Archive for 16 16+00:00 diciembre 16+00:00 2007

Palabras


Labordeta reflexiona sobre las palabras en lo que tal vez es su más brasseniana canción en lo que se refierre al ritmo y a la música:

Palabras

Palabras para cantar.
Palabras para reír.
Palabras para llorar.
Palabras para vivir.
Palabras para gritar.
Palabras para morir.

     Nos enredan en sílabas y en voces
     desde el instante mismo en que nacemos
     y, a través de los días y los días,
     los oídos se llenan de palabras, y palabras.

Palabras para cantar.
Palabras para reír.
Palabras para llorar.
Palabras para vivir.
Palabras para gritar.
Palabras para morir.

     Yo te bautizo,
     justicia e injusticia.
     Comunismo en la China,
     oposiciones.
     Mi buena tía Fina
     me quería ingeniero de Estado.

Palabras para cantar.
Palabras para reír.
Palabras para llorar.
Palabras para vivir.
Palabras para gritar.
Palabras para morir.

     Hijo mío, hijo mío:
     ¿por qué has pecado?
     Alianzas para matar.
     Cañones para el progreso.
     Amén, amén, amén.
     Descanse en paz.

Palabras para cantar.
Palabras para reír.
Palabras para llorar.
Palabras para vivir.
Palabras para gritar.
Palabras para morir.

José Antonio Labordeta

Esku ezkerra (haur bati)


En otros tiempos, dicen que debido a una lectura sesgada de la Biblia, del Nuevo Testamento, concretamente aquel que dice que Dios, en los días del Juicio Final, separará a los justos poniéndolos a su diestra y a los pecadores a su siniestra -izquierda-, era costumbre en este país corregir a los niños zurdos, generalmente a golpes en la mano. Sobre los zurdos (entre los que no me puedo incluir) han dicho sinfín de trolas, aunque ha habido zurdos tan geniales como Jimi Hendrix o, más cercanamente, mi profesor de historia favorito (no podría citar muchos más porque no soy de los que se dedican a separar a la gente y menos por la mano con la que escriba). De esto trata esta canción de Lertxundi, haciendo un doble juego entre mano izquierda y pensamiento de izquierdas, tan criminalizado entonces como ahora pretenden alguno (¿sabéis que las palabras "izquierda" en castellano, "esquerda" en gallego, y "esquerra" en catalán vienen de la palabra euskera "ezker, -(r)a", siendo en realidad la palabra latina "siniestra"?… Zer gauzak!)

Esku ezkerra
(haur bati)

Haurra jipoitu haute
behin eta berriz
esku ezkerrez
gurutze santua
egin dukelako.

Hirea balitz bezala errua
ezkerrez trebeagoa izatea,
bainan denak bezala
eskubiz egiten
ikasi behar duk,
bestela ezberdina izango haiz
eta hori gaizki ikusia zegok,
denak berdinak
berdinak denak
behar omen ditek izan.

Hi ere hala izatea
nahi dik gizarteak
ohitura onak gordetzeagatik
aurreegi joan ez hadin,
patxaran bizi direnei
kezkarik ez sortzearren,
nahiz eta hiri
esku zuzena (ezkerra) okertu.
Dilin dalan, dilin dalan,
zibilizazioaren kanpaia.

La mano izquierda (a un niño)

Niño, te han golpeado/ una y otra vez/ por santiguarte con la mano/ izquierda.// Como si fuese tuya la culpa/ de ser más hábil con la izquierda;/ pero debes aprender como todos/ a hacerlo con la derecha./ Pues, si no, serías distinto/ y eso está muy mal visto;/ todos iguales,/ parece ser que todos/ debemos ser iguales.// La sociedad quiere que tú/ también seas igual:/ para guardar las buenas costumbres,/ para que no avances demasiado,/ para no perturbarles su calma/ a los que viven contentos/ y satisfechos./ Aunque a ti te estropeen/ tu mano buena (la izquierda)./ Dilín dalán, dilín dalán,/ la campana de la civilización.

letra y música:
Benito Lertxundi

A %d blogueros les gusta esto: