Archive for 6/02/11

A Passion Play II


Viene de A Passion Play I

A Passion Play

(2nd Part)

[The Story Of The Hare Who Lost His Spectacles]
[Words by Jeffrey Hammond]

 

This is the story of the hare who lost his spectacles.

Owl loved to rest quietly whilst no one was watching. Sitting on a fence one day, he was surprised when suddenly a kangaroo ran close by. Now this may not seem270087 strange, but when Owl overheard Kangaroo whisper to no one in particular, "The hare has lost his spectacles," well, he began to wonder. Presently, the moon appeared from behind a cloud and there, lying on the grass was hare. In the stream that flowed by the grass a newt. And sitting astride a twig of a bush a bee. Ostensibly motionless, the hare was trembling with excitement, for without his spectacles he was completely helpless. Where were his spectacles? Could someone have stolen them? Had he mislaid them? What was he to do? Bee wanted to help, and thinking he had the answer began: "You probably ate them thinking they were a carrot." "No!" interrupted Owl, who was wise. "I have good eye-sight, insight, and foresight. How could an intelligent hare make such a silly mistake?" But all this time, Owl had been sitting on the fence, scowling! Kangaroo were hopping mad at this sort of talk. She thought herself far superior in intelligence to the others. She was their leader, their guru. She had the answer: "Hare, you must go in search of the optician." But then she realized that Hare was completely helpless without his spectacles. And so, Kangaroo loudly proclaimed, "I can’t send Hare in search of anything!" "You can guru, you can!" shouted Newt. "You can send him with Owl." But Owl had gone to sleep. Newt knew too much to be stopped by so small a problem "You can take him in your pouch." But alas, Hare was much too big to fit into Kangaroo’s pouch. All this time, it had been quite plain to hare that the others knew nothing about spectacles.
As for all their tempting ideas, well Hare didn’t care. The lost spectacles were his own affair. And after all, Hare did have a spare a-pair. A-pair.

[Forest Dance #2 (Instrumental)]

[The Foot Of Our Stairs]

We sleep by the ever-bright hole in the door,
eat in the corner, talk to the floor,
cheating the spiders who come to say "Please",
(politely). They bend at the knees.
Well, I’ll go to the foot of our stairs.
Old gentlemen talk of when they were young
of ladies lost and erring sons.
Lace-covered dandies revel (with friends)
pure as the truth, tied at both ends.
Well I’ll go to the foot of our stairs.
Scented cathedral spire pointed down.
We pray for souls in Kentish Town.
A delicate hush the gods, floating by
wishing us well, pie in the sky.
God of ages, Lord of Time, mine is the right to be wrong.
Well I’ll go to the foot of our stairs.
Jack rabbit mister spawn a new breed
of love-hungry pilgrims (no bodies to feed).
Show me a good man and I’ll show you the door.
The last hymn is sung and the devil cries "More."

Well, I’m all for leaving and that being done,
I’ve put in a request to take up my turn
in that forsaken paradise that calls itself "Hell"
where no-one has nothing and nothing is –well- meaning fool,
pick up thy bed and rise up from your gloom smiling.
Give me your hate and do as the loving heathen do.

[Overseer Overture]

Colours I’ve none, dark or light, red, white or blue.
Cold is my touch (freezing).

Summoned by name – I am the overseer over you.
Given this command to watch o’er our miserable sphere.
Fallen from grace, called on to bring sun or rain.
Occasional corn from my oversight grew.
Fell with mine angels from a far better place,
offering services for the saving of face.
Now you’re here, you may as well admire
all whom living has retired from the benign reconciliation.
Legends were born surrounding mysterious lights
seen in the sky (flashing).
I just lit a fag then took my leave in the blink of an eye.
Passionate play join round the maypole in dance
(primitive rite) (wrongly).
Summoned by name I am the overseer over you.

[Flight From Lucifer]

 

Flee the icy Lucifer. Oh he’s an awful fellow!
What a mistake! I didn’t take a feather from his pillow.
Here’s the everlasting rub… neither am I good or bad.
I’d give up my halo for a horn and the horn for the hat I once had.
I’m only breathing. There’s life on my ceiling.
The flies there are sleeping quietly.
Twist my right arm in the dark.
I would give two or three for
one of those days that never made
impressions on the old score.
I would gladly be a dog barking up the wrong tree.
Everyone’s saved we’re in the grave.
See you there for afternoon tea.
Time for awaking the tea lady’s making
a brew-up and baking new bread.
Pick me up at half past none
there’s not a moment to lose.
There is the train on which I came.
On the platform are my old shoes.
Station master rings his bell.
Whistles blow and flags wave.
A little of what you fancy does you good (Or so it should).
I thank everybody
for making me welcome.
I’d stay but my wings have just dropped off.

[10.08 To Paddington (Instrumental)]
[Magus Perde]

Hail! Son of kings make the ever-dying sign
cross your fingers in the sky for those about to BE.
There am I waiting along the sand.
Cast your sweet spell upon the land and sea.
Magus Perde, take your hand from off the chain.
Loose a wish to still, the rain, the storm about to BE.
Here am I (voyager into life).
Tough are the soles that tread the knife’s edge.
Break the circle,stretch the line, call upon the devil.
Bring the gods, the gods’ own fire
In the conflict revel.
The passengers upon the ferry crossing, waiting to be born,
renew the pledge of life’s long song rise to the reveille horn.
Animals queueing at the gate that stands upon the shore
breathe the ever-burning fire that guards the ever-door.

Man – son of man – buy the flame of ever-life
(yours to breathe and breath the pain of living)… living BE!
Here am I! Roll the stone away
from the dark into ever-day.

[Epilogue]

There was a rush along the Fulham Road
into the Ever-passion Play.

Una obra de la pasión

(2ª parte)

El cuento de la liebre que perdió sus gafas

Éste es el cuento de la liebre que perdió sus gafas.

Búho amaba descansar tranquilamente mientras nadie miraba. Un día, sentado en la valla, se sorprendió cuando de repente un canguro pasó corriendo cerca de él. Ahora bien, esto podría no parecer extraño, pero cuando Búho escuchó por casualidad a Canguro susurrar para nadie en particular, “La liebre ha perdido sus gafas”, pues comenzó a pensar. De pronto, la Luna apareció de detrás de una nube y allí, tumbada sobre la hierba, estaba Liebre. En el arroyo que fluía cerca de la hierba había un tritón. Y sentada a horcajadas en la ramita de un arbusto una abeja. Aparentemente inmóvil, la liebre temblaba de emoción porque sin sus gafas estaba completamente indefensa. ¿Dónde estaban sus gafas? ¿Las pudo robar alguien? ¿Las había extraviado? ¿Qué iba a hacer? Abeja quería ayudar, y pensando que tenía la respuesta, comenzó: “Probablemente te las comiste pensando que era una zanahoria”. “¡No!”, interrumpió Búho, que era sabio. “Tengo buena vista, visión y previsión, ¿cómo podría una liebre inteligente cometer un error tan tonto?” ¡Pero durante todo este tiempo Búho había estado sentado en la valla con expresión ceñuda! Canguro esperaba con locura su momento de hablar. Ella se consideraba muy superior en inteligencia a lo demás. Era su líder, su gurú. Ella tenía la respuesta: “Liebre, debes ir a buscar al óptico”. Pero entonces se dio cuenta de que Liebre estaba totalmente indefensa sin sus gafas. Y entonces, Canguro proclamó en alto: “¡No puedo enviar a Liebre a buscar nada!”. “¡Tú puedes, gurú, tú puedes!”, gritó Tritón. “Puedes enviarla con Búho”. Pero Búho se había ido a dormir. Tritón sabía demasiado bien qué era quedarse parado por un problema tan pequeño “Puedes llevarle en tu bolsa”. Pero ¡ay!, Liebre era muy grande para caber en la bolsa de Canguro. Durante todo este tiempo, quedó bien claro para Liebre que los demás no sabían nada sobre las gafas.

En cuanto a todas sus ideas tentadoras, pues, a Liebre no le interesaban. Las gafas perdidas eran asunto suyo. Y al fin y al cabo, Liebre tenía un par de repuesto. Un par.

El pie de nuestra escalera

Dormimos cerca del siempre brillante agujero de la puerta, comemos en la esquina, hablamos en el suelo,/ estafando a las arañas que vienen a decir “Por favor”,/ (educadamente). Se postran de rodillas./ Bien, iré al pie de nuestra escalera./ Los viejos señores hablan de cuando fueron jóvenes/ de señoras perdidas y de canciones errantes./ Los dandis cubiertos de encajes están de juerga (con amigos)/ puro como la verdad, atado por los dos extremos./ Bien, iré al pie de nuestra escalera./ Torre de la catedral perfumada hacia abajo./ Rezamos por las almas en Kentish Town./ Un silencio delicado los dioses, flotando/ nos desean lo mejor, tarta en el cielo./ Dios de las edades, Señor del Tiempo, mío es el derecho a equivocarme./ Bien, iré al pie de nuestra escalera./ El Señor Liebre engendra una nueva raza/ de peregrinos hambrientos de amor (sin cuerpos que alimentar)./ Enséñame un buen hombre y yo te enseñaré la puerta./ Se canta el último himno y el diablo grita “Otra”.// Bien, estoy a favor de irme y eso se está haciendo,/ pongo en una solicitud tomar mi turno/ en ese paraíso abandonado que se llama a sí mismo “Infierno”/ donde nadie tiene nada y nada significa –bien- tonto,/ recoge tu cama y levántate de tu sombría sonrisa./ Dame tu odio y haz como los amantes paganos hacen.

Obertura del capataz

Los colores que no tengo, oscuro o luminoso, rojo, blanco o azul./ Frío es mi toque (helado)// Convocado por mi nombre –soy el capataz sobre ti./ Se me ha dado la orden de observar sobre nuestra miserable esfera./ Caído de la gracia, llamado para traer el sol o la lluvia./ El maíz ocasional creció desde mi supervisión./ Cayeron conmigo ángeles de un lugar lejano mejor/ ofreciendo servicios para salvar la cara./ Ahora estás aquí, puede que también admires/ a quien viviendo se ha retirado desde la benigna reconciliación./ Las leyendas nacieron rodeando luces misteriosas/ vistas en el cielo (relampagueando)./ Solo encendí un cigarro, a continuación me despedí en el parpadeo de un ojo./ La apasionada interpretación se une a toda la cruz de mayo bailando/ (rito primitivo) ((erróneamente)/ Convocado por mi nombre soy el capataz sobre ti.

Huir de Lucifer

Huye del helado Lucifer. ¡Oh! ¡Es un terrible compañero!/ ¡Qué error! No cogí una pluma de su almohada./ Aquí está el eterno frotamiento… ni soy bueno ni malo./ Daría mi halo por un cuerno y el cuerno por el sombrero que tuve una vez./ Sólo estoy respirando. Hay vida en mi techo./ Las moscas están ahí durmiendo tranquilamente./ Tuerzo mi brazo derecho en la oscuridad./ Daría dos o tres por/ uno de esos días que nunca/ impresionaron en la vieja puntuación./ Contento sería un perro ladrándole al árbol equivocado./ Todo el mundo está salvado estamos en la tumba./ Te veré allí para el te de la tarde./ Hora de levantarse la señora del te está haciendo cerveza y horneando pan tierno./ Recógeme a las nada y media/ no hay tiempo que perder./ Ahí está el tren en el que vine./ En el andén están mis zapatos viejos./ El jefe de estación hace sonar la campana./ Los silbatos suenan y las banderas hondean./ Un poco de lo que imaginas te hace bueno (O eso debería)./ Agradezco a todos/ el haberme dado la bienvenida./ Me quedaría pero mis alas se acaban de caer.

Magus Perde

¡Saludos! El hijo de los reyes hace la señal de cada muerte/ cruza tus dedos en el cielo por aquellos que van a SER./ Ahí estoy yo esperando en la arena./ Lanza tu dulce hechizo sobre la tierra y el mar./ Magus Perde, saca tu mano de la cadena./ Suelta un deseo para calmar, la lluvia, la tormenta que va a SER./ Aquí estoy yo (viajero en la vida)./ Duras son las plantas de los pies que pisan el filo del cuchillo./ Rompe el círculo, estira la línea, invoca al diablo./ Trae a los dioses, el fuego propio de los dioses/ en el conflicto se divierte./ Los pasajeros sobre el ferri cruzando, esperando a nacer,/ renuevan la promesa de la larga canción de la vida que se eleva a la corneta de diana./ Los animales hacen cola a la puerta que está sobre la costa/ respiran el eterno fuego que guarda la puerta eterna.// El hombre –hijo del hombre- compra la llama de la vida eterna/ (tuyo es el respirar y el aliento del sufrimiento de vivir)… ¡viviendo SÉ!/ ¡Aquí estoy yo! Remuevo la piedra/ de la oscuridad hacia el día eterno.

Epílogo

Todo el mundo iba por Fulham Road./ Había un silencio en La Obra de la Pasión.

Ian Anderson

Jethro Tull

Letra tomada de http://www.elyrics.net/read/j/jethro-tull-lyrics/a-passion-play-%28Part-2%29-lyrics.html

Hasta volver (Triana)


Hasta volver

Vientos y lluvias
asolan mi corazóntriana_sombra_y_luz_front

Cada vez que pienso en ti
una llama de luz y de pasión
Limpia el camino de sombras despiertas
Sin fin

Hasta volver,
hasta volver

Vientos del sur
me traen a mí tu voz
Llena de recuerdos
y calor
De un oscuro rincón
dentro de mi ser
Gritan, me gritan, me gritan
has de volver.

Has de volver,
has de volver.

Vientos del sur
me traen a mí tu voz
Llena de recuerdos
y calor
De un oscuro rincón
dentro de mi ser
Gritan, me gritan, me gritan
has de volver.

Has de volver,
has de volver.

Triana, ríos y mares
llenos de sombra y luz
Llenos de sombra y luz

Montes, valles y flor
llenos de sombra y luz
Llenos de sombra y luz

Quiero y no puedo expresar lo que siento por tí
quiero y no puedo dejar de vivir así
Y un aire que heló
recorrió las marismas
Que en un momento
con la sierra soñó.

Ven, ven, ven,
que te quiero cantar
Coplas de mi andalucía
de mucha y de sal

Iban diciendo
que quería volar
Ser nacimiento
de las olas del mar

Ven, ven, ven,
que te quiero cantar
Coplas de mi andalucía
de mucha y de sal
Iban diciendo
que quería volar
Ser nacimiento
de las olas del mar
Ven, ven, ven,
que te quiero cantar
Ven, ven, ven,
a la libertad

Sueño y fantasía
se vuelven a juntar
En un momento
que no quiero, que no quiero
Acordar

Quisiera saber si es verdad
quisiera saber si es verdad
Sólo, sólo sé.
sólo, sólo sé.

Jesús de la Rosa

Triana

A %d blogueros les gusta esto: