Archive for 22/04/07

Chula da Póvoa


Tal y como relataba Benedicto en la entrada anterior, "Historia da Nosa Señora da Guía", aquí está la versión que José Afonso realizó de la canción.


Chula da Póvoa

Em
Janeiro bebo o vinho
Em Fevereiro como o pão
Nem que chovam picaretas
Hás-de cair, Rei-Milhão

Adeus, cidade do Porto
Adeus muros de Custóias
Cantando à chuva e ao vento
Andei a enganar as horas

Tenho mais de mil amigos
Aqui não me sinto só
Cantarei ao desafio
Ninguém tenha de mim dó


Ó
meu Portugal formoso
Berço de latifundiários
Onde um primeiro ministro
Já manda a merda os operários

Já hoje muito maroto
Se diz revolucionário
E faz da bolsa do povo
Cofre-forte do bancário

Camaradas lá do Norte
Venham ao Sul passear
Cá nas nossas cooperativas
Há sempre mais um lugar

José Afonso

Espera


Ésta es una canción que Adolfo Celdrán escribió y grabó en su LP 4.444 veces por ejemplo (Fonomusic, 1975) que también habla sobre la Revolución de los Claveles. Como él me explica, se trata de la esperanza que abrió aquel suceso en el corazón de muchos como él que esperaban aquel día para España. Dice: "(…) Espera (…) en la que hago mención a los
fusiles con las ánimas ocupadas por claveles que portaban los soldados que
hicieron posible la
Revolución democrática portuguesa contra el fascismo.".
Finalmente, antes de presentar la canción, expresarle a Adolfo mi agradecimiento por los textos e información que me envió, los cuales recibirán más adelante un tratamiento más amplio.


Espera

Cada vez que me miro
contemplo mi pregunta.

Esperando está el trigo
la mano que lo afirme.

El viento huele a espera
y, hasta a veces, responde.

Cuando siento tu mano
siento todas: me siento.

Y hasta el aire que muerdo
– el aire que mastico –
tiene sabor a fruta
y es amigo.

Apenas me contengo
de preguntar si es hora a los soldados

Y abono sus fusiles
con miradas

Para que broten flores
en sus ánimas.

Desde hace apenas días
mi impaciencia es alegre.


letra y música: Adolfo Celdrán

Historia da Nosa Señora da Guía


Como anuncié, os presento la historia del clásico de Benedicto "Nosa Señora da Guía", que ya puse aquí hará unos tres días o así con motivo del ciclo de homenajes a Zeca y a la Revolución de los Claveles que he organizado. Se trata de un texto que ya apareció en la web de la Associaçao José Afonso hace algún tiempo. En cualquier caso, al estar el texto en portugués, no haré un "corta y pega",sino un resumen de lo acontecido. El texto original se puede encontrar en Associaçao José Afonso:

En el verano de 1972, para estrenar unas tiendas de campaña que compraron durante un viaje por Francia y Bélgica, Benedicto y Maite, junto a Zeca y Zèlia y Pedro y Joana fueron a la Illa da Fuzeta, un lugar bastante despoblado. Al día siguiente a la "inauguración" del campamento, vino del norte el hijo mayor de Zeca, Zé Manuel, y venía, como los juglares galaico-portugueses de antaño, con un presente muy especial: tomando la viola atacó una melodía, que según él, se cantaba en las fiestas de ambas orillas del Miño: la portuguesa y la gallega. La canción tenía tres estrofas:

Nosa Senhora da Guía
Guía aos homens do mare
Venha ver a barca vela
Que se vai deitar no mare
Nosa Senhora vai dentro
Os anjinhos a remare

Desde entonces la canción se convirtió en inseparable de los espectáculos que Zeca, acompañado de Benedicto, dio a lo largo de todo el país: si se podía, acompañados de dos violas, y, las más de las veces, a dos voces, pues Zeca y Benedicto eran muy aficionados a hacer dúos. "Sempre era eu quem aprendía alguma nova forma de impostar, de flexionar a voz, de construir as segundas vozes á "alentejana" ou como fosse. É a vantagem de compartir com um génio: um sempre receve muito, muito, muito…", recuerda Benedicto.
A partir del 25 de Abril (el día de los Claveles), el dúo se disolvió, pero sólo artísticamente: mantendrían una relación de amistad y cordialidad envidiable hasta el fin; el lugar de Benedicto en los escenarios fue ocupado por su paisano, colega y, además, buen amigo Bibiano hasta el año 78. Mientras tanto, en Portugal comenzaba la ansiada libertada, que inundaba las calles, y Zeca, antítesis del ególatra -como dice Benedicto-, tuvo que hacer frente a toda aquella energía desbordante que le había puesto en la brecha intelectual, política y humana. Bajo mi punto de vista, Zeca pasó de ser un "forajido" a un héroe nacional… Pero esa envidiable situación tardaría en llegar a España: todavía en el año 77 (durante la sobre-estimada transición democrática) eran prohibidos muchos, si no la mayoría, de los espectáculos (cfr. "Memorias de la transición: el ejemplo de la música")
En Mayo de 1977, Benedicto grababa su primer LP, el nunca bien ponderado Pola unión; en él se incluía una canción que figuraba como "Popular/ adaptada por Benedicto", que llevaba por título "Nosa Señora da Guía":

Nosa Senhora da Guía
Guía ós homes do mare
Veña ver a barca vela
Que se vai deitar no mare
Nosa Señora vai dentro
E os anxiños a remare
En Ourense as gueivotas
Non saben o que é voare
Os mariñeiros traballan
No mare da liberdade
Outros pesqueiros reventan
Prós señores engordare
Hai un caravel vermello
No fusil do militare
Quen non viu cantar un vello
Non sabe o que é cantare

Con la emoción propia del neófito, le envió el disco a Zeca, y éste hizo una versión llamada "Chula da Póvoa", que era como la hermana portuguesa de "Nosa Señora da Guía".
Como colofón a esta historia, basta la propia conclusión de Benedicto, pues creo que no cabe otra conclusión más perfecta y exacta que ésta:

"Á "Nosa Señora da Guía" aconteceu-lhe o melhor que lhe pode acontecer a uma canção: sem saver a súa origem, sem saver sequera quem a gravou, algúms, moços e não tão moços cántana pelas rúas…"

El texto original se puede encontrar en http://vejambem.blogspot.com/2006/04/verses-lv-benedicto-garcia-villar.html

A %d blogueros les gusta esto: