Archive for 28 mayo 2008

Euskalerri nerea


Aunque aparecieran un poco antes, capitaneados por Mikel Laboa, es en 1968 cuando los cantautores vascos van teniendo más aceptación y renombre. Ello es en parte debido a la filial que Edigsa, el sello catalán que edita los sencillos de la Nova Cançó, abre en Euskadi para publicar estos sencillos. Uno de ellos, es este histórico Euskalerri nerea (Mi País Vasco) de Xabier Lete. Lete es un poco el cantautor todoterreno de la Euskal Kanta Berria: escribía sus propios textos, pero también se los proporcionaba a compañeros como Laboa, Lertxundi, o Lourdes Iriondo, quien era su esposa; además es un poeta admirable, siendo uno de los elegidos de entre los cantautores en recibir el reconocimiento de poeta (un concepto algo difícil de entender). Si hay alguien en la canción castellana al que podamos comparar con él, ese sería Aute.
En 1968, a la par que se va manifestando un deseo de reconocimiento de las identidades nacionales, se van publicando estas canciones. Lete no canta en esta canción a la Euskal Herria idílica de caseríos y pequeños propietarios de, por ejemplo, el poeta Lizardi, ni a la lucha entendida en sentido estricto: esto es una canción de amor imposible, porque como dijo Luis Aranberri, mientras que Lertxundi canta a la Euskal Herria idílica e idealizada, Lete canta a la Euskal Herria real, a la Euskal Herria descarnada (visto en el blog de Iñaki Anasagasti). Es el mismo tema de amor/ odio a la tierra que encontramos en otras canciones como "Extremadura" de Pablo Guerrero, "Aragón" de Labordeta, "La meva terra" de Lluís Llach, "Quatre rius de sang" de Raimon, o "Retratos de Andalucía" de Jarcha.
Sobre la música: he tenido a bien traer la canción, en parte para reivindicar a un autor admirado por una minoría importante, y aún más, generalmente por una minoría vasca importante, pero también y más importante para llamar la atención acerca de dos cosas curiosas. Cuando pinchéis la canción en seguida identificaréis los acordes como los de la vieja canción de los gudaris de la guerra civil "Eusko gudari" (durante la  guerra civil y para el PNV, "Euzko gudari"), es decir, "soldado vasco" (aunque eso es una reiteración, ya que gudari se refiere siempre a un soldado vasco y no a otro); no os equivocáis y sí lo hacéis: el "Eusko gudari" tomó su melodía de una canción tradicional llamada "Atzo Bilbon" ("Ayer en Bilbao") -que no consigo encontrar-, así que lo que realmente esta cantando Lete es esta melodía. Aún así, aunque dijera que es esta melodía tradicional, ya que estaban general (aunque no siempre) permitidas, es toda una audacia y un signo de valor por su parte, utilizar en 1968 esta concreta melodía para cantar una canción.

 http://www.goear.com/files/localplayer.swf

Euskalerri nerea


Euskalerri nerea ezin zaitut maite
bainan nun biziko naiz zugandik aparte.

Anaien arpegian
begirada otza,
bihotz-berotasuna
izaten da motza.

Arratsaldeak beti dakarren tristura
neretzat izaten da bakardade hura
argitu nahirik begiak.
Balio al du gure egiak?
Bide bat aukeratzean
gelditu nahi nuke nere lurrean.

Ezin erabakirik esantako itzak
pauso baldarrak ditu gizonen bizitzak,
neurri zuzen baten bearrak
lotutzen dizkit nere indarrak.
Erreka zabal garbia
zugan egon bedi gure argia.

Euskalerri nerea behar zaitut maite
nun biziko nintzak zugandik aparte.

Anaien arpegian
begirada otza,
bihotz-berotasuna
izaten da motza.

Urruti joan ezkero berriz etortzean
nolako zulo beltza nere bihotzean.
Egin dezagun aurrera,
gerra hontan saiatuko gera.
Tristea etxerik eza.
Lurrak emango dit bere babeza.

Egun bakoitzak badu bere zer egina,
justizizko bide bat denontzat berdina.
Denon artean izanikan
ezin ukatu gure lanikan.
Illunpetako jarduna
eriotzak pakez beteko duna.

País Vasco mío

País Vasco mío, no puedo amarte/ Pero dónde viviré lejos de ti.// En el rostro de los hermanos/ mirada fría,/ el ardor del corazón/ es breve.// La tristeza que siempre trae la tarde/ es para mí aquella soledad/ que quiere iluminar los ojos./ ¿Tendrá valor mi verdad?/ Al elegir un camino/ quisiera quedarme en mi tierra.// La vida de los hombres tiene pasos torpes/ al no poder decidir las palabras dichas,/ la necesidad de una norma justa/ ata mis fuerzas./ Arroyo ancho y limpio,/ esté en ti siempre nuestra luz.// País Vasco mío, necesito amarte/ dónde viviré lejos de ti.// En el rostro de los hermanos/ mirada fría,/ el ardor del corazón/ es breve.// Si te vas lejos, ¡qué agujero negro en mi/ corazón al regresar./ Avanzemos,/ nos empeñaremos en esta guerra./ Qué triste es no tener casa./ La tierra me dará su refugio.// Cada día trae su quehacer,/ un camino hacia la justicia igual para todos./ Resultando ser uno entre todos,/ no puedo negar nuestro trabajo./ Hablar entre tinieblas que la muerte llenará de paz.

Xabier Lete

O vento da inxusticia


En 1968, en Santiago de Compostela y otros lugares de Galicia, los jóvenes trovadores que se estaban agrupando en torno a Voces Ceibes tenían en Raimon su imagen a imitar: su voz potente, sus letras, sus poemas tan comprometidas, su habilidad para poner de pie a todo aquel que quisiera escucharle, y su amor a su lengua. Por eso, y sin que esto tenga el más mínimo despectivo (antes todo lo contrario), los miembros de Voces Ceibes hicieron sus canciones siguiendo los patrones de la Nova Cançó, especialmente el estilo de Raimon. Esta influencia inicial se nota muy especialmente en esta canción de Guillermo Rojo, aparecida en un EP con otras tres canciones bajo el sello "Edigsa" (sello que la distribuidora catalana abrió en Galicia para los miembros de la Nova Canción Galega. Así cantaba Guillermo Rojo (o Roxo, nunca he tenido muy claro como firmaba él).

 http://www.goear.com/files/localplayer.swf

O vento da inxusticia

Só o vento dos aldraxes,
só o vento da inxusticia.
Sobor do labrego
que enterra as mans na terra;
sobor dos homes
que morren na guerra.
¡Só o vento da inxusticia!
É un vento feito de sono,
é un vento feito de medo,
é un vento feito de aldraxes,
¡é un vento que fere a Deus!
¡É o vento da inxusticia!
Sobor dos campos
que ninguén laboura,
e os que non teñen
mais terro cunha fosa.

¡Só o vento da inxusticia!
É un vento feito de sono,
é un vento feito de medo,
é un vento feito de aldraxes,
¡é un vento que fere a Deus!
¡É o vento da inxusticia!

El viento de la injusticia

Sólo el viento de los ultrajes,/ sólo el viento de la injusticia./ Sobre el labriego/ que entierra sus manos en la tierra;/ sobre los hombres/ que mueren en la guerra./ ¡Sólo el viento de la injusticia!/ Es un viento hecho de sueño,/ es un viento hecho de miedo,/ es un viento hecho de ultrajes,/ ¡es un viento que hiere a Dios!/ ¡Es el viento de la injusticia!/ Sobre los campos/ que nadie trabaja,/ y los que no tienen/ más terreno que una fosa./ ¡Sólo el viento de la injusticia!…

Guillermo Rojo

Xabier Lizardi: “From the train’s window”/ “Oh, land!”


José María Agirre Egaña (1896-1933), who signatures as Xabier Lizardi  is one of the best and most contemporary Basques poets in Basque language. With poet Lauaxeta, is the most representative of the pre-war Basque literature. His beautiful and symbolist style makes he was compared frequently with Castillian great poet Juan Ramón Jiménez.

Benito Lertxundi is one of the most famous and continuous Basque songwriter. Benito has sung words by José Antonio Artze and Xabier Lete, but also his own: words that speak us about Basque Country and other relevant things in the time he begun to sing, when Basque language was put down by dictatorship. His music, very beautiful, takes its roots from Basque traditional music, but also from celtic music and Anglo-saxon songwriters as Donovan. Member of Ez dok Amairu by the hand of New Basque Song patriarch, Mikel Laboa, Lertxundi’s first EP comes in 1965. To this will follow others great LPs as Oro laño mee batek… (1974) (All is blurred by a  thin fog), title which belongs to a verse from this Lizardi’s poem, which Benito sung in this record with his own music under the title "Oi lur, oi lur" ("Oh, land, Oh land)

Bultzi-leiotik

Oi, lur, oi, lur!
Oi, ene lur nerea!…
Oi, goiz eme,
parre gozoz ernea!…
Arto musker,
mendi, baserri zaarrak;
ale gorriz
abailduta sagarrak:
Oro laño
mee batek estalia,
urrez oro
eguzkiak yantzia…
Nekazari,
gizandi bat iduri
soroan zut:
beiondeizula zuri!…
Zure bazter
gurazko aberria,
doa zoro
(ta bertan ni) bultzia (1)…
Oi, ene lur,
baninduzu zerea,
zu landu, ta
zure sariz asea!…
Bañan… ezin:
beeko bear goriak
narama… Agur,
soro, sagar, mendiak!…

From the train’s window

Oh, land! Oh, land!/ Oh my very own land!…/ Oh, soft morning,/ born with sweet laughings!…// Green maize fields,/ mounts, old country house;/ apple trees that the red fruit/ overwhelms:// All is blurred/ by a thin fog,/ all is gilded by the Sun…// Farm laborer,/ giant looking/ standing on your heredity:/ how happy you are.// By your side,/ my wish’s homeland,/ the train/ is running madly/ (and I does it inside him)…/ Oh, land of mine,/ I wish I was yours,/ and, cultivating you,/ you fulfill me with your price!…// But… I cannot:/ the flat land’s boiling life/ takes me away… Good bye,/ heredities, apple-trees, mounts!…

Xabier Lizardi

(1) In Euskara Batua (United Basque language), "train" means "trena", but Lizardi was a member of PNV (Basque Nationalist Party) and a follower of PNV’s founder Sabino Arana’s new Basque vocabulary, for dismissing Latin and Castilian words from Basque language. This vocabulary didn’t triumph.

Xabier Lizardi’s article:
http://www.epdlp.com/escritor.php?id=1946

Benito Lertxundi’s web page:

Ez dok Amairu (There’s no Thirteen) was a collective created around Basque esculptor Jorge de Oteiza. Founded by Mikel Laboa, some of their members were Benito Lertxundi, Lourdes Iriondo, Xabier Lete, Antton Valverde and J. A. Artze. Influenced by the Catalan collective Els Setze Jutges (Sixteen Judges), Ez dok Amairu’s finallity was the vindication of Basque language, music, culture and literature, specially poetry. They were, with Castilians, Andalucians and Canarians songwriters and folk-groups, the first in doing songs based on the Basque traditional music, thanks to the wonderful and elder songs-books legated through the centuries.

Euskal Kanta Berria (New Basque Song) was a movement of Basque songwriters with the pretension of vindicate and save Basque language, music and culture, and a vindication of their land, the so named Euskal Herria (Basque Land/ Basque People). Between this movement, there were collectives as and Argia (light) and Ez dok Amairu (There’s no Thirteen). Between them we can name people as important as Mikel Laboa, Lourdes Iriondo, Benito Lertxundi, Imanol, Lupe, Oskorri… In differance of others regionals songwriters movements, Euskal Kanta Berria used to play the Basque traditional music since the beginnig with their poems or those from great Basque poets as Gabriel Aresti. Within this movement, songwriters Antton Valverde, J. A. Artze and Xabier Lete make the most of these songs.

¿Han pensado alguna vez


en el tío que tiene

460
visitas hoy
3260
visitas esta semana
60655
visitas totales?

¡Ese soy yo! Pero no sería posible sin vosotros.

ME LLAMO GUS

We shall not be moved/ No serem moguts/ Non nos van mover/ No nos moverán


Tal vez sea la canción protesta más conocida mundialmente, y, efectivamente, fue uno de los himnos del 68 que algunos cantautores, a pesar del abierto carácter contestatario de la canción, tuvieron la audacia de interpretar.
Según Xesco Boix, está canción es una canción tradicional de lucha del sindicato algodonero de los obreros del sur de Estados Unidos. La canción alcanzó gran percusión cuando Pete Seeger y su grupo, The Weawers, la interpretó.

We shall not be moved


We shall not, we shall not be moved
We shall not, we shall not be moved
Just like a tree that’s standing by the water
We shall not be moved

We shall not, we shall not be moved
We shall not, we shall not be moved
The union is behind us,
We shall not be moved

We shall not, we shall not be moved
We shall not, we shall not be moved
We’re fighting for our freedom,
We shall not be moved

We shall not, we shall not be moved
We shall not, we shall not be moved
We’re fighting for our children,
We shall not be moved

We shall not, we shall not be moved
We shall not, we shall not be moved
We’ll building a mighty union,
We shall not be moved

We shall not, we shall not be moved
We shall not, we shall not be moved
Black and white together,
We shall not be moved

We shall not, we shall not be moved
We shall not, we shall not be moved
Young and old together,
We shall not be moved

extraído de http://www.geocities.com/CapitolHill/7840/lyrics.htm

Ésta es la versión que realizó un grupo australiano llamado The Seekers:

 

A mediados de los 60, los aficionados catalanes al folk norteamericano que conformaron El Grup de Folk oyeron la cnación. Uno de ellos, Xesco Boix, admirador de Seeger que llevó sus preceptos ideológicos y musicales al caso catalán, realizó una versión en catalán del tema:

No serem moguts

No serem, no serem moguts!
No serem, no serem moguts,
igual que el pi aprop de la ribera,
no serem moguts !

Ens empara el Sindicat, no serem moguts!
Ens empara el Sindicat, no serem moguts,
igual que el pi aprop de la ribera,
no serem moguts!
No serem, no serem moguts!
No serem, no serem moguts,
igual que el pi aprop de la ribera,
no serem moguts!

Lluitarem i aguantarem, no serem moguts!
Lluitarem i aguantarem, no serem moguts,
igual que el pi aprop de la ribera,
no serem moguts!
No serem, no serem moguts!
No serem, no serem moguts,
igual que el pi aprop de la ribera,
no serem moguts!

El Nord i el Sud tots junts, no serem moguts!
El Nord i el Sud tots junts, no serem moguts,
igual que el pi aprop de la ribera,
no serem moguts!
No serem, no serem moguts!
No serem, no serem moguts,
igual que el pi aprop de la ribera,
no serem moguts!


Traducción y arreglos
Xesco Boix

(extraído de www.kumbaworld.com)

La canción, gracias a la labor de Xesco y otros miembros del Grup de Folk, se expande por toda España entre los jóvenes que identifican el mensaje de la canción con el caso español. De ella realizaron versiones Xoan Rubia, en gallego (lamento no disponer de ella) e Ignacio Fernández Toca, miembro de Canción del Pueblo, en castellano. Otro miembro de Canción del Pueblo la quiso grabar, pero obtuvo una denegación por parte de las autoridades; por esa razón, Adolfo Celdrán, a finales de los 70 la incluyo en su LP casi-recopilatorio Denegado:

No nos moverán



No, no nos moverán.
No, no nos moverán.
Igual que el pino junto a la ribera,
no nos moverán.

Si quieren disolvernos
no nos moverán.

Haciéndonos promesas
no nos moverán.

Si buscan esquiroles
no nos moverán.

No, no nos moverán.
No, no nos moverán.
Igual que el pino junto a la ribera,
no nos moverán.

Los viejos reaccionarios
no nos moverán.

Cambiando de chaqueta
no nos moverán.

unidos venceremos
no nos moverán.

No, no nos moverán.
No, no nos moverán.
Igual que el pino junto a la ribera,
no nos moverán.

Aquí puedes oírle acompañado por Fernández Toca, Elisa Serna, Pablo Guerrero y Manuel Toharia.

 http://www.goear.com/files/localplayer.swf

Pero obviamente la versión en castellano más conocida es ésta que interpretó Joan Baez, conteniendo una introducción que corresponde a los versos de Pablo Neruda. Cuando Joan Baez vino la primera vez a España, entre las canciones que las autoridades la prohibieron figuraba ésta; por eso sólo se limitó a aparecer en un programa de televisión en el que protagonizó un simpático escándalo al dedicarle una canción nada más y nada menos que a "la Pasionaria"; pero cuando pudo venir a finales de los 70 la cantó para regocijo de n público que llevaba mucho tiempo esperándola:

Sube a nacer conmigo, hermano.
Dame la mano desde la profunda zona de tu dolor diseminado
no volverás del fondo de las rocas
no volverás del tiempo subterráneo
no volverá tu voz endurecida
no volverán tus ojos taladrados
yo vengo a hablar por vuestra boca muerta
a través de la tierra juntad todos los silenciosos labios derramados

y desde el fondo habladme toda esta larga noche
como si yo estuviera con vosotros anclado
contadme todo, cadena a cadena, eslabón a eslabón, y paso a paso
afilad los cuchillos que guardasteis
ponedlos en mi pecho y en mi mano
como un río de rayos amarillos
como un río de tigres enterrados
y dejadme llorar horas, días, años, edades ciegas, siglos estelares

dadme el silencio, el agua, la esperanza,
dadme la lucha, el hierro, los volcanes
apegadme los cuerpos como imanes
acudid a mis venas y a mi boca
hablad por mis palabras y mi sangre

estribillo: (chorus)

¡No, no, no nos moverán! no, no nos moverán!
como un árbol firme junto al río
no nos moverán.

Unidos en la lucha, no nos moverán
Unidos en la lucha, no nos moverán
como un árbol firme junto al río.
¡No nos moverán
no, no, no nos moverán! no, no, no nos moverán!
como un árbol firme junto al río
no nos moverán.

¡Unidos en la huelga, no, no, no nos moverán!
¡Unidos en la huelga, no, no, no nos moverán!
Como un árbol firme junto al río
no nos moverán, ¡no nos moverán!

 

“Me llamo Gus” (o “Crónica de una frustración”)


Permitidme contaros la historia a lo "Me llamo Earl" (estupenda serie norteamericana).

¿Han pensado alguna vez en el tío que un buen día decide intentar organizar un recital, pero descubre que el rectorado había tenido la misma idea, y al final se queda sin invitación y lo tiene que seguir desde fuera? Ese soy yo. Intenté organizar el recital de Raimon.

Me llamo Gus


-¡Hola Gus!
-¡Hola Hombre-Culebras!

La historia que les voy contar comienza a finales de Septiembre de 2007. Aquel año había sido un año bastante satisfactorio: había conocido por internet a varias personas interesantes, algunas de ellas personas a las que ya admiraba entonces. Así que la idea que por aquellos días se me ocurrió no era del todo descabellada. A finales de aquel verano y principios de aquel otoño, dejé por un momento de pensar en cómo sería mi vida si viviera en una isla desierta con la monumental Pilar Rubio y, por el contrario, comencé a reflexionar en que este año se cumplían exactamente 40 años de Mayo del 68.
Mayo del 68: los asesinatos de Luther King y Robert Kennedy, la Primavera de Praga, la guerra del Vietnam, los hippies… Y el recital de Raimon en la Facultad de Ciencias Económicas. Aquel recital supuso un antes y un después en la carrera del artista, de la oposición anti-franquista, y un hecho admirable para los jóvenes de hoy que escuchamos y admiramos al trovador de Xàtiva. Yo nunca había visto a Raimon y pensé que era una buena excusa. Así que me decidí:

TRAIGAMOS A RAIMON A LA COMPLUTENSE

Pero no parecía fácil, y mucho menos para un individuo que no pertenece a nada concreto. Pero conocía a gente de aquí y de allí que podían ayudarme. Pues, ¡manos a la obra!
Desde hacía tiempo participaba activamente en el foro de Hilario Camacho; allí escribía uno de los mejores tíos que he conocido en mi vida y que sí que podía echarme una mano. Así que abrí un hilo en el foro que él recogió entusiasticamente y prometió brindarme toda la ayuda que estuviera en su mano, que no fue ni es poca.
Como ya he dicho, no pertenezco a nada en concreto, pero sí conocía a alguien que pertenecía a algo y muy activamente. Mi buen amigo Mario, que había organizado unas estupendas jornadas en torno al filósofo Spinoza (a las que yo no asistí debido a mi natural fobia a las charlas). El caso es que se lo comenté y le encantó; y, aunque estaba horriblemente ocupado, prometió brindarme todo el apoyo de esta asociación de la Facultad de Filosofía.
Por otra parte pensé que si había alguien que en este tema debía de tener voz ese era el departamento de Filología Catalana (curiosamente coincidieron la Setmana de la Cultura Catalana con el recital, sin que se produjera ningún tipo de vinculación entre ambos acontecimientos). Pero no conocía al profesor de catalán, así que se lo dije al profesor de vasco para que se lo comentara.
Por otro lado, Toñi, una compañera de trabajo, me aconsejó proponérselo a la Sra. decana de Geografía e Historia (aunque no recibiera beneficio económico alguno). Así pues, como se dice en el béisbol, ya tenía las bases cubiertas: debía ser ahora, porque contactar con el rector no está al alcance de cualquier mortal.
Pero aquí vino el primer escollo. Al intentar hablar con la sra. decana me paró los pies una conserje bastante amable (con la que suelo fumar de vez en cuando). No me dejó ver a la decana, pero en cambio me dieron un papel para solicitar el evento, el cual yo no dije en qué consistía. Pregunté a la secretaria si podía ser una asociación de filosofía, a lo que respondió algo así como: "Si los de filosofía quieren organizar un acto, que usen su facultad". La verdad es que, considerando que es en la facultad de Geografía e Historia, también llamado Edificio B de Filosofía y de Filología, en donde tenemos nuestra secretaría de alumnos, se podría decir que, en parte, es nuestra facultad. Esto tampoco me importaba: el edificio era por la cuestión sentimental del espacio, tampoco descartaba pedírselo a Filosofía. De todas maneras, comprendí que ese camino estaba cortado y pensé en atajar por otro lado.

La idea era llegar al rector, pero ¿cómo este miserable e indigno gusano mortal podría hablar con su señoría? Kafkiano, cuanto menos… Pero Mario, una vez más, tenía la solución: resultaba que una profesora amiga era además amiga del decano: si alguien lo podía hacer ésa era ella. De manera que en cuanto tuve ocasión se lo comenté, ¡y le encantó! Prometió hablar con el rector cuando tuviéramos la idea más definida. Eso alimentó mi esperanza. Por otro lado, me dijeron que el profesor de catalán se mostraba conforme, pero que no tenía ni pajolera idea (como servidor, que sólo tenía las ganas y la ilusión) de qué hacer.


Pero días después… Así lo conté en el foro:

Hola! Hoy traigo noticias desconcertantes sobre el tema.


Antes de ayer, mientras fumaba el cigarrito a la puerta de la facultad
(¡dichosa ley!), me encontré a casi toda la plana mayor de la facultad
fumando y tomando el sol (¡viva el funcionarazgo!) El caso es que
estaban hablando, y en esto le oigo a alguno decir "El que va a venir
es Raimon". "¡Cómo!", pienso yo. Se quedaron solos hablando del tema el
gerente de la facultad de filosofía y una mujer; yo me acerco y les
pregunto "Perdonen. ¿Dicen que va a venir?", el gerente, un hombre que
transpira simpatía por los poros de su piel (nótese la ironía) me dice
"Sí". Como tampoco parecían tener gran idea al respecto, paso del tema
y me vuelvo pa dentro.


Pensé que quizás mi profe haya tenido algo que ver, así que intenté hablar con ella, pero no la encontré.


El caso es que esto complica las cosas: por un lado, si es verdad,
pues yo ya no hago más na. ¿Para qué?; pero por otro, si es sólo un
rumor -del que quizás sea yo la fuente- y no hago nada más, podrá
quedarse esto en aguas de borrajas. ¡Qué dilema!



En fin, hablaré con mi profe y seguiremos informando. Si alguien se entera de algo, que me lo comunique.

(Mucho después, ese "sí" seco y agrio -al menos en apariencia- resonaría en mi memoria simbólicamente). Plómez me sacó de dudas: efectivamente la idea estaba ya en marcha desde hacía mucho tiempo, desde antes del verano (antes de que a mí se me ocurriera, para ser justo) y se iba a hacer. Por un lado, me sentía aliviado: podría descansar del tema y sentarme a esperar (también tenía/ tengo otras cosas de las que ocuparme); pero también un poco decepcionado: ¡me hubiera gustado tanto…! En fin, a diente regalado no le mires el caballo que los paquetes grandes aprietan en los calzoncillos… (?) Pero aún, quizás, podría hacer algo: siguiendo el consejo de Plómez intenté ponerme en contacto con el gabinete del rector, porque, como me dijo mi profesora "Si hay algo que les guste, eso son los voluntarios"; pero en este caso no querían voluntarios, y no recibí respuesta.

Pasó el tiempo, dejé de luchar, y me senté a esperar mientras intentaba leer a Marx para hacer un trabajo. Finalmente se anunció el evento y volví a intentar ponerme en contacto con el gabinete del rector. En esta ocasión me respondieron con un mensaje auto-generado (supongo). Tampoco quería parecer una especie de desquiciado, así que me contenté con la idea de ver a Raimon cantar, que nunca es poco. Pero pronto veríamos que la idea que yo tenía sobre la organización de un recital conmemorativo y la que tenía el rectorado coincidían, únicamente, en el recital sin más.
La idea era recoger las invitaciones en c/ Obispo Trejo nº 2 de 10 u 11 a 14’00, restringidas a dos invitaciones por persona desde el día 12 (lunes) hasta el 16 para la comunidad universitaria; y a partir del 19 hasta el 22 para la gente ajena a la universidad hasta completar los cerca de 810 asientos del auditorio. El recital me hacía una ilusión tremenda, pero aquel lunes uno tenía cosas que hacer.
Al día siguiente, mi mesa de trabajo tembló bajo la palma de mi mano cuando al día siguiente vi en la web de la complutense que las entradas para el recital se habían agotado (ciertas fuentes datan el momento de agote dos horas después de ponerse a disposición del públixo). Pensé mal entonces, luego me relajé: no sería la primera vez que un número tan alto de localidades se acababa tan rápidamente; el recital se esperaba con gran expectación… Pero, por lo visto, mucha gente tenía ya su plaza reservada. Caí en una tremenda especie de represión y de resentimiento: ¡qué usaran a Raimon para estos pactos! De cualquier manera. decidí no sentenciar hasta no ver las fotos: ahora que las he visto puedo sentenciar que, mientras había gente que, por justicia, por tomarse la molestia de ir hasta allá, merecían estar en el auditorio, había otros que no guardaron cola ni esperaron día.
No obstante, uno siempre intentaba pensar bien, hasta que algún profesor amigo que se quedó sin entradas te confiesa que tiene también la misma sospecha y que intuye que pretendían hacer del recital un acto lo más institucional posible (y más aún si uno de estos profesores se refiere a la organización como "panda de mamones": obviamente, no daré nombres). Por fortuna accedieron a poner una pantalla para poder seguirlo, cosa que ya he contado en la entrada anterior.
Decidí ir, dejar mi orgullo de lado, y disfrutar como si lo hubiera organizado yo del recital. Al fin y al cabo, soy uno más: soy igual que aquellos que estuvieron ayer conmigo, jóvenes y viejos, dentro y fuera, que fueron a disfrutar de un recital porque les gusta y no porque al día siguiente saldrá en la foto (a menos que la prensa -a excepción de la Gran Prensa- hubiera tenido que seguir el recital desde fuera: eso explicaría la falta de imágenes en algunos medios). Muy posiblemente alguno de ellos, con mis mismos medios y posibilidades, incluso menos, pensó o intentó hacerlo. Entonces es mejor disfrutar, aunque mi madre se cabreara al oír a uno decir "No era lo que me esperaba"… "¡Joío cabrón", me dijo ella refiriéndose al personaje, "¡Pues haber cedido tu sitio!" (claro, era uno de los de dentro). Pero, en fin, fue agradable: parecía que estuviera con nosotros, e incluso, tal vez incluso, pudo haber hecho un guiño a los manifestantes contra Bolonia cuando en medio de una canción recitó en lengua de Castilla:

"Si sólo los ricos estudian,/ sólo los ricos sabrán,/ nos engañarán con cualquier cosa:…"

¿Lo hizo a posta? Pues yo diría que sí, porque estos versos están en catalán (comprobadlo pinchando el título: No el coneixia de res) y él los recito en castellano. ¡Bendito seas, Raimon! ¡Bendito seas mil veces!
En fin, que esto era la explicación a por qué mi madre le contaba a una chica "Yo debería estar ahí dentro", por qué Bernat Soria y los otros ministros estaban ocupando las plazas que a mí me correspondían, y por qué este regusto amargo y este desencanto, que fue aliviado al ver a toda aquella gente que estaba como yo. A todos ellos va dirigida esta historia de una frustración personal.
Y ahí estaba yo, disfrutando del recital a pesar de todo: total, me he hecho con los dos carteles que anunciaban el evento (con permiso de los señores conserjes). Y aunque decepcionado por la actitud de las altas instancias universitarias, encantado, aunque no haya podido conocerle en persona, de haber visto a Raimon, su enorme humanidad, su genial humildad, y este guiño rebelde a los jóvenes que intentan parar Bolonia. Tal como dijo:

Dentro de cuarenta años, yo no podré estar aquí. Pero dentro de cien, contad conmigo

Espero no tener que esperar tanto para volver a verlo.

BENDITO SEAS RAIMON
BENDITO SEAS MIL Y UNA VECES


Juro por mi honor… Juro por Pilar Rubio que todo lo aquí contado es verdad (excepto la parte de Pilar Rubio, también me lo imaginaba con Leonor Waitling). Aquí, en el foro de Hilario Camacho, podéis comprobarlo, ya que lo escribí a modo de diario (aunque es posible que tengáis que registraros):

http://www.deljunco.com/hilariocamacho/viewtopic.php?t=9732

Los de dentro y los de fuera: Raimon 1968-2008


Ayer fui al recital de Raimon en conmemoración de los 40 años del recital en la facultad de Ciencias Económicas. Yo, como la mayoría de los comunes mortales que componen el personal laboral-docente-estudiantil y que tenía cosas que hacer el Lunes 12 de Mayo por la mañana, no tenía la correspondiente invitación para formar parte del selecto Valhalla que había en el interior, en el auditorio Ramón y Cajal de la Facultad de Medicina. Y, la verdad, de no haber sido porque no se tenía delante al cantante en persona y un incidente menor y extraño, no me arrepiento. Quizás sea como me dijo mi amigo Antonio, que el auténtico homenaje estaba pasando fuera, porque dentro la cosa parecía ultra-institucional; y pienso que quizás ni Antonio ni yo erremos al ver las caras de algunos invitados conocidos.

DENTRO: el acto fue presentado por el rector Carlos Berzosa, que largó un discurso (que los de fuera no oímos porque fallaba el sonido, y cuando lo arreglaron los estudiantes anti-Bolonia lanzaron abucheos y toda clase de improperios justificados: no nos importó, porque, en mi humilde opinión, de lo poco que oí, su discurso carecía de praxis). Las 810 butacas fueron ocupadas por, por un lado, aquellos suertudos que pudieron hacerse LEGALMENTE con una o dos invitaciones; y, por otro lado, por las altas instituciones universitarias, encabezadas por el rector, e invitados diversos, algunos más dignos que otros: del mundo de la cultura asistieron la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, los cantantes Rosa León (también concejala del ayuntamiento de Madrid y que moderó una mesa redonda en estos actos) y Caco Senante, y el escritor Juan José Millás; del mundo de la política Bibiana Aído (ministra de Igualdad), Leire Pajín (Secretaria de Estado para la Cooperación internacional), los ministros de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián (al que los estudiantes le sacaron los colores, como veremos),
Administraciones Públicas, Elena Salgado y de
Sanidad, Bernat Soria. Y fue seguido por parte de la prensa.

FUERA: el resto, los que no tuvimos la envidiable suerte de nuestros compañeros ni somos ministros ni decanos ni alto funcionarazgo. Profesores, estudiantes, personal administrativo, personal no docente, invitados (mi madre, entre ellos)… Y la prensa: Radio Nacional de España y TV 3 (¿será posible que a la mayor parte de la prensa los hubieran obligado a seguir el recital desde fuera y a través de la pantalla?). Hablaré de esto, porque es donde yo me encontraba.

Cuando mi madre y yo llegamos a la Facultad de Medicina, lo primero que nos encontramos es la agradable sorpresa de ver allí a los estudiantes manifestándose contra el Plan Bolonia que, además, contaban con el apoyo de la mayoría de asistentes. Sí, ¿por qué no? ¿No utilizó también Berzosa en el 68 el recital para manifestarse?. La gran pantalla en el vestíbulo recoge imágenes de los dignos suertudos e invitados dignos e indignos. El descontento se palpa en el vestíbulo: por un lado, Bolonia, por otro lado la impresión de estafa, de que no se pusieron todas las invitaciones a disposición del público general. Aparece el rector: abucheo por parte de los estudiantes, pero no sólo: el lema de este recital podría ser "Raimon sí, Berzosa no" (o "Derecho a bizcocho/ para los del 68", como decía un hombre) -algunos medios se han hecho eco de este descontento: www.telecinco.es-. Berzosa acaba su discurso con un toque que podríamos considerar cínico al referirse a los jóvenes.
Raimon sale: gran emoción. Raimon está dentro, no está fuera, pero su portentosa presencia, su humildad y enorme humanidad te daba la sensación de que ahí estuviera, contigo: esto explica el hecho de los aplausos a rabiar, de los gritos de "¡Barvo!" y de otras cosas. Raimon alterna viejas canciones que hacen suspirar, que te da un vuelco el corazón o te brilla una chispa en los ojos cuando las nombra: "Quan jo vaig naixer", "Entre la nota i el só", "Veles i vents", "Indesinenter"… Con está cerró la primera parte: pero no pudimos disfrutarlo por culpa de un incidente. De repente, al fondo, se oye a alguien: "¡Ahí están todos los rojos!". Por un momento, recordando las historias de los años 60, de la transición, de los boicots y palizas de batallones de ultra-derechistas, pensé
al girarme que me iba a encontrar con un escuadrón de franco-aznaristas o "borja-maris", o un batallón de skin-heads neo-nazis: pero lo que veíamos era un tipo en chandal, señalando con una botella de Coca-Cola en la mano. "¡Coño!", pienso algo nervioso (no me gustan los enfrentamientos), "¿eso qué es: un guerrillero de Cristo yonqui?, ¿un yonqui de Cristo rey?, ¿o un guerrillero de yonqui rey?" El caso es que cuando Raimon entona más fuerte "Car les paraules vesen de sentit…", por volver a la música y mostrarle nuestro más absoluto desprecio al Torrente de turno, coreamos dando palmas. De él no sé lo que fue, imagino que el personal de seguridad lo sacó a la calle.
Después de un justo y merecido cigarrito, volvemos y el recital se reanuda en seguida sin incidentes. Cinco minutos de ovación (dentro, que son las que oyó, pero fuera también) le convencen para atacar con sus canciones más emblemáticas y así terminar.
Dentro de 10, 20, 30 ó 40 años, cuando tal vez se rememore, podré decir con orgullo que emocionado vi el vestíbulo de Medicina retumbar con las voces que coreaban el "Diguem no". Y, para finaliza, como no, "Al vent": y al viento un asistente hondeó al son de la música una bandera republicana.


(la foto, de mala calidad, la tomé con mi teléfono)

Acaba el recital y los estudiantes toman posiciones lanzando lemas contra Bolonia y contra el rector. Cuando Miguel Sebastián sale, los estudiantes, con la complicidad y la sonrisa del resto de asistentes, corean: "Ese ministro/ no es socialista". Hay quien incluso grita "¡Traidor!". El ministro, rodeado por sus guardaespaldas, agacha la cabeza colorado. Poco antes, sin que nadie excepto yo, que se lo comuniqué a mi madre, lo notara, abandonaba el recinto el cantautor canario Caco Senante.

No me arrepiento de haber ido ni lo más mínimo; y si bien estábamos azorados por las sospechas bien fundadas, la voz de Raimon y su presencia sirvió para calmarnos. Fue un acto bonito, pero lo hicimos bonito los de fuera y aquellos que habían conseguido su invitación legal y limpiamente. Daba la impresión de que, de lo que podía ser un acto bonito, memorable y a la vez reivindicativo de unas ideas, acabó vistiéndose con las galas bufonescas de un acto institucional, quizás de cara a la prensa y a la vista exterior. Pero los de fuera lo sabemos, y algunos de los de dentro. Y quizás una chica no entienda porque mi madre la decía insistentemente "Ahí debería estar yo" al ver a los ministros y decanos. Pero yo sí lo sé, y quizás otros digan lo mismo y con razón, y nos podríamos haber juntado para hacerlo.
Si bien Raimon estuvo genial y brillante, siendo uno de los cantautores más veteranos (junto a Paco Ibáñez el más veterano) que continúa en activo que mejor conservan su voz (¡¡qué voz!!), el regusto amargo persiste: después de haber asistido a algunos actos que han protagonizado como conductores y primeras figuras gentes que ahora no encarnan para nada el espíritu del "18 de Mayo en la Villa" , y habiendo sido excluidas personas y conmemoraciones que sí merecían estar ahí (pongo por caso, el colectivo Canción del Pueblo, al que no se le ha hecho mención alguna (y digo yo que para algo son madrileños) la sensación que te queda es de desencanto. Aunque en palabras del mismo Raimon concedidas a "Triunfo" en el año 79: "¿Es que en este país ha habido alguna vez alguien encantado?". Muchos historiadores señalan que la Revolución Francesa sirvió para que la burguesía arrebatara el poder a la aristocracia, creando así nuevas relaciones de poder; en estas semanas yo me he hecho la misma pregunta.

El caso es que dentro de unas horas podréis saber por qué BERNAT SORIA ESTABA OCUPANDO EL SITIO QUE ME CORRESPONDÍA.

A %d blogueros les gusta esto: