Langille eraildu bati


Esteban de Urquiaga, más conocido como "Lauaxeta", fue un poeta militante en las juventudes del PNV/ EAJ en los años 30. Al igual que Xabier Lizardi, representa un importante peldaño de la poesía escrita en vasco. Lauaxeta murió fusilado por las tropas franquistas.
A pesar del curioso carácter del Partido Nacionalista Vasco/ Euzko Alderdi Jeltzalea (poco democrático, burgués y conservador, rozando cierto proto-fascismo), bastante diferente de lo que hoy es, Lauaxeta sorprende con este poema dedicado a un trabajador, probablemente un inmigrante andaluz o extremeño, pues se sitúa al lado del trabajador inmigrante y no de la patronal vasca que componía prácticamente la cúpula del PNV. Este poema recuerda, además, a los dos poemas de Lorca de Romancero gitano "Prendimiento de Antoñito el Camborio" y "Muerte de Antoñito el Camborio".
Lo traemos a colación hoy, día del Trabajo, porque, aunque estos hechos, por fortuna, ya no ocurran hoy en día, sí ocurren otros que, a veces, son en realidad asesinatos encubiertos de obreros; y también lo traigo contra aquellos que, como la patronal vasca nacionalista de entonces (contra la que estos otros suelen cargar hoy en día), pretenden enfrentar a los trabajadores nacionales e inmigrantes con mentiras. ¡SALUD!

Langille eraildu bati


 I
¡Ene Bizkai’ko miatze gorri
zauri zarae mendi ezian!
Aurpegi balzdun miatzarijoi
ator pikotxa lepo-ganian.
Lepo-ganian pikotx zorrotza
eguzki-diz-diz ta mendiz bera.
Ator bideskaz, –goxa sorbaldan
kezko zeruba yaukon olera.
Opor-otsa dok txaide zabalan,
–ukabil sendo, soñanzki urdin–.
Jaubiak, barriz, nasai etzunda,
laguntzat auke, i, urrutizkin.
Aurpegi balzdun miatzarijoi
ari bittartez deyak yabiltzak.
¡Bideskan zelan dirdir-yagijek
txapel-okerren kapela baltzak!
¡Orreik yaukoen gaizkin-itxura
sispa luziak lepo-ganian?
¡Ene Bizkai’ko miatze gorri
zauri zarae mendi ezian!
 
II
Mendiz bera lau txapel-okerrez
aurpegi balzdun miatzarija.
Begi baltz orreik sastakai dozak
baña zattitu ezin esija.
¿Noruntz aroe esku-lotuta
burni margodun gorputz gogorroi?
¡Sendua ba’intz, etsai-odolez
bustiko eunkek pikotx zorrotzoi!
¡Nerbion-ertzok, –tranbi-dardara–,
azkatu-nayez, zenbat alegin!
Baña olaen zarata-artian
aren ayotsik adittu-ezin!
Sispa luziak sutan yagozak,
opor-zaratak txaide zabalan.
¡Aurpegi balzdun miatzarijoi
igeri adi eure odolan…!
Txapel-okerrak edango yabek
ardao onena Gomez-etxian.
¡Ene Bizkai’ko miatze gorri,
zauri zarae mendi ezian!

 

A un trabajador asesinado

  I

¡Rojas minas de mi Vizcaya,/ sois una herida en la húmeda montaña!/ Minero de tez morena,/ ven con tu piqueta al hombro./ Con tu afilada piqueta al hombro,/ y monte abajo mientras el sol brilla./ Ven por el sendero –la mañana en la espalda–,/ a la fábrica que tiene un cielo de humo./ En la ancha calle hay rumores de huelga,/ –brazos duros, monos azules–./ Los patrones, en cambio, tumbados tranquilamente,/ te toman por amigo, oh, teléfono./ Minero de tez morena,/ las llamadas atraviesan los hilos./ ¡Cómo brillan en el sendero/ los tricornios de los picoletos!/ ¡Cuán aspecto de malhechores tienen/ con sus largas escopetas al hombro!/ ¡Rojas minas de mi Vizcaya,/ sois una herida en la húmeda montaña!

II

Va monte abajo, con los cuatro picoletos,/ el minero de tez morena./ Esos ojos negros son como puñales,/ pero no pueden partir la cadena./ ¿Hacia adónde te llevan maniatado,/ fuerte cuerpo de color de hierro?/ ¡Si fueras valiente, mojarías/ con la sangre enemiga tu afilada piqueta!/ ¡Orillas del Nervión, temblor de tranvías,/ cuánto esfuerzo por liberarse!/ ¡Pero entre el ruido de las fábricas/ no podían oírse sus gritos!/ Las largas escopetas abren fuego,/ clamores de huelga en la ancha calle./ ¡Minero de tez morena,/ nada en tu propia sangre…!/ Los picoletos beberán/ el mejor vino en Casa Gómez./ ¡Rojas minas de mi Vizcaya,/ sois una herida en la húmeda montaña!

Lauaxeta
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: