Las guerras


Sobre la guerra, dijo nuestro Miguel:

La vejez en los pueblos.

El corazón sin dueño.

El amor sin objeto.

La hierba, el polvo, el cuervo.

¿Y la juventud?

En el ataúd.

El árbol, solo y seco.

La  mujer, como un leño

de viudez sobre el lecho.

El odio, sin remedio.

¿Y la juventud?

En el ataúd.

Miguel Hernández

Palabra del eterno poeta
Anuncios

One response to this post.

  1. Posted by nieveazulada on 20 marzo, 2007 at 12:02

    Este poema de Miguel Hernández siempre me ha impactado, da igual las veces que lo lea. Es Miguel, ya está todo dicho

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: