Oskorria-Burgos 1970/ Oskorri


Otro poema de Gabriel Aresti, que demuestra las preocupaciones sociales del genio euskaldun. Éste fue musicado e interpretado por Imanol, primero, con el título "Oskorria Burgos-1970", en su LP Herriak ez du barkatuko, y en 1979 por Oskorri, con el título "Oskorri" y en el LP Oskorri (fíjate). Aunque son prácticamente idénticos, poseen pequeñas diferencias que os resaltaré:

   http://www.goear.com/files/localplayer.swf

Oskorria-Burgos 1970/ Oskorri

Irrintzi bat entzun dugu / ezpataren aurrean
Oskorria zabaltzen da / euskaldunen lurrean.
Zeru horren pean jaso / behar dugu herria
begien aurrean baitu / etorkizun berria.
Hara bihoan fedean / eta borondatean
bertan iraun dezan beti egiazko pakean.
Bake hortan euskal haurrak / jaio behar dirade
etorkizunaren beldur / izan ditezen gabe.
Berdin izango dituzte / eskubide osoak
kontutan eduki gabe / zein diren gurasoak.


Andre-gizonek elkarri / loturik dirauteke
haien artean bat ere / katerik egoteke
Lokarriak iraungo du / maitasunak bezainbat,
eskontza ez da izango / ikusgarri ezain bat.
Ondasunak gertatzeko / tresnak ez dira jaunen
eskuetan gozatzeko / goxokiak izanen
ondasunaren jabetza / izango da publiko
Gizona ez da lan bila / eskean ibiliko.
Fabrikak izango dira / euskal langileenak
eta solo-pinudiak / nekazariarenak.
Itsas-ontziak izango / dira marinelenak.
Euskararen harmoniak / sozial
poetenak.
(Imanol: herriko poetenak)

Eta orduan, orain hasi den burruka luze honetan,
nork bere lekua konkontzienteki eta responsableki hartu ondoren, oferta eta
demandaren erreinua abolituko dugunean, gizonak ez dira langosta-plato
bategatik salduko, andreak ez dira ez gau baterako eta ez gau guztirako
erosiko, Euskal-Herrian ez da klase sozialik izango, eta euskaldunak
zoriontsuak izango gara.

Hemos oído un grito / delante de la espada/ Se abre el atardecer / en la tierra de los vascos./ Bajo ese cielo tenemos / que levantar el pueblo/ porque tiene ante los ojos / el nuevo porvenir./ Allá va en la fe /  y en la voluntad/ para perdurar siempre / en la paz verdadera./ En esa paz / tienen que nacer los niños vascos/ para que no tengan miedo / al porvenir./ Tendrán / los mismos derechos/ sin que se tenga / en cuenta quiénes son sus padres./ Mujeres y hombres / seguirán unidos unos a otros./ sin que haya / ninguna cadena entre ellos./ La atadura permanecerá tanto como el amor/ el matrimonio no será un feo espectáculo./ Los instrumentos de enriquecimiento / no serán caramelos en manos de los señores./ La propiedad de los bienes / será pública./ El hombre / no mendigará trabajo./ Las fábricas serán / de los obreros vascos/ y los campos y los pinares /  de los agricultores./ Los barcos serán / de los marineros./ Las armonías del euskera / de los poetas sociales-del pueblo.
Y entonces, en esta larga lucha que ha empezado ahora, después de que cada cual haya ocupado su lugar consciente y responsablemente, cuando abolamos el reino de la oferta y la demanda, los hombres no se venderán por un plato de langosta, las mujeres no se comprarán ni para una noche
ni para toda la noche, en Euskal Herria no habrá clases sociales, y los vascos seremos felices.


Gabriel Aresti

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: