Archive for 22 de octubre de 2008

Cançó del que es queda


Y de la anterior canción de Raimon, enlazamos con esta otra suya. Es una canción que habla sobre la emigración, pero desde la otra perspectiva: no del emigrante, sino del que se queda.

Cançó del que es queda


Ja plou.
Cinc dies que plou
i no es pot treballar.

Què fa el cel amb nosaltres,
pobres homes de fam i de carn?

I plou.
Cinc dies que plou,
cinc dies que vivim
sense sou.

I plou,
i no es pot treballar.

I jo no vull les fàbriques,
les estrangeres fàbriques,
on moren més que viuen,
tant d’amics que jo tinc,
tant d’amics que se n’han anat.

I plou.
Cinc dies que plou,
cinc dies que vivim sense sou,
i plou,
i no es pot treballar.

Cinc dies que plou,
i plou, i plou, i plou, i plou, i plou.

Canción del que se queda

Ya llueve./ Cinco días que llueve/ y no se puede trabajar.// ¿Qué hace el cielo con nosotros,/ pobres hombres de hambre y de carne?// Y llueve./ Cinco días que llueve./ Cinco días que vivimos/ sin jornal.// Y llueve,/ y no se puede trabajar.// Y yo no quiero las fábricas,/ las extranjeras fábricas,/ donde mueren más que viven/ tantos amigos que tengo,/ tantos amigos que se han ido.// Y llueve./ Cinco días que llueve,/ cinco días que vivimos sin jornal,/ y llueve,/ y no se puede trabajar.// Cinco días que llueve,/ y llueve, y llueve, y llueve, y llueve, y llueve.

Raimon

Al meu país la pluja


La lluvia torrencial que cae hoy en Madrid me hizo pensar en esta canción, una de muchas de las que hablan de lluvia. Es una verdad no escrita que Raimon emplea como metáfora acerca de muchas otras cosas que se dan aquí: unas veces bien pocas, escasas, y otras demasiadas. Y es que es verdad que en toda España, o no llueve o llueve a mares: no hay apenas término medio.

Al meu país la pluja


Al meu país la pluja no sap ploure:
o plou poc o plou massa;
si plou poc és la sequera,
si plou massa és la catàstrofe.
Qui portarà la pluja a escola?
Qui li dirà com s’ha de ploure?
Al meu país la pluja no sap ploure.

No anirem mai més a escola.
Fora de parlar amb els de la teua edat
res no vares aprendre a escola.
Ni el nom dels arbres del teu paisatge,
ni el nom de les flors que veies,
ni el nom dels ocells del teu món,
ni la teua pròpia llengua.

A escola et robaven la memòria,
feien mentida del present.
La vida es quedava a la porta
mentre entràvem cadàvers de pocs anys.
Oblit del llamp, oblit del tro,
de la pluja i del bon temps,
oblit de món del treball i de l’estudi.
"Por el Imperio hacia dios"(1)
des del carrer Blanc de Xàtiva.
Qui em rescabalarà dels meus anys
de desinformació i desmemòria?

Al meu país la pluja no sap ploure:
o plou poc o plou massa;
si plou poc és la sequera,
si plou massa és la catàstrofe.
Qui portarà la pluja a escola?
Qui li dirà com s’ha de ploure?
Al meu país la pluja no sap ploure.

En mi país la lluvia

En mi país la lluvia no sabe llover:/ o llueve poco o llueve demasiado;/ si llueve poco es la sequía,/ si llueve demasiado es la catástrofe./ ¿Quién enviará a la lluvia a la escuela?/ ¿Quién le dirá cómo se debe llover?/ En mi país la lluvia no sabe llover.// No iremos nunca más a la escuela./ Excepto hablar con los de tu edad/ nada aprendiste en la escuela./ Ni el nombre de los árboles de tu paisaje,/ ni el nombre de las flores que veías,/ ni el nombre de los pájaros de tu mundo,/ ni tu propia lengua.// En la escuela te robaban la memoria,/ hacían mentira del presente./ La vida se quedaba en la puerta/ mientras entrábamos cadáveres de pocos años./ Olvido del rayo, olvido del trueno./ De la lluvia y del buen tiempo,/ olvido del mundo del estudio y del trabajo./ "Por el Imperio hacia Dios"/ Desde la calle Blanc de Xàtiva./ ¿Quién me resarcirá de mis años/ de desinformación y desmemoria?// En mi país la lluvia no sabe llover:/ o llueve poco o llueve demasiado;/ si llueve poco es la sequía,/ si llueve demasiado es la catástrofe./ ¿Quién enviará a la lluvia a la escuela?/ ¿Quién le dirá cómo se debe llover?

Raimon

(1) Esto es una especie de nota autobiográfica de Raimon: siempre ha asegurado que de niño seguía a rajatabla lo que en la escuela le decían: "por el imperio hacia Dios", "mitad monje, mitad soldado", etc., mientras que en casa su padre le repetía una y otra vez: "¡Que te están engañando!"

A %d blogueros les gusta esto: