It’s not fair, Lou!


LoureedtransformerEl otro día, viendo un mini-reportaje sobre Lou Reed, una periodista afirmaba, y reconocemos que no sin razón, que Lou Reed en España representó para la juventud de los 80 en relación a los cantautores lo mismo que en su país hacia el movimiento hippie: una especie de reacción, de rechazo, muchas veces por esnobismo intelectual que por otra cosa… Eso es cierto, pero, si algo debieran saber, o quizás lo saben, pero se lo callan, toda esa pléyade de modernos, post-modernos, guays, cooles, etc. que enarbolaron o enarbolan el estandarte “Lou Reed” contra una generación anterior, que les abrió muchas puertas (algunas, directamente) y contra la que se consideraban superiores porque ellos no pensaban en “política”, es que, en España, los primeros en hacer una versión de Lou Reed, o al menos que se grabara en un disco, fue precisamente un grupo de cantautores: Aguaviva.

En el maravilloso disco de 1977, No hay derecho, Pedro Luis Cobos y José Nieto repetían hasta tres veces el motivo central del disco: “no hay derecho”; primero, bajo el título de “Pasodoble de las majas”, así, como un pasodoble y como el tema con la letra más extendida de este motivo; en último lugar, cerrando el disco, una versión con el título “No hay derecho”, en estilo godspel y rythm’n’blues o soul; y justo en medio una adaptación del “Walk on the wild side” de Lou Reed en el que se repetía ese estribillo, bajo el nombre de “No hay derecho, Lou”:

Dicho sea de paso, no he comentado nada de la muerte de Lou Reed porque tenía sentimientos encontrados. Este crítico de El Mundo lo explica mejor que yo:

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/rockandblog/2013/10/30/al-infierno-con-lou-reed.html

Y estoy bastante de acuerdo: pienso que cuando se desembarazó de Andy Warhol (nunca he sabido quién parasitaba a quién) y cuando se bajó un poco de su súpernarcisismo, quizás alimentado por los chupap… que rodeaban a este círculo de esnobs culturetas drogatas que era el “underground neoyorquino”, pero el underground de Warhol, su música, o por lo menos sus letras, se volvieron más interesantes.

A %d blogueros les gusta esto: