Día de las Baleares


El otro día fue el de las Islas Baleares, o Illes Balears… Sin embargo se me pasó totalmente. Así que, aunque no puedo preparar nada, os cuelgo un magnífica canción de mi admirada María del Mar Bonet. Aunque hable sólo de Mallorca, daos todos por aludidos; hubiera preparado también algo del grupo Uc, pero no tengo tiempo, ya que no encuentro sus canciones y tendré que ser yo de nuevo quien las cuelgue.
También os recomiendo un libro curioso, a pesar de que no lo he leído: Los grandes cementerios bajo la luna, de Georges Bernanos, un escritor católico francés pro-franquista que, después de haber visto los abusos y crímenes que el conde Rossi cometió contra la población civil de Mallorca, escribió este libro de protesta (fijaros sólo en el título para haceros una idea).

Cobles de la divisió del Regne de Mallorca

Espès e molt sovent
Per plorar los ulls se torca
– Qui sóts vós, dona plasent
a qui el cor se desconhorta? –
– Vei enveja qui aporta
mos fills, e perdició.
Si volets saber qui só
só la illa de Mallorca.

Mos fills desobedients
als estranys m’han subjugada.
per los llurs mal regiments
concòrdia han gitada.
No em sé per quina raó
los meus fills m’han avorrida,
ne per què divisió
entre ells és establida.
Si ma gent era unida
viurien segurament.

– Senyora, antigament,
ans que fóssets crestiana,
havia gran uniment
en la vostra gent pagana.
Mai no fou tal unió
de migjorn a tramuntana.

Coplas de la división del Reino de Mallorca

Espeso y muy a menudo/ por llorar los ojos se limpia/ -¿Quién sois vos, mujer agradable/ a quien el corazón se le desconsuela?/ -Vecino envidia quien aporta/ mis hijos, y perdición./ Si queréis saber quien soy,/ soy la isla de Mallorca.// Mis hijos desobedientes/ a los extraños me han subyugado./ Por sus malos regímenes/ concordia han vomitado./ No sé por qué razón/ mis hijos me han aborrecido,/ ni por qué división entre ellos/ entre ellos está establecida./ Si mi gente estaba unida,/ vivirían seguramente.//  -Señora, antiguamente,/ antes de que fueses cristiana,/ había gran unidad/ en vuestra gente pagana./ Nunca hubo tal unión desde mediodía a tramuntana.
Anselm Turmeda-Jacques Denjean

A %d blogueros les gusta esto: