Archive for abril 2008

A maleta


En la canción de autor de los años 70, especialmente gallega, hay muchas canciones y poemas que hablan del drama de la emigración. En su álbum de 1977, Ti galiza, Miro Casabella cantaba esta canción escrita y compuesta por Xosé Veloso, que es una soberbia demostración de la famosa ironía galaica y una demoledora crítica contra los caciques gallegos que hacían a los labriegos emigrar para ingresar en sus bancos divisas extranjeras y así engordar su capital:

A maleta

Aconteceulle a unha moza
un feito de gran rareza:
que foi parido un rapaz
e tamén unha maleta.
¡Válanos Santa María!
Semella cousa do demo
que xunto cunha maleta
foira parido un pequeno.
Os doutores non creían
posíbel tal maravilla,
hastra que se decataron
que acontecera en Galiza,
porque sabían que os seres
reciben da natureza
os membros que iles precisan
pra súa supervivencia.
¡Que manda chover na Habana
co saber da natureza!,
que bota ó mundo galegos
na compaña da maleta.
E un home moi sabido
decía cheo de razón
que algún día nacerían
co billete do avión.
Pero ¿non sería millor
que metera a natureza
alí onde lle caberan
os billetes e as maletas
e lles dera máis saber
en millores intenciós
ós que fan da miña xente
carniza pra emigración?

La maleta

Le sucedió a una moza/ un hecho de gran rareza:/ que fue parido un niño/ y también una maleta./ ¡Válganos Santa María!/ Parece cosa del demonio/ que junto con una maleta/ fuera parido un pequeño./ Los doctores no creían posible tal maravilla/ hasta que se dieron cuenta/ de que/ aconteciera en Galicia,/ porque sabían que los seres/ reciben de la naturaleza/ los miembros que necesitan/ para su supervivencia./ ¡Que manda llover en La Habana/ con el saber de la naturaleza!/ que echa al mundo gallegos/ en compañía de la maleta./ Y un hombre muy sabio/ decía lleno de razón/ que algún día nacerían/ con el billete de avión./ Pero, ¿no sería mejor/ que metiera la naturaleza/ allí donde le cupieran/ los billetes y las maletas/ y les diera más saber/ en mejores intenciones/ a los que hacen de mi gente/ carnaza para la emigración?

Xosé Veloso

Me casó mi madre


Esta es otra bella canción del folklore castellano, que habla un poco sobre aquella vieja costumbre del casamiento por conveniencia que tanto se practicaba en el medio rural (también entre la burguesía y la aristocracia, fuera rural o urbana: es decir, caciques o burgueses): una de las expresiones más duras se puede encontrar en el teatro de Lorca, Bodas de sangre, en la que la madre le dice a otro hombre algo así como "casemos a tu hija y a mi hijo para que tengan muchos brazos para arar la tierra": realmente, ¿hablan de personas o de mulas?
La canción, como todas las canciones del folklore, tiene multitud de versiones y variantes. En este blog, El blog de Enrique Ortiz, encontramos dos versiones, cada una interpretada por dos grandes grupos folklóricos castellanos: Nuevo Mester de Juglaría y Nuestro Pequeño Mundo:

Me casó mi madre
(versión de Nuevo Mester de Juglaría)

 Me casó mi madre
Chiquita y bonita
Con unos amores
Que yo no quería
La noche de novios
Entraba y salía
Me fui detrás dél
Por ver dónde iba
Y veo que entra
En cá la querida
Y le oigo que dice
Abre vida mia
Que vengo e comprarte
Sayas y mantillas
Y a la otra mujer
Palo y mala vida.
Yo me fui a mi casa
Triste y afligida
Me puse a leer
Leer no podía
Y oigo que me llaman
A la puerta mía
Y oigo que me dicen
Abre vida mía
Que vengo cansado
De buscar la vida
Tú vienes cansado
De cá la querida
Pícara mujer
¿quién te lo decía?
Hombre del demonio
Yo que lo sabía.

(versión de Nuestro Pequeño Mundo)

 Me casó mi madre
Chiquita y bonita
Con un muchachito
Que yo no quería.
Y todas las tarde
desaparecía.
Me salí al balcón
por ver si venía,
Y los que pasaban
se le parecían.
Yo le vi venir
por la calle arriba,
Venía diciendo
"Ábreme, María,
Que vengo cansado
de buscar la vida.

Tradicional


Mary don’t you weep, don’t you morn/ If you miss me at the back of the bus/ Si no em trobes darrera l’autobús


La lucha del movimiento negro estadounidense fue una de las más impactantes en los años 60, y se creo admiradores y seguidores en todo el mundo.
Era muy frecuente que el Movimiento pro Derechos Civiles adaptara viejas canciones para convertirlas en himnos de lucha; y no era descabellado que utilizaran canciones tradicionales de sus misas: spirituals y godspells, pues en los días de la esclavitud dichas canciones les habían servido de aliento, e incluso algunas encerraban en ellas claves secretas para los esclavos que desearan escapar. Una de éstas se llama así:

Mary don’t you weep, don’t you mourn


O Mary, don’t you weep, don’t you mourn
O Mary, don’t you weep, don’t you mourn
Pharaoh’s army got drowned
O Mary, don’t you weep

Some of these mornings bright and fair
Take my wings and cleave the air
Pharaoh’s army got drowned
O Mary, don’t you weep

When I get to heaven goin’ to sing and shout
Nobody there for turn me out

Pharaoh’s army got drowned O Mary don’t you weep When I get to Heaven goin’ to put on my shoes
Run about glory and tell all the news
Pharaoh’s army got drowned
O Mary don’t you weep

www.negroespirituals.com

Oh, María no llores, no te lamentes,/ el ejército del faraón se ha ahogado./ Oh María, no llores, no te lamentes.// Una de estas mañanas brillantes y claras/ cojo mis alas y partir el viento./ El ejército del faraón se ha ahogado./ Oh, María, no llores.// Cuando vaya al Cielo voy a cantar y a gritar/ allí no hay nadie que me eche.// El ejército del Faraón…// Cuando vaya al Cielo voy a ponerme mis zapatos/ correr hacia la gloria y decir todas las noticias./ El ejército del faraón se ha ahogado./ Oh, María, no llores.

Traditional

El significado de la canción, que alude, como tantos otros espirituales negros al libro del Éxodo, es bien clara. Pues bien: en los años 50, Carver Neblett, miembro del grupo de folk negro Freedom Singers, realizó estas variaciones en la letra, haciendo referencia a aquello que la población negra quería hacer y no la dejaban, como eran los más elementales accesos al uso de recintos públicos:

If you miss me at from the back of the bus

1. If you miss me from the back of the bus
And you can’t find me nowhere
Come on up to the front of the bus
I’ll be riding up there (3x)

2. If you miss me from Jackson State
And you can’t find me nowhere
Come on over to Ole Miss
I’ll be studying over there (3x)

3. If you miss me from the cotton fields
And you can’t find me nowhere
Come on down to the courthouse
I’ll be voting right there (3x)

4. If you miss me from the Thrifty Drug Store
And you can’t find me nowhere
Come on over to Woolworth’s
’Cause I’ll be sitting in there (3x)

5. If you miss me from the picket line
And you can’t find me nowhere
Come on down to the jailhouse
I’ll be rooming down there (3x)

6. If you miss me from the Mississippi River
And you can’t find me nowhere
Come on down to the municipal plunge
’Cause I’ll be swimming in there (3x)

7. If you miss me from the front of the bus
And you can’t find me nowhere
Come on up to the driver’s seat
I’ll be driving up there (3x)

Si no me encuentras en el fondo del autobús,/ y no me puedes encontrar en ninguna parte,/ ven a la parte delantera del autobús:/ estaré sentado allí.// Si no me encuentras en Jackson State,/ y no me puedes encontrar en ninguna parte,/ ven a Ole Miss:/ yo estaré estudiando allí.// Si no me encuentras en los campos de algodón,/ y no puedes encontrarme en ninguna parte,/ ven al juzgado:/ estaré votando allí mismo.// Si no me encuentras en el Thrifty Drug Store,/ y no me puedes encontrar en ninguna parte,/ acércate a Wolworth’s:/ estaré sentado allí.// Si no me encuentras en el piquete,/ y no me puedes encontrar en ninguna parte,/ ven a la cárcel:/ estaré hospedado allí./ Si no me encuentras en río Mississippi,/ y no me puedes encontrar en ninguna parte,/ ven a la piscina municipal:/ porque estaré nadando allí.// Si no me encuentras delante en el autobús,/ y no me puedes encontrar en ninguna parte,/ ven al asiento del conductor:/ estaré conduciendo ahí.

Carver Neblett

Ahora bien. El Movimiento Negro por los Derechos Civiles, más concretamente el movimiento pacífico encabezado por Martin Luther King, traspasó, como casi todo lo que ocurre en Estados Unidos, fronteras: fuera de sus fronteras el movimiento era percibido por gente inteligente con una enorme simpatía y solidaridad, además de con una tremenda admiración por el ejemplo de los reverendos protestantes negros. Estos himnos fueron cantados por cantantes negros, por supuesto, como estos Freedom Singers, pero también por un hombre inteligente, por un hombre muy sabio, que era conocido en todo el mundo: el gran folklorista y cantautor, además de activista de múltiples causas (pro derechos civiles, pro trabajadores, pro inmigrantes, ecologistas), cantó esta versión; y de esa manera llegó a un grupo de gente que tenían auténtica devoción por Seeger y gran admiración por el Movimiento pro Derechos Civiles: en Cataluña, dentro de lo que fue El Grup de Folk, Xesco Boix, alumno catalán adelantado de Seeger, hacía esta versión, tomada de Kumbaworld:

Si no em trobes darrera l’autobús

Si no em trobes darrera l´autobús
Si no em trobes darrera l´autobús
i no em trobes pas enlloc.

Oh, oh, oh.
Vine cap al davant de l´autobús
Tu em trobaràs allà.

Tu em trobaràs allà. (2)
Vine cap al davant de l´autobús
Tu em trobaràs allà.


Si no em trobes a la concentració
i no em trobes pas enlloc.

Oh, oh, oh.
vine cap a la presó de la ciutat
tu em trobaràs allà.

Si no em trobes al riu Missisipi
i no em trobes pas enlloc.

Oh, oh, oh,
Vine cap a la piscina amb mi.
Jo estaré banyant-me allà.


adaptación:
Xesco Boix

   http://www.goear.com/files/localplayer.swf

Luis Eduardo Aute: Crucifixion


(Luis Eduardo Aute with Leonard Cohen)
Luis Eduardo Aute is one of the most romantic, poetic and imaginative Spanish songwriter in Spanish language.In the begining, 1967, considered as a member of Nueva Canción Castellan, many people thought about him that he was very commercial; but Aute soon shown how good lyricist he could be. Since 1967 till today, Aute had recorded a plenty of records and wrote lots of songs, for him, but for others singers too: Massiel, Las Madres del Cordero, Marisol, Luis Pastor… His words can be romantics, poetics, philosophical, satyric, etc. Aute has a lot of kind of songs.
This beautiful song belongs to his great 1967’s LP 24 canciones breves (24 short songs):

   http://www.goear.com/files/localplayer.swf

Crucifixión

Cuando sufres las cárceles del silencio,
cuando duermes los sueños de la ignorancia,
eres un crucificado.

Cuando en tu sacrificio cobras desprecio,
cuando mueres poco a poco cada día,
eres un crucificado.

Despiértate, despierta
de tu crucifixión.

Cuando callas tus razones por el miedo,
cuando a tus hijos ves crecer en el hambre,
eres un crucificado.

Cuando en vano clamas en este desierto,
cuando siendo un hombre tan sólo eres sombra,
eres un crucificado.

Crucifixion


When you are suffering the jails of silence,/ when you are dreaming the ignorance’s dreams,/ you are a crucified.// When in your sacrifice you recover scorn,/ when you die little by little every day,/ you’re a crucified.// Wake up, wake up/ from your crucifixion.// When you hush your opinions for fear,/ when you see your children growing up in hunger,/ you’re a crucified.// When you clamor in vain  in this dessert,/ when being a man you’re only a shadow,/ you are a crucified.

Luis Eduardo Aute

La Nueva Canción Castellana (New Castilian Song), contrary
to others originals movements as Nova Cançó, Nova Canción and Kanta
Berria, was a kind of publicity trick by some journalist, as an
imitation of Catalan movement. Some of the names that were in that list
were Manolo Díaz, Luis Eduardo Aute, Patxi Andión, successful female singer Massiel
and others. Although not true at all, most of them were in a
commercial  spirit. Didn’t get in the list other interesting
proposition from Castilla and Madrid as Canción del Pueblo or the
folk-singers and folk groups that were appearing. In despite this, most
of them were not to say they belonged to this movement, and each one
were going to develop and make great songs.

Réquiem II: homenaje gallego a Martin Luther King


Con la excusa de ser hoy el 40 aniversario del asesinato de Martin Luther King, traigo una bonita canción.
Martin Luther King, como todos sabéis, fue uno de los líderes del movimiento pro-derechos civiles. El presidente Lincoln había concedido la libertad a los esclavos negros, pero esto no garantizó sus derechos: desde entonces hasta los 60, los negros habían tenido que luchar muy duramente, especialmente en el sur, con una población blanca racista aún resentida por la derrota inflingida en la guerra de secesión. Detenidos sin pruebas, torturados, linchados… Era el día a día del negro en muchas poblaciones del sur por mirar a una chica blanca, o salir con ella, tocar y cantar, hacer política… En definitiva, por ser negros.
Desde los 50, un grupo de reverendos protestantes, por un lado, y de negros mususlmanes por otro, habían comenzado a organizarse en comités para acabar con la discrimanción que su población sufría, y no sólo en el sur: no poder sentarse en los asientos delanteros del autobús, no poder comer en según qué restaurantes, no poder entrar en los mismo servicios que los blancos, ni siquiera sentarse en el mismo banco de un parque. Llegó un momento en el que, como en el caso de Rosa Parks, sentarte delante del autobús simplemente porque tus pies te reventaban de dolor se convirtió en un acto casi involuntario de rebeldía que animaba a otros. Toda persona negra, de cualquier ideología o religión, del norte urbano o del sur rural, estaba comprometido directa o indirectamente en la lucha.
El doctor King lideró el Movimiento por los Derechos Civiles: en él, por supuesto, participaba la población negra, pero también blancos: los viejos sindicalistas, los artistas, los cantantes, los pensadores; en aquellas marchas acompañaron a Luther King con sus canciones gentes como Pete Seeger, Joan Baez, Bob Dylan, Freedom Singers…
Asesinado por una oscura trama que se deja entrever, pero sigue escondiéndose entre los entresijos del laberinto conspirador racista y clasista de la CIA, el ejemplo de Martin Luther King, fiel y acérrimo seguidor de Gandhi, quedó para la posteridad. No obstante, cuando fue asesinado, muchos barrios negros se amotinaron, cosa que el reverendo siempre desaprobaba: ¿era esto lo que buscaban sus asesinos? Posiblemente sí.
El ejemplo de King y de su gente traspasó fronteras, creándose seguidores y admiradores que lamentaron profundamente su muerte. En aquel año de desgracia de 1968, Xerardo Moscoso, cantautor miembro de Voces Ceibes, cantaba esta letra de X. Freire:

Réquiem II

Cando unha voz anónima dixo:
irmao branco, irmao branco,
irmao negro.
Imos coma magoa
e a cadea
do noso pobo
encadeado,
que a vexan  todos e a rompan
e tamén se desprendan,
porque toda cadea
ten dous estremos:
un es ti, o branco,
outro son eu, negro.
De non ter con que, en Harlem
morre un negro;
de cansancio ó pe da estatua de libertade
morre un negro;
e de vértigo no alto do Empire State
morre un negro.
Tódolos días morre un negro,
ninguén podía xa aguantar máis.
Hoxe foi en América
Lutero King.
¡Érguete branco!
Érguete negro!

Cuando una voz anónima dijo:/ hermano blanco, hermano blanco,/ hermano negro./ Vamos como la herida/ y la cadena/ de nuestro pueblo/ encadenado,/ que la vean todos y la rompan/ y también se desprendan,/ porque toda cadena/ tiene dos extremos:/ uno eres tú, el blanco,/ otro soy yo, el negro./ De no tener con qué, en Harlem,/ muere un negro;/ de cansancio al pie de la estatua de la Libertad/ muere un negro;/ y de vértigo en lo alto del Empire State/ muere un negro./ Todos los días muere un negro,/ nadie podía ya aguantar más./ Hoy fue en América/ Lutero King./ ¡Levántate blanco!/ ¡Levántate negro!

X. Freire

música por Xerardo Moscoso

Al cantante social, con cariño


A principios de los 70, en España, aunque fuera muy tímidamente, la mal llamada canción protesta se puso de moda… En realidad se puso de moda sólo cierta canción protesta: entendiéndola ya no como canción de autor, sino sólo como canción protesta, que encerraba cierta trampa conceptual. Esa canción provenía principalmente de las filas de lo que la prensa, para intentar dar la misma relevancia que a sus homólogos catalanes, dio en llamar Nueva Canción Castellana. Sí hubo Nueva Canción en castellano, obviamente, de la misma manera que la hubo en Cataluña, en Aragón, Andalucía, Euskadi, Galicia… que englobaba diversos movimientos dentro de ella: desde Canción del Pueblo hasta los nacientes grupos de folk. Pero a lo que la prensa se refería era a un grupo de intérpretes que practicaban una especie de canción más comercial, de protesta suave, se podría decir. El grupo las Madres del Cordero, miembros de la auténtica Nueva Canción Castellana, cantaban así  a un aspirante a cantautor, criticando esa canción suave, que quería más venderse que protestar, pero a la vez dando un toque de atención al resto para evitar caer en clichés:

Al cantante social, con cariño

Amigo, tú que quieres practicar
la noble profesión de cantante social,
yo tengo una receta de éxito seguro,
aunque no original:
los campos de Castilla,
el labrador cansado
en medio del trigal,
son temas socorridos
para poder triunfar.
Pero nunca te pases comparando
al dueño de las tierras
con un señor feudal.
La protesta, querido,
no debe molestar,
y te queda el lirismo
si quieres agradar.
Si el campo no te gusta,
aún puedes hablar
de guerra en el Vietnam,
que tiene la ventaja
de rimar con "napalm".
Pero, ¡por Dios! nunca te olvides
de quien esa guerra
tiene que ganar,
pues los americanos
se pueden enfadar,
ya que están protegiendo
al mundo occidental.

 
letra: Moncho Alpuente
música: Antonio Piera
Las Madres del Cordero

A %d blogueros les gusta esto: