Emigrante


Muy pocas tierras españolas fueron ajenas al efecto de la emigración; ésta podía ser de la aldea (casi siempre) a la capital de la provincia, a otra ciudad más industrializada (Bilabo, Madrid o Barcelona principalmente) o al extranjero: Francia, Suiza, Alemania occidental, Argentina y otros fueron los lugares favoritos. Este fenómeno venía produciéndose en España desde el siglo XIX hasta los años 80 del siglo XX más o menos. Los emigrantes venían generalmente de tierras bastante pobres, que generalmente eran Galicia, Andalucía y Extremadura entre otros. Precisamente sobre la emigración extremeña trata este poema/ canción de Pablo Guerrero. Hay muy pocas cosas sobre esta época que yo sepa de primera mano: ésta es una de ellas (aunque, en realidad, sólo mi tía la mayor llegó a salir al extranjero):

Emigrante


Un día cambió todo:

nuevos "paisajes" y los mismos dolores.

Las manos tienen callos, pero no de espigas

y el corazón sin vino que sólo está ¡ay! ¡qué sólo!

Si el Rhin fuera el Guadiana, no estaríamos aquí

borrachos de nostalgias y cerveza,

borrachos "de vino no bebido",

de ese "vino" caliente que hiere la cabeza.

Al vernos nos dijimos: "Chacho", ¿qué haces tú aquí?

Como si fuera una casualidad habernos encontrado.

Tú nos contaste cosas, mientras, con avaricia,

un cigarro negro entre todos fumábamos.

Nos contaste tu vida de piedra despedida,

de piedra golpeada, de piedra sola y dura…

y entre la niebla, tan sólo fue un momento,

apareció de golpe el sol de Extremadura.

Allá estará el camino, allá estará el cortijo

del tío Pacorro, el alcalde del pueblo,

y un poco a la derecha seguirá la era de padre,

y el río y el castillo que se verá a lo lejos.

Me hubiera gustado decirte que quizás todo cambie,

que algo pasa en el campo, en el aula y la mina,

pero no sé si mi voz fue muy convincente

y tu expresión siguió lo mismo de dormida.

Pero bueno, dejémonos de melancolías,

y si no hay vino, con cervezas brindamos.
 
Yporque lo pediste, sólo por eso,

una canción de Manolo Escobar tarareamos.


Pablo Guerrero

Dos notas acerca del texto: "chacho/ a", como muchos sabréis, es un apelativo cariñoso que en los dialectos extremeño no es otra cosa que una alteración de "muchacho/a"; sobre lo de "Pacorro", por lo menos en Cáceres -más concretamente en Trujillo-, la terminación en "-orro/ a" suele ser despectiva.
A %d blogueros les gusta esto: