Respon-me


Siguiendo con canciones de autor cuyo marco es la guerra civil o constituyen una reflexión acerca del hecho, no puedo dejar de poner una de Lluís Llach, que si bien no es de las más famosas, sí es de las más emblemáticas: es una especie de reflexión surgida a la luz de una conversación. El mensaje de esta canción, al igual que en la de Raimon, "Quan jo vaig nàixer", es que en la guerra civil nadie ganó, todos perdieron; y esto no es una afirmación tibia realmente: es la total oposición a la doctrina del régimen, al que los más ultras llamaban "el espíritu del 18 de julio".

Respon-me

Amic que tants de cops em parles,
aquí assegut,
ulls abatuts,
mai no has sabut
dir-ne allò just
del nostre absurd.

I avui que tinc el cos ple d’ànsia,
la meva sang,
les meves mans,
els meus afanys,
aquest pocs anys
m’estan cridant.

Qui va vèncer?

Qui dels ferros forjats per les bombes

va fer un poble nou?

Qui va vèncer?

Qui damunt de tants cossos aixafats

va aixecar aquella casa per a tothom?

Qui va vèncer?

Qui del llit s’aixeca amb el dret d’anar

pel carrer sense sentir por?

Pots dir-m’ho tu?

Pots dir-m’ho tu?

Saps que ningú.

Tots hem perdut,

tots som vençuts.

I amic, renegaràs amb força
d’aquesta nit,
de qui som fills,
d’aquest destí,
del nostre ahir
que ens ha traït.

Però, amic, més que buscar respostes,
cal adreçar
el foc, la llar,
hem de guanyar
tots aquests anys
que estan cridant:


Qui va vèncer?…


Respóndeme

Amigo, que tantas veces me hablas/ aquí sentado,/ cabizbajo,/ nunca has sabido/ decir lo justo/ de nuestro absurdo.// Y hoy que tengo el cuerpo lleno de ansia,/ mi sangre,/ mis manos,/ mis anhelos,/ estos pocos años/ me están gritando.// ¿Quién venció?/ ¿Quién de los hierros forjados por las bombas/ hizo un pueblo nuevo?/ ¿Quién venció?/ ¿Quién encima de tantos cuerpos chafados/ levantó aquella casa para todos?/ ¿Quién venció?/ ¿Quién de la cama se levanta con el derecho/ de ir por la calle sin tener miedo?/ ¿Puedes decírmelo tú?/ ¿Puedes decírmelo tú?/ Sabes que nadie./ Todos somos vencidos;/ todos hemos perdido.// Y, amigo, maldecirás con fuerza/ esta noche/ de la que somos hijos,/ de este destino,/ nuestro ayer;/ que nos ha traicionado.// Pero, amigo, más que buscar respuestas,/ es necesario preparar/ el fuego, el hogar,/ tenemos que ganar/ todos estos años/ que están gritando:// ¿Quién venció?…

Lluís Llach
A %d blogueros les gusta esto: