Muerte de Antonio Machado


Muerte de Antonio Machado


Con el polvo cansado
de tantas caminatas,
agotado, vencido,
don Antonio Machado,
envuelto en la bandera
de la patria,
entre cuatro soldados,
al borde del camino
con la madre, Ana Ruiz,
y con José, el hermano;
sin pluma y sin fusil,
desnudo como el viento,
bueno con el amigo,
frente al infame, honesto;
con el único abrigo
de la tierra en silencio.
 

¡Que no se detenga nadie!
¡que aquí no ha pasado nada!
Simplemente un ataud de madera,
virgen blanca,
y dentro un español
que vino a morir a Francia.

¡Que no se detenga nadie!
¡Que aquí no ha pasado nada!
Simplemente una cruz de madera,
virgen blanca,
entre la carretar y el mar,
en la arena de la playa.

¡Que nadie pregunte nada!
¡que a nadie le importa nada!
¡Que nadie pregunte nada!
¡que a nadie le importa nada!


música: Antonio Resines
letra: Antonio Gómez
Intérprete: Teresa Cano
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: