Armen estrépito


Estoy convencido de que José Antonio Labordeta no sólo no habría sido abucheado, sino que se hubiera unido a los abucheantes. ¡Ésta va por ti, maestro!

Armen estrépito

Señoras y señores
venid, venid, llegad
y junto con nosotros
poneos a cantar
oíd, oíd, llegad
para que de la noche
el alba nazca ya.
El alba crezca ya
con toda su beldad.

1307791368_143739_1307796135_noticia_grandeArmen estrépito
dancen de júbilo
con alegría y sin dolor
que en esta música
y con salero
os recordamos nuestra canción:
¡suene, suene el tambor!.

Zagalas y zagales
venid, venid, llegad
que en un mundo fraterno
debemos confiar.
Debemos confiar
oíd, oíd, llegad
para que entre las nieves
el sol pueda brillar.
El sol pueda brillar
hacia su libertad.

Labordeta

http://www.cancioneros.com/nc/12084/0/armen-estrepito-jose-antonio-labordeta

3 responses to this post.

  1. Posted by NKH on 12 junio, 2011 at 10:31

    Gran Labordeta!

    Felicidades por el blog, es genial =)

  2. ¡Muchas gracias!

  3. […] Las asambleas de todas las ciudades, pueblos y barrios acordaron realizar caceroladas durante la investidura y toma de posesión de los nuevos alcaldes y concejales de todo signo (y no sólo de uno, como cierta thatcheriana señora y su cortejo mediático ha dicho). Eso me recordó otra gran canción del que hubiera sido, muy probablemente, uno de los pocos políticos, sino el único, en no haber sido abucheado ni “cacerolado”… Incluso se hubiera unido. Estoy hablando de aquel al que todos queríamos de profesor y de presidente, José Antonio Labordeta y su “Armen estrépito”: […]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: