Archive for 22 22+00:00 mayo 22+00:00 2009

The Clash: «Spanish bombs»


Reconozco no escuchar punk. No tengo nada en contra del punk, es más: admiro la fuerza de su música y me parece injusto que muchos críticos a día de hoy pretendan expulsarlo de la música: el punk vino para quedarse, bienvenido sea.
Ahora bien, de todos los grupos punk habidos y por haber, hay uno que me merece el más profundo respeto y admiración: The Clash. Suelen presentarse siempre, al igual que a los Beatles y a los Rolling, a los Dead y a los Airplane, a las dos bandas más representativas del punk británico: Sex Pistols y Clash. A mí, con todos mis respetos, los Pistols, a pesar de su fuerza e influencia, no me acaban de caer del todo bien: empezando porque en principio eran una especie de grupo prefabricado de malos, siguiendo porque parecían no tener mucha idea de lo que era el anarquismo (creo que confundían anarquismo con estado anárquico=caos) y, porque, aunque representase no sé qué rollo intelectual sobre la superación o la degradación de las ideologías, o fuera por provocar (¿a quién?) no apruebo que exhibieran símbolos nazis: eso sí, no creo que fueran -como algunos dicen- fascistas: eso sí que no. Lo curioso es lo que un amigo me comentó: sobre los Pistols, incluso sus seguidores, siemper se cuenta lo mismo, incluido el rollo este de las swastikas; pero nunca se cuentan otras cosas, como que dieron conciertos benéficos para los obreros.
Los Pistols tenían por lema «destruir». Los Clash representaban otra cosa; de tendencia comunista, declaraban querer cambiar la sociedad, esgrimían ideales de clase obrera. Los Pistols y los Clash eran dos caras de una misma moneda: la de una juventud cabreadísima porque no tenía trabajo y la sociedad británica seguía estando bajo el rígido corsé de la monarquía. Unos eran la cara iconoclasta, y otros la ideológica.
En su primer disco, los Clash hicieron esta canción, «Spanish bombs», en recuerdo de la guerra civil española, poniéndola además en comparación con otras cosas que pasaban. Y, la verdad, siempre es un orgullo que los extranjeros se acuerden de esto:

Spanish bombs


Spanish songs in Andalucia,
the shooting sites in the days of ’39.
Oh, please leave, the VENTANA open.
Federico Lorca is dead and gone:
bullet holes in the cemetery walls,
the black cars of the Guardia Civil.
Spanish bombs on the Costa Rica –
I’m flying on in a DC-10 tonight.

Spanish bombs; yo te quiero infinito.
Yo te quiero, oh mi corazón.
Spanish bombs; yo te quiero infinito.
Yo te quiero, oh mi corazón.

Spanish weeks in my disco casino;
the freedom fighters died upon the hill.
They sang the red flag,
they wore the black one –
but after they died, it was Mockingbird Hill.
Back home, the buses went up in flashes,
the Irish tomb was drenched in blood.
Spanish bombs shatter the hotels.
My señorita’s rose was nipped in the bud.

Spanish bombs; yo te quiero infinito.
Yo te quiero, oh mi corazón.
Spanish bombs; yo te quiero infinito.
Yo te quiero, oh mi corazón.

The hillsides ring with “free the people” –
or can I hear the echo from the days of ’39
with trenches full of poets,
the ragged army, fixing bayonets to fight the other line?
Spanish bombs rock the province;
I’m hearing music from another time.
Spanish bombs on the Costa Brava;
I’m flying in on a DC-10 tonight.

Spanish bombs; yo te quiero infinito.
Yo te quiero, oh mi corazón.
Spanish bombs; yo te quiero infinito.
Yo te quiero, oh mi corazón,
oh mi corazón,
oh mi corazón.

Spanish songs in Andalucia:
mandolina, oh mi corazón.
Spanish songs in Granada, oh mi corazón,
oh mi corazón,
oh mi corazón,
oh mi corazón.

Bombas españolas

Canciones españolas en Andalucía,/ los puestos de artillería en los días del 39./ Oh, por favor, deja la ventana abierta./ Federico Lorca ha muerto:/ agujeros de bala en las paredes del cementerio,/ los coches negros de la Guardia Civil./ Bombas españolas en Costa Rica -/ esta noche vuelo en un DC-10.// Bombas españolas; yo te quiero infinito./ Yo te quiero, oh mi corazón.// Semanas españolas en mi disco-casino,/ los luchadores de la libertad murieron sobre la colina./ Cantaron la bandera roja,/ llevaron la negra-/ pero después de que murieran se cantó «Mockinbird Hill»./ De vuelta a casa, los autobuses subieron en llamas,/ la tumba iralndesa se empapó de sangre./ Las bombas españolas destrozan los hoteles./ La rosa de mi señorita fue cortada de raíz.// Las colinas resonaron con «liberad al pueblo»/ ¿o es que puedo oír el eco de los días del 39/ con trincheras llenas de poetas,/ el ejército harapiento, preparando bayonetas para combatir a la otra línea./ Las bombas españolas sacuden la provincia;/ oigo música de otra época./ Bombas españolas en la Costa Brava./ Vuelo en un DC-10 esta noche…

The Clash

Si te ha gustado esta entrada, no dejes de echar un vistazo a mi novela Billy (“algo es algo”), a través de esta página en la etiqueta «Billy algo es algo«, o en la web de la editorial Libros Indie, en donde puedes comprarlo si te parece interesante.

Gilipollas en la red: nazi-onanismo valencià


Antes de hacer la crítica, quiero dejar claro que no me parece mal del todo que cierto sector de la población valenciana declare hablar valenciano y no catalán; no tengo nada en contra, y los catalanes críticos con esto me vais a perdonar: soy de Castilla y ciertas cosas se me escapan. El problema es cuando esta tendencia a definirse va acompañada de otras ciertas tendencias que no me parecen ni bien ni normales que conforman el nacionalismo valenciano, el único nacionalismo periférico que SÍ ha sido apoyado por el PP: ultra-catolicismo, conservadurismo, etc. (¿he dicho que lo apoya el PP?).
Hoy traemos una muestra de pobreza mental, que viene firmada por Coalició Valenciana Picassent. A mí este tema, me da un poco igual: pero si ya te metes con Raimon y con la que (si este mundo fuera perfecto) sería mi novia, Maria del Mar, y otros, ahí te metes conmigo.

COMUNICADO COALICIO VALENCIANA PICASSENT

Sinceramente, no entendemos el afán de levantar ampollas del actual equipo de gobierno de este ayuntamiento (PSPV – Bloc). 

Y no entendemos cómo la oposición (PP) accede tácitamente a las
imposiciones subculturales de los primeramente nombrados, mirando hacia
otro lado y no manifestando ningún tipo de discrepancia o malestar en
este sentido.

La cuestión es que, después de varios años de conciertos de Sva-Ters,
Lluis Llach, Mª del Mar Bonet
, de los 4 años de festival de cine
catalanista "Inquiet", de las campañas de promoción linguística del
catalán, de alguna que otra trobada inmersionista, de todas las
publicaciones municipales redactadas en perfecto barceloní, de rotular
calles con nombres de conocidos pancatalanistas, de censura al
valencianismo cultural y político, impidiendo al GAV exponer su
conocida "paraeta" en la Feria Comercial, o evitando a toda costa a
Coalicio (sic) Valenciana exponer sus planteamientos en el Boletín de
Información Municipal (BIM), ahora, nos sorprenden, una vez más, con
otro menú de lo que mejor saben hacer y practicar: pancatalanismo.

La ración de subcultura y adoctrinamiento catalanista, este 2009, viene
precedida por un entrante de incorreción política, escatología y burla
a todos los valores tradicionales, en clave de Bloc, por su acólito
monologuista Xavi Castillo… ración doble, por cierto: 18 de junio y
12 de julio, en las celebraciones de la Semana Cultural y las Fiestas a
San Cristóbal, respectivamente. Por cierto, una nota de muy mal gusto,
además, por parte de nuestro ayuntamiento, el programar una actuación
de este irreverente elemento en plenas fiestas religiosas, a tenor de
sus imitaciones, mofas y befas sobre la religión católica y la figura
del Papa.

pero no se vayan todavía, que aún hay más… nos falta el postre, el
colofón final: un recital de Raimón (sic) el dia 9 de septiembre. Si, Raimón,
ese cantautor trasnochado, afincado en Barcelona, que viene a nuestra
tierra de vez en cuando para hablarnos de nuestra raigambre catalana.

Raimón no se ha cansado nunca de afirmar cosas como "se lo debo todo a
Barcelona, a Catalunya; porque allí sí que he podido desarrollar mi
carrera musical". Uno de los hechos más sonados de su carrera, por
ejemplificar la trayectoria de este señor, fue la pitada que recibió en
la madrileña Plaza de las Ventas, donde actuó en un homenaje a Miguel
Ángel Blanco, asesinado por ETA, y se atrevió a decir que cantaba en
“la modalidad de catalán que se habla en el País Valenciano”.

Como nota final, deseamos manifestar nuestro rechazo más firme y
contundente a todas estas actividades pseudo-culturales, pagadas
generosamente con el dinero de todos los ciudadanos picasentinos para
hacerle la fiesta a los de siempre, el círculo de amigos de nuestra
alcaldesa y nuestro regidor de cultura, y para seguir llenando los
bolsillos de todos aquellos "artistas" que se autodefinan como
"acólitos del nacionalismo catalán", tan lesivo y agresivo para con los
intereses estrictamente valencianos.

http://www.eltorrenti.com/editoriales/200905/20090521-027.htm

Una cosa nos llama poderosamente la atención: para ser tan valencianos se expresan muy bien en castellano… Ya sabéis lo que quiero decir. El resto, temas municipales acompañados de ultra-catolicismo y conservadurismo enlatado que no merecen la menor consideración. Pero vamos a lo que vamos, desmontemos su ataque a la Nova Cançó:

No entiendo que les molesta que actúen en su pueblo Maria del Mar y Lluís Llach (al otro grupo es que no los conozco, pero les aplico lo mismo): es buena música, sea en catalán o en valenciano o en gaélico. ¿Será el mensaje? Será.

"Raimon, cantautor trasnochado": que es lo mismo que decir "García Lorca, poeta maricón" o "Salvador Espriu, poeta nazionalista"; es una afirmación que denota podredumbre, y pobredumbre, mental. La mayoría que critica a Raimon (sin tilde), por lo general, critica una supuesta tendenciosidad política de sus canciones (¿y que no fueron necesarias?); dicha peña no ha oído de Raimon más allá de "Al vent" y "Diguem no", sus himnos más populares, pero no los mejores. Cualquiera que conozca la producción de Raimon en profundidad sabrá que el tema meramente político es escasísimo en toda ella, abundando más temas sober la solidaridad, la amistad, el miedo… Y la musicalización de poesía, incluso de poesía VALENCIANA (¡ah! eso no lo decimos, ¿no?), que hubiera quedado tan muerta como la catalana de no haber sido por su esfuerzo y por el de otros. Me puedes decir que no te guste cómo canta, su música o sus letras por razones de estilo; pero aquel que sigue sosteniendo estas ideas acerca de la producción de Raimon, os lo aseguro, NO HA ESCUCHADO EN SU PUTA VIDA AL XATIVÈS.
"Raimon, cantautor catalanista": perdonad que me ría, pero esa es otra acusación falsa que hacen, de nuevo, los que nunca han oído a Raimon. Pregunta: nómbradme cinco canciones de Raimon que se puedan considerar, de verdad, nacionalistas catalanas. Si encontráis cinco, dad por finalizada la búsqueda, porque si las hay, no hay más. En toda su roducción, prácticamente sólo hay una referencia regionalista o nacionalista: "Quatre rius de sang", canción que se sustenta sobre la simbología de la senyera, la cuádruple llama; pero casi que ni aún así, ya que las cuatro barras de sangre están en las banderas de las Comunidades Autónomas que, antaño, conformaron el Reino de Aragón (Aragón, Cataluña, Valencia e Islas Baleares, en España), y, como es una canción que habla de su tierra, resulta que de ser una canción nacionalista, no es una canción catalanista, sino VALENCIANISTA en todo caso.
Critican esta afirmación: "se lo debo todo a
Barcelona, a Catalunya; porque allí sí que he podido desarrollar mi
carrera musical". ¿Y qué coño va a decir el hombre, si es verdad? ¿Es que supone esto un ataque a Valencia? Yo diría que no. El texto se vuelve más absurdo: como observamos, no sé por qué razón, de ser un texto de crítica municipal se ha convertido, por la gracia de Dios, en un ataque personal contra Raimon. Y luego dicen que está trasnochado: ¿de veras? ¿Y cómo es que sigue levantando semejantes ampollas?

Recuerdan ahora estos señores el desafortunado incidente que sufrió en el homenaje a Miguel Ángel Blanco. No hablan de que él fue allí con toda su buena intención, a pesar de la oposición de su compañera; no hablan del injusto comportamiento de los nilñatos y perros viejos del PP (si hasta ahora quedaba alguien que no lo supiera o lo sospechara, este aconetcimiento fue como quitar la venda de los ojos: el PP es el sucesor de quien y de quienes todos sabemos): en lugar de eso le critican a él porque dijo que "cantaba en catalán" ¡Oh! Yo pienso que Raimon tiene el mismo derecho a decir que habla en catalán que el de ustedes a decir que hablan en valenciano. A fin de cuentas, el catalán sí está reconocido como lengua. Si yo dijera que no hablo castellano, sino extremeño (ahora no, porque estoy escribiendo en castellano) o chelí (dialecto de los madriles), ¿qué pasaría?
Para concluir, acaban declarando su rechazo a que se pague a artistas que se autodefinan como "acólitos del nacionalismo catalán". Ahora bien: nómbrame sólo a uno de los que nombras. ¿Lluís Llach? Vale, podemos admitirlo: él, sin que esto sea motivo de vergüenza, ha dicho varias veces que su posición y actitud se asemejan al nacionalismo, pero no le gusta esta definición porque le acerca a personas que desprecia. Llach es un catalanista, en el sentido de que ama su tierra y su lengua (como un madrileño puede ser madridista o un castellano castellanista), pero dudo mucho, a horrores, que Llach haya ido a tocar a Valencia para imponer a los valencianos la cultura catalana: también ha ido a Andalucía y a Madrid, se le ha recibido con los brazos abiertos y nadie se atrevido a decir semejante gilipollez; una gilipollez tan grande como cuando los de ERC se negaron a que la Pantoja (¡fíjate! ¡yo defendiendo a la panto!) fuera a tocar a las fiestas de un pueblo por españolista, y querían artistas catalanes: ES LO MISMO.
Nos quedan pues Maria del Mar y Raimon. A Raimon ya le he defendido; digan lo que quieran: han aprovechado un comunicado de denuncia municipal para meterse con él. Raimon… sigue poniendo el dedo en la llaga. Por eso me gusta tanto, a parte de por otras cosas. Queda pues (¡ay! mon cor sospira) Maria del Mar: si Maria del Mar ha declarado en alguna ocasión que habla catalán es, con total convencimiento, porque los baleares, a diferencia de algunos valencianos, sostienen que ellos hablan catalán (puede haber alguna minoría). Respecto a sus canciones, más de lo mismo con Raimon y Lluís (del que no he dicho que, contrario a la creencia popular, a penas hay canciones catalanistas): de haber algún tipo de manifestación musical nacionalista, ésta sería de nacionalismo balear, incluso mallorquín.
Al otro grupo siento no poder defenderlos, porque no los conozco, pero fijo que también se equivocan con ellos. Sobre el empleo de la palabra "pseudo-cultural" no vamos a hacer el menor comentario. Ya sabemos lo que es cultura para estos señores: Muñoz Seca, Pemán, Pío Moa, Raúl Sender, Norma Duval, los espectáculos patrocinados por el bigotes y el Correa  (y ¿cómo es que me perdí yo esto? debió ser el evento del siglo ¡¡¡CAGÜEN MI CALAVERA!!!)
¡Ay! ¿Qué teníais y que tenéis los de la Nova cançó, que seguís cabreando a los caciques?

GILIPOLLAS DEL MUNDO: ¡UNÍOS! (y luego iros a la mierda)

NOTA: como hay muchos gilipollas, y yo quería que esto fuera un blog de cultura, pero de cultura comprometida, la sección esta de los gilipollas la voy a trasladar a mi otro apartamento de soltero: http://www.blogoteca.com/alvitogodino, en donde seréis bien recibidos. Estáis invitados a reíros de todo gilipollas vivientes… ¿O eres tú uno de ellos?…

A %d blogueros les gusta esto: