaba técnicas a la perfección, y Manolo da la impresión de que era un cantaor más del pueblo, más (perdón por la palabra) "aficionado" en el sentido que lo pudiera ser un pastor o un jornalero de la Puebla: sin embargo, esto no quiere decir -yo nunca haré esto- que uno sea mejor que otro ni por asomo.
Pero por otra parte me alegro: porque si resulta que Gerena es conocido en Australia, deberán de tragarse sus palabras aquellos puristas del flamenco, y tendremos que gritar: ¡QUÉ GRANDE ERES, MANOLO!
A %d blogueros les gusta esto: