Archive for 9/12/08

“Ñ” de CO_AZO


Cada año es lo mismo: el recopilatorio para gente que "le gusta saber lo que canta", bajo el título de Ñ. Sin embargo, no es más que otro sacacuartos, una recopilación de música por lo general mala, salvo honrosas excepciones, de entre lo más comercial de la música en castellano: que si el Papito, que si Andy peLucas… Pero bueno, no quiero insultar los gustos de nadie, tan respetables como los míos. De lo que me quiero quejar es del reclamo y de su espíritu.
Pensado para ese tipo de gente que dice "me gusta todo tipo de música, siempre y cuando la entienda" (acto seguido te citan a Alejandro Sanz), Ñ se presenta todos los años con ese lema publicitario, denominándose el recopilatorio hecha para la gente que le gusta saber lo que canta y lo que oye, encumbrándose como la defensa de la música española: lo cual es falso. A parte de que no es más que un recopilatorio de grandes éxitos, de marear los mismos temas que han estado quemando a lo largo de todo el año, su espíritu es tremendamente falso. Debiera llamarse Ñ comercial, porque ni de lejos está ahí representado todo lo que se hace en castellano. Y, por otra parte, ¿por qué no sacar un Ç para los catalanes, un K para los vascos, y un (no sabría) Ñ en galego. Lo que ocurre es que la gran paradoja de esto es que, incluso habiendo un ambiente hostil en el pasado, durante el tardofranquismo, era más posible escuchar música española en una lengua que no fuera el castellano: y hoy que se podría, no hay manera.
Por otro lado, me ofende un poco el anuncio. Admito que es verdad que desde finales de los 50 todos los países han sido invadidos musicalmente por los sonidos anglosajones, y que han sido éstos los que han marcado la mayoría de los estilos en boga de cada época.¿Es esto malo? No en esencia: es malo en cuanto sólo es posible escuchar música en inglés e incluso obliga a los músicos autóctonos a expresarse en inglés. Sin embargo, el mensaje de este recopilatorio peca en abuso de cierto chovinismo, ya que aunque sus antiguos anuncios (spots dirían ellos) pretendidamente "graciosos", cargaran contra aquellos que intentaban chapurrear algo que se pareciera al inglés (algo que hemos hecho todos), su mensaje viene a cargar, en primer lugar, contra aquél que escucha música española en lengua no castellana, y, en segundo lugar, contra aquel que escucha música en una lengua extranjera no castellana. Y, claro, yo, que escucho canciones en castellano, en catalán, en vasco, en gallego, en italiano, en portugués, en galaico-portugués, en gaélico, en bretón, en griego, en árabe, en hebreo y hasta en bable, me siento bastante ofendido.
Una persona puede escuchar lo que quiera y en la lengua que quiera, de aquí o de fuera: no todo lo que se hace en tu lengua es bueno y, viceversa, no todo lo que se hace en una lengua extranjera (o española cooficial) es bueno. Declaro que prefiero una canción comprometida en castellano que una sucesión de palabras ñoñas en inglés, pero al revés también lo puedo decir. Ninguna lengua o nacionalidad tiene el don de hacer canciones perfectas, ni siquiera el latín.
Total, ¿qué me molesta de esto? En primer lugar que es lo más manido de todo el año de la música comercial; en segundo lugar, su chovinismo folklórico: sólo les falta poner a un torero y un plato de paella en la portada; en tercer lugar, ese lema publicitario, que parece sacado de otro tiempo, y que es resultado de ese chovinismo asqueroso, y que parece que una persona que no oiga música en castellano es como de segunda categoría: sobre esto hay que decir que, a parte de que para apreciar una buena canción muchas veces el idioma no es necesario, no sé de dónde han sacado el presupuesto de que uno no conoce otra lengua que ésta. Pero sobre todo, la falsedad de presentarse como el recopilatorio de música en español definitivo: ni más ni menos que todo lo contrario, pues no deja de ser otro recopilatorio de lo que algunas emisoras de radio "transgresoras", como se venden, no dejan de radiar una y otra vez durante el año y resto del siguiente. Desde luego que éste firma no va a comprar (como nunca lo ha hecho) el Ñ ese.
A %d blogueros les gusta esto: