Archive for 18/12/08

Puxa


Finalmente se ha votado en contra de la ampliación de la jornada laboral a 65 horas semanales: ésta es la solución de los jerarcas y los caciques para la crisis, exprimir a la clase trabajadora. Pero han dicho que NO. Y si hubiera sido por mí, ese NO hubiera venido acompañado por una enmienda por la cual se obligaba a trabajar 65 horas semanales, en cualquier trabajo físico, a los cabrones que lo llegaron a proponer. Por eso, ¡VIVA LA CLASE OBRERA! ¡ABAJO EL SEÑORITO!

Esta canción de Miro Casabella (en clamoroso retorno), está dedicada a los obreros gallegos; pero, como Miro sabe, el trabajo no conoce de fronteras:

Puxa

y1psIXC31JN0VtJ64F9RDe5fsQDQmFACtGykenavhJ12KJjPBiDud6j_24mfNBgWbt1bcndHqgu7Zs 

Quen pasou
o mar e a serra.
Quen pasou
sin temor dela.
¡Puxa
pradiante
trababallor!
O que traballa
na terra
o que foi
loitar a guerra.
¡Puxa
pradiante
trababallor!
Ti que caes
e das o sangue
na loita
por teus irmans
¡Puxa
pradiante
trababallor!
Contigo
o novo día
chegará
a nosa patria.
¡Puxa
pradiante
trababallor!
Chegará
a nosa patria
ca tua forza
traballador.
Chegará
a nosa patria
O novo dia
traballador

 

Empuja

Colectividad agraria aragonesa. Foto de Capa

Quién pasó el mar y la sierra./ Quién pasó/ sin temor de ella./ ¡Empuja/ para adelante/ trabajador!/ El que trabaja/ en la tierra/ el que fue/ a luchar a la guerra./ ¡Empuja/ para adelante/ trabajador!/ Tú que caes/ y das las sangre/ en la lucha/ por tus hermanos/ ¡Empuja/ para adelante/ trabajador!/ Contigo/ el nuevo día/ llegará/ a nuestra patria./ ¡Empuja/ para adelante/ trabajador!/ Llegará/ a nuestra patria/ con tu fuerza/ trabajador./ Llegará/ a nuestra patria/ el nuevo día/ trabajador.

Miro Casabella

extraído de ghastaspista?, en donde se puede oír un fragmento de esta canción

La estatua del dictador se ha vuelto a suicidar


Es más fácil odiarle cuando es una estatua de bronce, de acero o incluso de oro: olvidas que, por encima, de todo, antes de ser un asesino, un sanguinario dictador, era un hombre de carne y hueso, y no de bronce. Intentar odiar a alguien que en lo más básico es igual que tú (amaba, era amado, iba al water, tenía catarros, tenía miedos, reía, lloraba…) no es nada fácil: quizás por eso se inventaron las estatuas indirectamente, para recordar a las personas "importantes", pero también para poder odiar mejor a ese personaje, en virtud de la abstracción de la persona que supone esta materialización.
Se llevan la última estatua ecuestre de Franco, que estaba en Santander (¡pobres palomas! ¡cómo llorarán!). Este hecho de conservar los símbolos franquistas todavía puede tener una lectura positiva: cada vez que quitan una estatua suya, es como si volviera a morir de nuevo.
Recuerdo que cuando quitaron la de Madrid yo me encontraba en Vitigudino (Salamanca): comíamos después de haber enterrado a mi abuela. Yo no me encontraba muy bien y me encontraba en el bar, con mi padre, tomando una manzanilla. En el bar había alguna gente de diversas edades: trabajadores del campo la mayoría, que tomaban su aperitivo. Salió entonces en la televisión la noticia de la retirada de la estatua ecuestre; cuando aquella gente del bar vio en pantalla a los viejos falangistas, a los ex-guerrilleros de cristo rey y a los cachorros (algunos de ellos de estética neo-nazi) con el brazo alzado cantando el "Cara al sol", no pudieron aguantarse la risa, señalar con el dedo a la pantalla, y exclamar: "¡Mira los gilipollas de siempre!". Esta escena ha quedado en mi corazón para siempre, y me pregunto a estas horas si hoy mis paisanos también habrán visto las noticias, habrán señalado a la pantalla y meándose de la risa habrán vuelto a gritar: "¡Míralos! ¡Otra vez! ¡Los gilipollas de siempre!", porque hoy, de nuevo, como dijo nuestra Gloria Fuertes, se ha vuelto a suicidar la estatua del dictador… y sólo las gaviotas le echarán de menos…

SE SUICIDÓ LA ESTATUA DEL DICTADOR

Se suicidó
la estatua del dictador.
La estatua vivía en el centro del estanque.
Una noche de viento
la estatua se lanzó al agua.
La estatua del dictador
murió ahogada.

Sólo las gaviotas la echaron de menos.

Gloria Fuertes

A %d blogueros les gusta esto: