Los chicos de ETA plagian a Bin Laden


He visto que ETA ha realizado y distribuido un vídeo en donde demuestran sus capacidades guerrilleras y terroristas. Aunque me ha parecido de mucho ruido y pocas nueces (esperemos, al menos), también me ha parecido un plagio del típico vídeo propagandístico de Al-Qaeda y voy a explicar por qué:
No es sólo porque se vea a miembros de la banda armada haciendo distintos tipos de ejercicio de entrenamiento militar, táctica propagandística cuya finalidad es hacer una demostración de fuerza para amedrentar al personal: hay algo más. Si bien en los Al-Qaeda, Hamas y bandas similares podemos ver estas prácticas al son de unos cánticos árabes, seguramente versos coránicos (no estoy muy puesto en árabe), en éste de ETA nos encontramos a los terroristas haciendo su práctica al son de una triki-xixa (una especie de acordeón), una txalaparta (instrumento de percusión consistente en una serie de tablas, dos por lo menos, que son golpeadas por mazas) y, finalemente, un irrintzi (literalmente "relincho": un grito similar al que producen las mujeres bereberes que se lanza al inicio y/ o al final del canto; se da en otras regiones de España como León, Castilla, Galicia, Extremadura, y otros, bajo el nombre de "rejincho", "relincho", etc.); pues esto a mí me indigna… No, no el hecho de que plagien a Bin Laden (o Ibn Ladin).
Lo que me indigna es la utilización por parte de la extrema-izquierda abertzale (que es su término más completo) de los símbolos folklóricos vascos como las danzas ceremoniales tales como el aurresku, los instrumentos tradicionales como el txistu, la txalaparta o la alboka (el sonido más maravilloso de la tierra -de ahí mi nick en la dirección: albokari, el que toca la alboka-) llevándolos casi a la criminalización. Sí, son vascos, son sus cosas, tienen derecho a usarlas, pero veo mal e indignante que lo usen para este tipo de propaganda: las tradiciónes culturales de los pueblos, si son hermosas, deben hermanar a los pueblos, por lo que no deben encerrarse herméticamente, y menos en recipientes ideológicos, para sí: sino compartirlos. Lo que consiguen con esto no es más ni menos que lo que ha venido pasando siempre -ahora cada vez menos-, más o menos desde el franquismo: la criminalización de la cultura vasca integralmente. A modo de anécdota, Karlos, mi profe de euskera, nos contó de cuando la Real Academia de la Lengua Vasca (Euskaltzaindia) tuvo, a la hora de instituir el euskara batua, el dilema de si introducir en el vocabulario la "h" o no; finalemente se incluyó, pero no faltó quien viera en esto significación política porque "en griego "h" se llama "eta" (aclaremos: la H -eta- griega representa a una "e" larga que suele transcribirse al latino como "he")"… Sobra cualquier tipo de comentario. Por eso, todavía hay quien al oír el kontrapas o el zortziko del aurresku, debido a una ignorancia a veces inocente, inducida, pero otras maliciosa, se representa en sus esquemas mentales símbolos que poco tienen que ver con la música tradicional vasca, tan bella como estigmatizada por estas prácticas.
Si crees que exagero, pásate por algún sitio dedicado a la música, y sólo a la música, euskalduna: verás que debajo de canciones de gente tan maravillosa como Laboa, Lertxundi, Itoiz (un grupo pop del que poco sé) e incluso en foros de música tradicional aparecen dos tipos de comentario: la de los unidimensionales mentales de HB y esas cosas, con comentarios que se resumen en "Gora ETA", y la de los subnormales (con perdón) de "Vascos cabrones ¡Arriba España!", firmando con el significativo, pero poco imaginativo nick de "Español".
Por lo tanto, dejad de criminalizar la cultura: pertenece a todo y debe ser distribuida, no encerrada. Y si cree alguno por ahí que yo no tengo derecho a opinar, porque no vivo en Euskal-Herria, le digo que a lo mejor él es menos vasco que yo: mi bisabuelo vino de Bilbao… Aunque, si hubiera venido de La Coruña o del Pozo del Tío Raimundo, pensaría igual: no por mis antecedentes me gusta la música y la cultura vasca: me gusta, sin más, ¿y a ti qué?

Fotos: Juan Mari Beltrán, txalapartari; txistularis; dantzari bailando el aurresku
Anuncios

One response to this post.

  1. Posted by nieveazulada on 29 mayo, 2007 at 18:50

    Cuánta razón llevas Gus en lo que aquí estás exponiendo. Lástima que por culpa de cuatro haya muchos que piensen que el folklore tradicional vasco es "criminal". Afortunadamente personas como tú, en sus espacios, están haciendo una labor formidable dando a conocer esa cultura y separarla de todo tipo de connotación política o "criminal".

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: