Vengan a mi casamiento


Voy a dedicarle a Fran y a Paula, dos amigos míos que se me casan mañana, esta bella canción chilena que cantó Víctor Jara en sus días. Por supuesto, no les deseo el mal desenlace de esta canción, sino toda la felicidad del mundo y del universo entero:

Vengan a mi casamiento

Señores les contaré
que yo el domingo me caso
tráiganme cien esquinazos
y madamas como flores
yo tengo muchos licores
para la mesa de adentro,
la de afuera al mismo tiempo
y sacaré por tinajas
y les digo con confianza
vengan a mi casamiento.

Tengo cincuenta carneros
también doscientos capones
serviciales son mis peones
y otros tantos de leñeros
de papas son dos graneros
y eso dirán que no es cierto,
doscientos pavos hay muertos
para hacer un estofado,
amigos hay invitados,
vengan a mi casamiento.

Yo tengo que festejar
primero por mis parientes
porque tengo que servirles
diez barriles de aguardiente
de mistela tengo veinte
las cocineras no cuento
servicio tengo por ciento
para poner en la mesa
y les digo con franqueza,
vengan a mi casamiento.

Yo con tiempo me prevengo
pa’ atender a mis amigos
porque tengo que servirles
cuarenta pipas de vino,
hay tabacos de los finos
del bueno, pa’ que les cuento,
también hay alojamiento
para el que quiera alojar,
de comer no ha de faltar,
vengan a mi casamiento.

Para toda la compaña
varillitas de sarmiento,
si no quieren pasar hambre
vengan a mi casamiento.
Yo no he invitado a naiden
porque no hay nada que darles,
asiento donde sentarse
no ha querido prestar naiden,
y todo en el casamiento
se ha vuelto puro pelambre.

Popular chilena
A %d blogueros les gusta esto: