Mi Extremadura


Ayer Rajoy se plantó en la tierra de mi madre, Extremadura. Le fueron a ver un montón de esos que antes se llamaban caciques y ahora se llaman demócratas. Rajoy, en su tono habitual, ha dicho no sé qué de la nación española… ¿Y Extremadura? Creo que de eso no ha hablado… Fue jaleado por los señoritos de mi tierra al grito de "¡España! ¡España!"… Pero, ¿no hablábamos de Extremadura?
Mariano: me parece muy bien que seas nacionalista español (o centralista, como os gusta llamaros), pero si vas a hablar a la tierra de mis abuelos, haz el favor: HABLA DEL PROYECTO QUE TIENES PARA EXTREMADURA, aunque luego no te hagan ni puto caso. Esos tíos que te fueron a ver siguen soñando con conquistadores que tomaron Latinoamérica y la evangelizaron y la españolizaron: ignoran que Extremadura no es tierra de conquistadores, es tierra de pastores.
Mariano, lo tienes crudo, porque sólo sabes hablar de una idea abstracta y no conoces la realidad de los pueblos del país. ¿Sabes que te digo?:
Me da igual si España se va a pique,
quiero Extremadura sin caciques.
La nación me importa un pito,
quiero mi tierra sin señoritos.
(Aunque no muy bueno, esto es mío) Por tanto, vete de allí, que no pintas nada. Pase lo que pase, estoy orgulloso de ser extremeño por parte materna. Pero no seré yo quién te explique lo que es Extremadura, sino Pablo Guerrero: esto es Extremadura:

Son hombres que se mueren sin haber visto la mar
Pablo Guerrero
Dos siglos de silencio, que tanto pesan,
te duelen más, amigo, que la tristeza,
que la tristeza, que la tristeza
de ver que es para el amo lo que tú siembras.

Por ahí van, por ahí van,
son hombres que se mueren sin haber visto la mar.

Trabajaron cien años, que consiguieron,
la sombra de una encina cuando murieron,
cuando murieron, cuando murieron
cubrió por fin la tierra todos sus sueños.

Por ahí van, por ahí van,
son hombres que se mueren sin haber visto la mar.

La voz del campesino, que fue escondida,
entre cerros y valles, campo y fatiga,
campo y fatiga, campo y fatiga
fueron voces sin eco, toda su vida.

Por ahí van, por ahí van,
son hombres que se mueren sin haber visto la mar.

Pero tu voz dormida, no es para siempre,
puedes cantar ahora, grita más fuerte,
grita más fuerte, grita más fuerte
no pidas por favor lo que te deben.

Por ahí van, por ahí van,
son hombres que se mueren sin haber visto la mar.

Pues, si no te ha quedado claro, Pablo te lo explica de nuevo:

Extremadura

Pablo Guerrero

Extremadura,
campo de toros heridos
que no braman.
¿ Ocultarán el gemido
de su garganta?
Extremadura,
hombres que rezan a Dios
para que llueva.
pero ¿quién les asegura
la cosecha?
Extremadura,
soledad llena de encinas
sobre campos con veredas,
¿por qué se fueron los hombres
de sus tierras?
Extremadura,
tierra de conquistadores
que apenas te dieron nada.
Ay, mi Extremadura
amarga
Ay, mi Extremadura
levántate y anda.

¡VIVA EXTREMADURA SIN CACIQUES!

A %d blogueros les gusta esto: