CANON… QUE NON!


A pesar de los esfuerzos y las protestas de usuarios y (¡sí!) algunos artistas, se ha aprobado la ley que permitirá imponer sobre CDs, DVDs, MP3 y cualquier dispositivo de almacenamiento electrónico un impuesto extra. El canon se basa en que cualquier persona es susceptible de bajarse y grabar copias ilegales de canciones y películas (registradas en la SGAE): es decir, es un delincuente en potencia; por lo tanto, se aplica la venda antes que la herida. Esto es como si mañana aprobaran una ley según la cual, como todo hombre es capaz de cometer un delito cualquiera de gravedad, todo hombre deberá nacer, crecer, educarse y vivir en la cárcel (con exclusión de los miembros de la familia real). Esto no es demagogia, es lógica pura y dura.
Pero la realidad acerca del canon es muy distinta de la que quieren hacernos bien; mejor dicho, dicen una verdad a medias, ni siquiera a medias. Yo conozco mucha gente que utiliza dispositivos de almacenamiento digital para muchas cosas: para escuchar música (¿sabéis el goce que es llevar toda tu música en un mepetrés y que suene lo que sea aleatoriamente?), ver películas…, pero también para grabar su tesis doctoral, su trabajo de investigación, las fotos de sus vacaciones, sus poemas, sus fotos familiares viejas para que no se pierdan (porque el papel es biodegradable): ellos pagarán un impuesto por algo de lo que NO han hecho uso ni abuso. Y aún más grave: también conozco a artistas profesionales (como es el caso de Toi, que es fotógrafo), que viven de eso que el canon quiere proteger, es decir, la autoría y la propiedad intelectual, pero resulta que en realidad nadie les dará ese dinero: ese dinero va a parar a… ¡qué sé yo quién! Es como un viejo poema escrito durante la guerra civil: "-Madre, ¿quién ara los campos?/ -El campesino./ -¿Quién hace el pan?/ -El panadero./ Y, ¿quién se lo come?/ -¡Calla hijo! ¡Qué sé yo…!".
También conozco músico que por no estar incluidos dentro de esa lista de amigos (algunos de esas listas son artistas pésimos encumbrados por apadrinamientos, amiguismos y camaleonismos) no recibirán ni un puñetero céntimo por ello. Y no son malos, al contrario: son de lo mejor, pero no muy conocidos. Mientras, infames como L. C. o Rcín. (comprendéis que no ponga nombres, que si no me cierran el chiringuito) se llevarán buena parte de eso que les corresponde a Benedicto, a Antonio Gómez por sus letras, a Antonio Piera por su música, a Elisa Serna, al fallecido Chicho Sánchez Ferlosio (cuyas letras se pudrían en los rincones de sus archivos hasta que algún "cantautor" las reclamaba para ganar dinero con ellas) o al malogrado y nunca bien ponderado Hilario Camacho (víctima de estas tramas de rasca-espaldas). Y podría citar más, muchos más.
Pero en fin: consuela saber que en realidad, aunque mi dinero vaya para la noséqué de Andy y Lucas, yo estaré disfrutando de la música de Raimon. P’a ti la pela, p’a mí el pescao.

3 responses to this post.

  1. Posted by FEDE on 23 diciembre, 2007 at 18:28

    Hola Gus, aqui me tienes de nuevo para ver cosas interesantes de lo mucho que tienes, lo del "canon" no nos viene de sorpresa ya hace que se iba vociferando, pienso que lo que deberia hacerse es poner tanto música como lectura a un precio razonable puesto que ambas son cultura imprescindible para que los adultos de mañana a ser posible sean menos "ceporros" que somos los de ahora. Ayer quise comprar un disco para regalar (los mios con emule) y tuve que ir al otro extremo de Valencia, las casas especializadas en discos escasean y estan todas en la misma zona por lo que debes desplazarte o ir a "grandes almacenes" que solo tienen lo comercial y carisimo, bueno y no hablemos de los que somos coleccionistas devinilo. En una palabra que hay que descargarse todo lo que se pueda. Voy a ver si leo con atención tu opinión (espero que coincidamos) y….. Felices Fiestas.

  2. Posted by Marta on 29 diciembre, 2007 at 4:02

    Pues precisamente quería yo desplazarme a Valencia para ver a Maria Dolores Pradera, pero a 72 euros han puesto el precio de las entradas en el Palau de la Música. Ésa es la manera que tienen de acercar la cultura a los jóvenes…

  3. Posted by Ignacio on 19 enero, 2008 at 0:32

    ¿Ramoncín basura o infame? ¿El Rey del Pollo Frito? ¿El que se meaba en su público y cuyo público, ¡cómo no!, estaba encantado de ser meado por él? ¿Es el mismo Ramoncín o es otro?

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: