La América que amó Pete Seeger


La América que amo es la América de los trabajadores y de los creadores –y éstos forman la gran mayoría de nuestro pueblo. Es la América de los granjeros, en cuya defensa he tomado la palabra en muchas manifestaciones; de los obreros del textil, con los que he formado piquetes de huelga; de los aparceros negros, con sus reuniones secretas en los bosques de abetos. Trabajando entre los obreros militantes, fuese cual fuese su ocupación, he encontrado la América que amo. Por todas partes he encontrado una fermentación de la vida nueva, una sed de saber (como la de Gorki y Jack London) y una verdadera nostalgia de la justicia (como la de Marx y Romain Rolland).

Michael Gold, “La verdadera América”

(Discurso pronunciado ante el I Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura; París, 1935)

Pete Segeer - Greayest Hits - InsideComo chaval criado en los 80 y crecido en los 90 (o al revés), aprendí a odiar América… Bueno, a los Estados Unidos de América; con una feroz cultura contradictoria que reinaba en las postrimerías del siglo XX, y a día de hoy, en la que los ensayistas escribían sobre “el plantea americano”, el imperio, mientras bebían refrescos de cola o se situaban en el agonizante conflicto este-oeste del lado de este último, aplaudiendo las decisiones de Reagan o de Bush. Pero en realidad no leíamos esos libros, y mientras nos metían todo lo americano por los ojos, jóvenes radicales como éramos echábamos pestes de los USA, como otros antes lo habían hecho, aunque nuestro cine, nuestra música y nuestra ropa eran americanos. Pero no nos costó demasiado descubrir que bajo todo el poderío militar, toda la publicidad y todos aquellos males del mundo que, pretendiendo mirar para otro lado y descargar responsabilidades patrias, estos sesudos ensayistas achacaban a los Estados Unidos, brillaba otra realidad. Y es que América era algo más que “coca-cola, chicle y rock & roll” (que cantaba una estrella del pop infantil español por entonces, de la que quizás sólo me acuerde yo). Es cierto que se veía esa Norteamérica de los Reagan y los Bush, de Nixon, del racismo, del KKK y de los generales desquiciados; la Norteamérica que miraba por encima del hombro a sus vecinos del sur; la Norteamérica de Rockefeller o Donald Trump… Por debajo brillaba otra cosa que nos descubrió un hombre particular…

Era, por ejemplo, la América de Harriet Tubman, de Harriet Beecher Stowe, de John Brown…

Tema sindical basado en la canción sobre John Brown

… de los Wobblies, de Joe Hill…

… de Sacco y Vanzetti, de los trabajadores blancos, negros, hispanos, asiáticos…

… de Waldo Frank, Malcolm Cowley, Michael Gold, de las Brigadas Internacionales…

… de Martin Luther King, de Malcolm X…

… de Jack Kerouac, Allen Ginsberg, de Joan Baez, de los Byrds…

… de Judy Collins…

… de Malvina Reynolds, de Cisco Houston, de Woody Guthrie…

… y del gran Pete Seeger, el hombre que, junto a todos éstos, nos enseñó a amar América, los Estados Unidos de América de verdad.

A %d blogueros les gusta esto: