Las murgas de Emilio el Moro


La segunda de las canciones es ésta que ya puse aquí en su día: "Las murgas de Emilio el Moro" del genial Carlos Cano; vaya dedicada a toda la clase obrera de la bahía de Cadiz:

Las murgas de Emilio el Moro

Se fueron los pieles rojas a Jolivú,
vinieron los federales ¡tatachán!
y en mitad aquel ziquitaque se lió: Toro Sentado
ojú -decía- ¡cuchi! la caballería! y de teniente Glen Ford.

Hay que ver Maribel la cosa cómo estaría

que Emilio el Moro salió cantando por alegrías.

Alegría la traigo a espuertas viene de Cai -¡qué calor!-.

Alegría tienen las jambres de Andalucía.

Frigoríficos volando, la reconversión naval:

¡Guardias no tiréis pelotas que pa pelotas Puerto Real!

Vecina asómate al patio ¡Maricruz!,

a ver quién me aclara a mí este rebujar:

que si dentro, que si fuera, tú dirás;

Que si bases, que si Otan, que si Morón,

que si Rota y el Peñón de Gibraltar.

Hay que ver, Maribel, esto sí que es Carnaval:

Arsa y olé ¡viva Cai! y to la tribu de Alí Babá.

Como quieras que yo te quiera

¡ay! yo te quiero -¡qué valor!-,

Como quieras de marinera o de marinero,

¿Salga el sol por Antequera?

Con tal de que salga ya

que salga por donde quiera

lo que hace falta es tirititrán.
¡Espárragos, caracoles, tagarninas de la sierra!

A manojitos los niños venden por las carreteras.

No sé por qué te lamentas en vez de enseñar los dientes
ni por qué llamas mi tierra a aquello que no defiendes.

Si en vez de ser pajaritos fuéramos tigre bengala,

a ver quién sería el guapito de meternos en una jaula.
Me han dicho que has puesto en Madrid

un despacho de mucho postín

¡Colócanos! ¡Colócanos! ¡Ay por tu madre, colócanos!

¡Ay! Felipe de la Otan cataflota verigües
… llegará a ser un gran torero como Velázquez y Gregory Peck.

Contraviento, contraviento yo me muevo a contraviento,

y es por mi mala cabeza que me muevo a contraviento

y me paso de la raya que a mí no me dobla el viento.

Cascarabitos me los comía y así las jambres se entretenían.

No se me vaya a subir la rama de¡ perejil: ¡Sí!…

(¿o tal vez dice: "Guardia, no tienes pelotas, que p’a pelotas Puerto Real"?)

Carlos Cano

One response to this post.

  1. […] por eso, al estilo chulesco del gran Carlos Cano, en sus “Murgas de Emilio el Moro”, debemos decirle aquello de “Guardia, no tienes pelotas, que p’a pelotas Puerto Real”; […]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: