Libertad sin ira


Aunque siempre he mostrado mi reticencia a poner esta canción aquí, me parece la perfecta para empezar un ciclo de canciones sobre la transición democrática.
Con esta canción siempre me ha pasado lo mismo que con el cristianismo o con Nietzsche: cuando la defienden la ataco y cuando la atacan la defiendo.
La ataco porque, a pesar de ser la canción más conocida de Jarcha, que ponen en todos los recopilatorios propios o colectivos, no me parece ni de lejos la más representativa del grupo andaluz: no tiene la fuerza reivinidicativa de "Nuestra Andalucía" o "Andaluces de Jaén" y "Elegía a Ramón Sijé" de Miguel Hernández, o "Segaores", sobre un texto de Salvador Tavora; pudiera ser por la música, más pop que estas otras basadas en la tradición musical andaluza, pero también la letra, que, a primera vista parece bastante tibia y moderada, alejada de composiciones coetáneas como "El paisano" de Víctor Manuel o "Canto a la unidad de verdad" de Manuel Gerena.
Y la defiendo, porque esa tibieza es aparente y provocada: si bien el texto no dice lo que debiera decir -a mi parecer, y lejos de mí pretender saber más que los miembros del genial grupo onuvense-, hay guiños clarísimos: los viejos de los que habla no son los viejos en general, sino los viejos respecto, no sólo a la edad, sino a la moral y a la ideología. La idea de "libertad sin ira y sin miedo" no responde a otra cosa más que a los escalofriantes sucesos acaecidos durante aquellos días: los muertos por la policía filo-franquista y por los escuadrones de la muerte de ultra-derecha es lo que nos explica la canción. Por otra parte, y esto lo sabe poca gente, la tibieza aparente, la sencillez de la música y de la letra responde al hecho de que la canción no se hizo para el disco en sí, sino como música de publicidad para el lanzamiento del periódico Diario 16.
Por lo tanto, para mí "Libertad sin ira" es una buena canción, de su tiempo a pesar de todo, que podría haber estado mejor… Pero tal vez sea el hecho de que los caciques contra los que Jarcha lucharon con sus canciones se la hayan robado impunemente lo que a mí y a otros como yo nos provoca un cierto rechazo y cierto rubor por si no las oyen escuchar. A pesar de todo, hela aquí:

LIBERTAD SIN IRA


Dicen los viejos que en este país

hubo una guerra,

que hay dos Españas que guardan aún

el rencor de viejas deudas;

dicen los viejos que no se nos dé rienda suelta,

que todos aquí llevamos

la violencia a flor de piel.

Pero yo sólo he visto gente

que sufre y calla, dolor y miedo,

gente que sólo desea

su pan, su hembra y la fiesta en paz.

Libertad, libertad

sin ira hay libertad,

guárdate tu miedo y tu ira

porque hay libertad,

sin ira libertad,

y si no la hay sin duda la habrá.

Dicen los viejos que hacemos

lo que nos da la gana;

y no es posible que así se pueda haber

gobierno que gobierne nada;

dicen los viejos que este país necesita

palo largo y mano dura

para evitar lo peor.

Pero yo sólo he visto gente

muy obediente, hasta en la cama

gente que tan sólo pide

vivir su vida, sin más mentiras y en paz…

Rafael Baladés, Pablo Herrero y Armenteros

3 responses to this post.

  1. Posted by nieveazulada on 9 junio, 2007 at 21:54

    Por el pajaro enjauladopor el pez en la pecerapor mi amigo que esta presoporque ha dicho lo que piensaPor la flores arrancadaspor la hierba pisoteadapor los arboles podadospor los cuerpos torturadosyo te nombro… LIBERTADPor los dientes apretadospor la rabia contenidapor el nudo en la gargantapor las bocas que no cantanPor el beso clandestinopor el verso censuradopor el joven exiladopor los nombres prohibidosyo te nombro… LIBERTADTe nombro en nombre de todospor tu nombre verdaderote nombro cuando oscurececuando nadie me veescribo tu nombreen las paredes de mi ciudadescribo tu nombreen las paredes de mi ciudadtu nombre verdaderotu nombre y otros nombresque no nombro por "temor"Por la idea perseguidapor los golpes recibidospor aquel que no resistepor aquellos que se escondenPor el miedo que te tienenpor tus pasos que vigilanpor la forma en que te atacanpor los hijos que te matanyo te nombro… LIBERTADPor las tierras invadidaspor los pueblos conquistadospor la gente sometidapor los hombres explotadosPor los muertos en la hoguerapor el justo ajusticiadopor el heroe asesinadopor los fuegos apagadosyo te nombro… LIBERTADTe nombro en nombre de todospor tu nombre verdaderote nombro cuando oscurececuando nadie me veescribo tu nombreen las paredes de mi ciudadescribo tu nombreen las paredes de mi ciudadTu nombre verdaderotu nombre y otros nombresque no nombro por "temor"yo te nombro… LIBERTAD. Gian Franco Pagliarohttp://www.youtube.com/watch?v=RSLow2Q9B9Y
     
    Casualidades, yo la he puesto ayer. Un beso Gus, genial, como siempre

  2. Posted by Juan Carlos on 17 junio, 2007 at 8:21

    El periódico al que te refieres era Diario 16.

  3. Posted by Juan Carlos on 17 junio, 2007 at 8:27

    Con tu permiso, reproduzco este poema, traducido del francés original, mi preferido sobre el tema.

    Libertad (1942)
    Paul Éluard (1895-1952)

    En mis cuadernos de escolar,
    en mi pupitre, en los árboles
    en la arena y en la nieve
    escribo tu nombre.

    En las páginas leídas,
    en las páginas vírgenes,
    en la piedra la sangre y las cenizas
    escribo tu nombre.

    En las imágenes doradas,
    en las armas del soldado,
    en la corona de los reyes
    escribo tu nombre.

    En la selva y el desierto,
    en los nidos, en las emboscadas,
    en el eco de mi infancia
    escribo tu nombre.

    En las maravillas nocturnas,
    en el pan blanco cotidiano,
    en las estaciones enamoradas
    escribo tu nombre.

    En mis trapos azules,
    en el estanque de sol enmohecido
    en el lago de viviente lunas
    escribo tu nombre.

    En los campos en el horizonte,
    en las alas de los pájaros,
    en el molino de las sombras
    escribo tu nombre.

    En cada suspiro de la aurora,
    en el mar en los barcos
    en la montaña desafiante
    escribo tu nombre.

    En la espuma de las nubes
    en el sudor de las tempestades
    en la lluvia menuda y fatigante
    escribo tu nombre.

    En las formas resplandecientes
    en las campanas de colores
    en la verdad física.
    escribo tu nombre.

    En los senderos despiertos
    en los caminos desplegados
    en las plazas desbordantes
    escribo tu nombre.

    En la lámpara que se enciende
    en la lámpara que se extingue
    en la casa de mis hermanos
    escribo tu nombre.

    En el fruto en dos cortado
    en el espejo de mi cuarto
    en la concha vacía de mi lecho
    escribo tu nombre.

    En mi perro glotón y tierno
    en sus orejas levantadas
    en su patita coja
    escribo tu nombre.

    En el quicio de mi puerta
    en los objetos familiares
    en la llama de fuego bendecida
    escribo tu nombre.

    En la carne que me es dada
    en la frente de mis amigos
    en cada mano que se tiende
    escribo tu nombre.

    En la vitrina de las sorpresas
    en los labios displicentes
    más allá del silencio
    escribo tu nombre.

    En mis refugios destruidos
    en mis faros sin luz
    en el muro de mi tedio
    escribo tu nombre.

    En la ausencia sin deseo
    en la soledad desnuda
    en las escalinatas de la muerte
    escribo tu nombre.

    En la salud reencontrada
    en el riesgo desaparecido
    en la esperanza sin recuerdo
    escribo tu nombre.

    Y por el poder de una palabra
    vuelvo a vivir
    nací para conocerte
    para cantarte
    Libertad

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: