Pedantones al paño



Y pedantones al paño


que miran, callan y piensan


que saben, porque no beben


el vino de las tabernas.



En mi pueblo, a los tíos que pasaban y le daban la chapa sobre política a mi bisabuelo mientras se fumaba su cigarrito y tomaba el sol a la puerta de la casa, éste les llamaba los "tíos leyes", y no se cortaba de llamarles relatando comunista o franquista (¡¡¡en la dictadura!!!) de mierda: mi bisabuelo nunca tuvo una orientación política, si bien fue maestro de ese anarquismo que la gente humilde debe practicar para que no les coman la cabeza. Pues me gustaría saber qué pensaría de estos tíos de hoy en día: los Losantos, los Albiacs, Maestres… Aunque me lo imagino: en muchas cosas soy su vivo retrato…
Mi heredado pensamiento anti-cacique, o anti-señorito, me impide comulgar con estos pedantes, muchos de ellos renegados de viejos ideales que usaban, al igual que hoy en día, como estandartes, espadas y escudos contra todo y todos. Aquellos que ayer leían con un placer tan lascivo que parecía indecente el Libro Rojo de Mao, las obras de Althusser o de Marx, hoy abjuran de ello con la misma vehemencia con la que entonces se aferraban a ellos y detestaban el fascismo y el capitalismo: pero claro, hay ciertos extremos que se tocan, que comparten un punto común: esto pasa cuando no se tiene mirada crítica. Y hoy les tienes en los medios de comunicación, en las cátedras, dirigiendo periódicos, dando (es un decir) clase, en las ondas, soltando a borbotones sus insoportables balbuceos incoherentes y mentiras las más de las veces, cuando no se arrepantingan en sus señoriales sillones, se sueltan el cinturón liberando sus barrigas indecentes al tiempo que sentencian con deleznable petulancia: "Ser de izquerdas da dinero", y encima, a continuación, tener la desfachatez de citar a Antonio Machado… Si ser de izquierdas da dinero, yo debo ser de derechas y me han estado engañando; pero claro, esos señoritos de la Moraleja, Pozuelo, etc., con sus residencias fastuosas y sus campos de golf con agua en agosto -me pregunto yo- ¿a quién botarán?
Hablo con conocimiento de causa: he conocido a alguno de estos "intelectuales"; los hay también como el impresentable Agapito Maestre o Sánchez Dragó, que pertenece a una nueva raza de intelectuales tan nitzscheanos, tan por encima del bien y del mal, tan geniales, que en su propia autocomplacencia intelectiva se dan el lujo de insultar a cualquier colectivo y pretender que no ofenden porque ellos están por encima de las definiciones, ya que están por encima de las orientaciones políticas, de la izquerda y la derecha, pero, ¡eso sí! votarán al PP, con el que acuden a manifestaciones luciendo con orgullo (piénsese y reflexiónese que estos señores se han declarado por encima de todo) los colores y símbolos patrios de la monarquía constitucional. Y duele que a esta colección de petrimetres y marramachos resabidos y sabihondos se les den oficios que se pagan con dinero del contribuyente. Respecto a Agapito le conozco; le teníamos tal aprecio que le llamábamos cosas como Agaputo, el Payo malo, el imbécil ese… ¡Puro amor! Me dio clases (insisto, es un decir); una muestra de sus clases de filosofía política: "Cuba está llena de terroristas… ¡y de maricones!"… ¿Alguien tiene fuerzas de comentar esto? Sólo aprendí que odiaba a Zapatero.
Pues bien, comen a cuenta nuestra arropados por el manto de Esperancita "Iron Maiden II" Aguirre aquí, y proporcionan a la repugnante FAES sus falaces argumentos que el Pío Moñas recogerá en un libro de ciencia ficción que venderá como investigación histórica (¡¡investigación histórica!! redundaría mi buen Mario). La FAES es el mayor nido de mercenarios y traficantes de difamaciones que nunca se haya visto. Se ve que el PP tiene un brazo religioso y el otro intelectual.
Me hubiera gustado ver a mi bisabuelo en la clase de Agaputo… No sé si ganaría dialécticamente, ya que era un hombre sin estudio, pero de mente muy preclara, pero eso sí: de la salva de improperios al Agaputo no le salva ni Dios ni el diablo.
Si una conclusión clara puedo sacar de todo esto es que, la primera, que yo lo haría mejor; la segunda es que es importante desenmascararlos: nosotros con nuestra formación (sin ánimo de ser pedantes) podemos presentar batalla, pero, ¿y la gente común de la calle? Aunque eso sí, y no es por ser pesao: pero mi bisabuelo no tenía estudios y tenía las ideas bien clara, como mi madre, que tiene los básicos, o mi padre, que apenas tiene… Sólo queda decir lo que dijo Unamuno: "Venceréis, pero no convenceréis".
Hacer sangre no es argumentar; hacer demagogia no es hacer filosofía; y gritar e insultar más que nadie no es de sabios… Por lo tanto:

Mala gente que camina


y va apestando la tierra…

Antonio Machado

2 responses to this post.

  1. Posted by nieveazulada on 7 marzo, 2007 at 22:41

    Enhorabuena por este escrito¡¡¡¡¡¡¡

  2. Posted by Manuel on 9 marzo, 2007 at 16:18

    me parece un artículo genial. dando un poco de kañita. a estas horas estarán arrojando odio por las calles de Madrid, pero no tenemos miedo a sus soflamas. siempre he pensado q su discurso va dirigido a los gente inculta políticamente y a listillos cuyo único fin en la vida es pudrirse de dinero. borregos todos ellos. enhorabuena, agrego a favoritos este space… merece la pena!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: