Gualberto en el Canet Rok


 

One response to this post.

  1. Posted by Marta on 16 marzo, 2007 at 6:53

    Inconmensurables, los Gualberto. Desde la perspectiva de hoy, cuánto mérito tenía el Canet Rock y las predecesoras Sis Hores de Cançó a Canet: una tabla, un descampao, soporte técnico rudimentario… Hoy en día no concibes ni un FIB sin cuarto de baño (y es de lo más alternativo que se me ocurre, sin serlo realmente, claro). Los que vivieron aquello deben guardar recuerdos fantásticos: los primeros porros, dormir a la intemperie con un saco de dormir bajo las piedras, escuchando música toda la noche, intentar hacer el amor en la playa de Canet… enfin, un oasis de libertad bajo la atenta mirada de los grises, que, sin embargo, no pudieron impedir, por ejemplo, que Rafael Subirachs cantara el himno dels Segadors por primera vez, o que se desplegara desde una grúa la bandera catalana.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: