¡Feliz Navidad, Argentina!


imagesPorque compartimos con vosotros la alegría de la doble condena sobre el que torturó a vuestro pueblo, nuestro regalo de Navidad es una canción vuestra y otra nuestra. ¡Esto es para ti Argentina!

Paul Éluard, escribía en 1942, con motivo de la ocupación alemana de Francia (dividiéndola en la Francia de Vichy, gobernada por el mariscal Pétain, y la Francia Libre, cuyo ejército fue liderado por De Gaulle) un bello poema dedicado a la Resistencia, “Liberté”. El poema fue adaptado por el argentino Gian Franco Pagliaro en 1971 para su emblemática canción “Yo te nombro”, que se convertiría en el himno de la resistencia contra la dictadura de Videla, tal como lo fue “Liberté” para la resistencia antinazi. La canción alcanzó gran difusión y renombre cuando la gran Nacha Guevara, exiliada de argentina por las amenazas de grupos ultras, la grabó en 1976:

Yo te nombro

Por el pájaro enjaulado.
Por el pez en la pecera.
Por mi amigo, que está preso
porque ha dicho lo que piensa.
Por las flores arrancadas.
Por la hierba pisoteada.
Por los árboles podados.
Por los cuerpos torturados
yo te nombro, Libertad.
Por los dientes apretados.
Por la rabia contenida.
Por el nudo en la garganta.
Por las bocas que no cantan.
Por el beso clandestino.
Por el verso censurado.
Por el joven exilado.
Por los nombres prohibidos
yo te nombro, Libertad.
Te nombro en nombre de todos
por tu nombre verdadero.
Te nombro y cuando oscurece,
cuando nadie me ve,
escribo tu nombre
en las paredes de mi ciudad.
Escribo tu nombre
en las paredes de mi ciudad.
Tu nombre verdadero,
tu nombre y otros nombres
que no nombro por temor.
Por la idea perseguida.
Por los golpes recibidos.
Por aquel que no resiste.
Por aquellos que se esconden.
Por el miedo que te tienen.
Por tus pasos que vigilan.
Por la forma en que te atacan.
Por los hijos que te matan
yo te nombro, Libertad.
Por las tierras invadidas.
Por los pueblos conquistados.
Por la gente sometida.
Por los hombres explotados.
Por los muertos en la hoguera.
Por el justo ajusticiado.
Por el héroe asesinado.
Por los fuegos apagados
yo te nombro, Libertad.
Te nombro en nombre de todos
por tu nombre verdadero.
Te nombro y cuando oscurece,
cuando nadie me ve,
escribo tu nombre
en las paredes de mi ciudad.
Escribo tu nombre
en las paredes de mi ciudad.
Tu nombre verdadero,
tu nombre y otros nombres
que no nombro por temor.
Yo te nombro, Libertad.


Por otro lado, mientras la dictadura argentina nacía, la dictadura española, en 1977, iba teniendo su ocaso, pero era un ocaso teñido de rojo: atentados ultraderechistas contra gente inocente, abusos policiales, políticos que se aferraban al cargo que morían matando, otros que decían ser aperturistas pero que actuaban como los otros para después adoptar posturas cínicas… Era un panorama que generaba rabia y que hacía que los pocos rayos de esperanza se desvanecieran. Por eso, en aquel año, la gran Elisa Serna, producida por Antonio Gómez, escribía, componía y cantaba esta canción de venganza:

Oír: http://www.goear.com/listen/7cada30/la-historia-os-arrincona-elisa-serna

La historia os arrincona

A medida que la historia os arrincona
se disipa vuestro hedor de azufre y pólvora
van tiñéndose las calles con cantos de primavera
a medida que la historia os arrincona
ay! os arrincona

A medida que la historia os arrincona
se acumulan suspiros de alivio
y alguna maldición que otra
para acabar de enterraros
en la noche de un tiempo que os condena
ay! que os condena

Ay! chispa de lucidez, rózales volando
-antes que algún sobresalto, aborde su huida-
que vean su ralea, su herencia y su paisaje
en la huida sin retorno que alborea:
ay! que al fin alborea

Un cementerio, una cárcel y un manicomio
con locos de una sola paranoia:
clavar uñas de esperanza,
regar la flor de la vida
en barbechos que resecó vuestra ira
ay! vuestra ira

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Posted by Javier Sánchez on 25 diciembre, 2010 at 11:49

    Gustavo te deseo que en estos días bla, bla, bla, y que el próximo año2011 bla, bla,bla;y sobre todo, que podamos seguir compartiendo tu zamarra, el mundano, las crónicas del esbelto adonis Fet, etc.
    Este poema no es el caso, pero la libertad, dios y patria, me han parecido, desde pequeño, conceptos y valores abstractos.Por ellos muchos seres matan o mueren; por ellos se filofa, se escriben pomposos panegíricos, se muestran altas devociones. En muchas ocasiones, todo ese desatino sobredimensionado, de tanto vocerío paranoide, constituye, casi siempre, el camino más directo, que perversos y cínicos utilizan para procurarse una cota de poder, y una sinecura de alta rentabilidad.

  2. Igualmente, feliz bla, bla, bla y próspero bla, bla, bla para ti también. Por lo demás en todo de acuerdo contigo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: