De Adolfo Celdrán, una canción incluida en su disco-homenaje a Miguel Hernández, Al borde del principio, una hermosa canción de amor: ¿sabéis ahora por qué me siento incapaz de escribir nada? Para escucharla, haced click sobre el título:



Sé que un momento
los túneles azules
de tu cuerpo
saludarán de nuevo
el rojo tren de la esperanza,
que una embriaguez de vida,
de férulas y ritmos
disolverá la cera
de tu piel de paloma.
Poco a poco,
mis dedos sentirán
que tu piel es parte de tu cuerpo,
que tu piel es tuya,
que es tuya
como tus manos
y tu sangre,
tu boca,
tus pechos,
tus ojos,
tus piernas y
tu corazón
y tu presencia,
toda al fin,
tú toda.
No tu espera,
tu imagen,
tu soltura,
sino tú, por fin.

Adolfo Celdrán
A %d blogueros les gusta esto: