Goethe


Aquil señor burgués condecorado,
usía ou excelencia ben cebado,
que ronca con pracer na noite longa
e ten muller feliz, de teta oblonga,
con dous fillos petisos, deportistas,
un poco libertinos e "juerguistas",
idiotas pola nai, polo pai, grosos;
pondo dentes de can que venta os osos,
ponse a rosmar e morde:
"Eu prefiro a inxusticia ao desorde."

Celso Emilio Ferreiro

Aquel señor burgués condecorado,/ usía o excelencia bien cebado,/ que ronca con placer en la noche larga,/ y tieme mujer feliz, de teta oblonga,/ con dos hijos menguados, deportistas,/ un poco libertinos y juerguistas,/ idiotas por la madre, por el padre, gordos;/ poniendo dientes de perro que husmea los huesos,/ se pone a gruñir y muerde:/ "Yo prefiero la injusticia al desorden".
Anuncios

2 responses to this post.

  1. […] razones que no alcanzo a entender, en la antigua edición de este poema en este blog, a alguien que no le gustó la puntuó con un malo (una estrellica). Yo supongo  que […]

  2. Posted by Javier Sánchez on 27 noviembre, 2010 at 12:17

    La especie inspiradora de este poema- que ha proliferado secularmente en nuestro ibérico ecosistema ( y en otros muchos)-, ha encontrado, en los últimos treinta años, nuevos brotes de reproducción y mejora de la especie, en los nietos de aquél protagonista de la hermosa canción de Víctor Jara: Mi padre fue peón de hacienda, y yo un revolucionario, mis hijos pusieron tiendas, y mi nieto es “super”funcionario.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: